Los techos con cornisas, el parquet natural claro y el blanco lacado de los zócalos altos y las puertas son los elementos que han marcado el punto de partida para el interiorismo de esta vivienda barcelonesa, realizado por el estudio de Pia Capdevila. El objetivo era conseguir un piso elegante con toques clásicos, pero actual al mismo tiempo, que se adaptara al estilo de vida de sus propietarios. Algo que se ha conseguido, en parte, gracias al papel pintado y las telas que visten las diferentes estancias. 

“Para dar personalidad a cada ambiente, se ha jugado con los papeles pintados”

El estilo elegante y con mucho negro, gris y blanco, propio de las construcciones de Núñez y Navarro, era el escenario ideal para crear una decoración actual, que respetara, al mismo tiempo, la esencia clásica. Objetivo cumplido por el estudio de interiorismo.

Jardín y piscina
1/10

Jardín y piscina

Las dimensiones del porche han permitido la creación de dos zonas: una de estar con mesa de centro, dos sofás y dos pufs y una de comedor con una mesa y cuatro sillas. Para mantener la conexión entre ambas, comparten colores y materiales. 

Salón
2/10

Salón

El espacio social de la vivienda alberga salón y comedor. Unidos por un mismo estilo decorativo y una gama cromática, que combina blanco y crema con toques en gris antracita, que busca romper el clasicismo. Un sofá esquinero de grandes proporciones, que actúa también como ‘tabique separador’ con el comedor, es el protagonista de la estancia, alrededor del cual se organiza la vida familiar. 

Comedor
3/10

Comedor

La decoración del comedor mantiene la sensación de unidad. Con una mesa extensible para seis personas, la pared del espacio se ha empapelado en gris antracita, proporcionando tanto un plus de calidez como una pincelada más actual. Las telas, como las de las cortinas, de lino y algodón juegan también con esos colores. 

Cocina
4/10

Cocina

Situada junto al comedor, la cocina se ha distribuido en dos ambientes distintos, aunque complementarios (trabajo y office), con una línea visual común, a partir del mobiliario lacado en blanco, que se combina con la encimera de acero y el pavimento gris. Conectada directamente con el jardín, destaca su abundante luz natural, potenciada con la iluminación led. 

Zona de office
5/10

Zona de office

Siguiendo la misma línea del resto de la vivienda, el office se ha vestido con un papel pintado en un color clásico y elegante. Para proteger la pared, se ha creado un arrimadero en liso, con rayas en la parte superior blancas y del mismo tono. La mesa de madera aporta un toque cálido al espacio, mientras que las sillas turquesas proporcionan una nota de actualidad. 

Dormitorio principal
6/10

Dormitorio principal

Tras cruzar un coqueto hall se accede al dormitorio de matrimonio, decorado con el mismo estilo que el salón, pero usando solo tonos claros y relajantes, como el beis y el blanco. “Con estos tonos he conseguido aportar la paz y la calma que los propietarios pedían para esta estancia”, apunta la interiorista. Vestido con piezas elegantes y clásicas, entre las que destacan el cabecero y la banqueta de lino en capitoné, resulta funcional y muy chic. 

Baño para dos
7/10

Baño para dos

Sus generosas dimensiones permiten vestirlo en madera oscura y negro, sin empequeñecer ni resultar asfixiante. Con dos lavamanos y un espejo XL, que abarca toda la superficie de la encimera, es ideal para baños compartidos, ya que puede usarse cómodamente por dos personas a la vez. La mampara corredera de cristal evita las salpicaduras, creando, al mismo tiempo, una especie de ‘isla’ en el espacio. 

Cuarto de invitados
8/10

Cuarto de invitados

En este espacio, el objetivo de Pia Capdevila era mantener la elegancia del resto de la vivienda, pero dándole un aire diferente. Para ello, combinó el color liso de las paredes con un papel pintado en estampado geométrico para la zona de tocador.

Rincón de tocador
9/10

Rincón de tocador

En esta zona de tocador, que hace las veces de escritorio, la geometría del papel pintado (de Casello), el escritorio y el espejo de hierro negro aportan un toque menos clásico, que coordina, sin embargo, a la perfección con el resto del mobiliario y los textiles del dormitorio. 

Habitación infantil
10/10

Habitación infantil

Dos camas paralelas, vestidas con textiles en tonos grises y azules (de Maisons du Monde), combinados con un toque negro y tostado en los complementos, son las protagonistas de la habitación de los más pequeños de la casa. De madera lacada blanca, a juego con los zócalos y las puertas, los cabeceros cuentan con baldas y hueco interior, una idea muy práctica en los cuartos infantiles, donde siempre falta espacio para guardar.