Redistribuir y reformar integralmente. Este ha sido el trabajo que ha llevado a cabo el estudio de interiorismo Marina Sezam en un dúplex de 85 m2 útiles interiores, situado en la Avenida Vallcarca de Barcelona. Lo primero que el equipo tuvo en cuenta fueron las necesidades del proyecto; es decir, un reforma para una pareja con dos hijos que requería el máximo aprovechamiento de la luz natural y del espacio. 

Para llevar a cabo la redistribución, el proyecto consistió en derribar toda la tabiquería original de la planta baja y disponerla nuevamente de manera que la luz natural y la comunicación visual fluyeran entre las dos fachadas del edificio.

Pero ¿cómo conseguir ese color cromático que une cada estancia? Para ello se dispuso de un pavimento de madera natural ligeramente teñido de blanco en toda la vivienda y se cuidó mucho la gama cromática tanto de los paramentos como del mobiliario. Y, si algo observamos entre sus rincones, es que la madera natural y los tonos arena muy claros aportaban la base perfecta sobre la que añadir toques de color con elementos decorativos y textiles.

Otra de las claves de esta vivienda es la aprovechación del espacio al máximo. Hacer maravillas, pero realistas, con sus 85 m2 útiles interiores. Para ello se aprovechó cada uno de los rincones de la vivienda, disponiendo zonas de almacenaje que se esconden tras los espejos, bajo la escalera, o en los pequeños huecos que se obtenían con la disposición del mobiliario.

De esta manera se consiguió liberar al máximo el espacio disponible para las zonas comunes y habitaciones que, a su vez, cuentan con una iluminación estudiada y una decoración sencilla pero cromáticamente muy equilibrada. De hecho, el espacio familiar alberga perfectamente acomodados tres dormitorios, un estudio, cocina abierta al salón y con comunicación directa al exterior. 

Esta cocina abierta a la terraza e integrada con el salón, se cuidó mucho su diseño para que no quedara completamente expuesta. Del mismo modo que también se buscaba preparar la terraza tanto para un escenario que sirviese para disfrutar del día como de la noche. De esta manera, se iluminó y se amuebló con mobiliario para el exterior de Kettal, ideal para unas vistas a toda la ciudad.

El resultado de este proyecto a cabo del estudio Marina Sezam es una vivienda armónica y llena de luz en la que el exterior es una prolongación perfectamente habitable del interior, para la vida en familia o con invitados, tanto de día como de noche.

La cocina conecta terraza con salón
1/6

La cocina conecta terraza con salón

La cocina está diseñada para conectar la terraza y el salón, aunque se cuidó que no quedara completamente expuesta. El mobiliario, sin tirador, es de Santos y el sobre de trabajo que incluye la inducción invisible es de material porcelánico distribuïdo por TPB. 

Un salón marcado por los elementos naturales
2/6

Un salón marcado por los elementos naturales

En el salón también se cuida esa gama cromática de colores claros junto a madera. De hecho, el mobiliario utilizado es de Treku, las sillas son de Hay, el sofá es de Joker y los cojines son de Güell Lamadrid. Todo equipado bajo el buen gusto y el acompañamiento de grandes plantas de hoja verde.

Una terraza abierta a la ciudad
3/6

Una terraza abierta a la ciudad

Finalmente la terraza se pensó para que funcionara tanto de día como de noche. Para que esto funcionara, se iluminó y se amuebló con mobiliario para el exterior de Kettal creando un maravilloso paisaje abierto a la ciudad.

Habitación juvenil en blanco
4/6

Habitación juvenil en blanco

Esta es una de las habitaciones juveniles marcadas por la luz y la naturalidad. En su diseño se dispusieron camas de Ikea combinadas con mobiliario de color blanco realizado a medida.

Dormitorio principal combinado con colores neutros
5/6

Dormitorio principal combinado con colores neutros

En el caso del dormitorio principal, los colores neutros como el blanco y el arena del mobiliario aportan contraste al negro de la carpintería y de las lámparas de Seed Design. 

Baño reformado
6/6

Baño reformado

El baño infantil se revistió con cerámica de Equipe y el mobiliario es de la serie Bath+ de Cosmic. Por otro lado, el baño suite se dispuso donde originalmente había dos armarios empotrados y tanto la zona del lavabo como el mobiliario se hizo a medida. Los sanitarios son de Duravit y la grifería de Tres y Rovira.