Culturalmente, el género de nuestros hijos ha estado asociado a un color. El rosa para las niñas y el azul para los niños. La ropa, los juguetes y la decoración de sus dormitorios estaba bañada de estos dos colores. ¿Cuál es el origen de esta tradición?

No fue hasta bien entrado el siglo XX cuando empezó a introducirse el color en la vestimenta de los niños en función de su sexo. Antes, se los vestía en colores más neutros, como el blanco y el negro, y con tejidos pesados, como el terciopelo.

Foto1

Pero lo más sorprendente es que en origen, estos dos colores, estaban asociados a la inversa, es decir, el rosa para los niños y el azul para las niñas. Originalmente, el azul reflejaba la pureza y la delicadeza. En cambio, el rosa es un color que sale del rojo, un color relacionado con la valentía, la fuerza y la sangre.

Foto: Le chien a taches

Alrededor de los años 30, la marina comenzó a utilizar el azul marino para sus uniformes y es entonces cuando se introduce poco a poco en la vestimenta de los niños. Pero no es hasta los años 80 cuando la publicidad, principalmente, comienza a fomentar esta practica hasta generalizarla en prácticamente todos los rincones del planeta.

Su influencia es tal, que muchos se niegan a renunciar a esta costumbre tan arraigada pero reciente. Con el desarrollo del feminismo y sobre todo, el reconocimiento de las distintas identidades de género, ha surgido una corriente (cada vez más numerosa) que reniega de esta asignación de color en función del género.

Foto: Huisgeluk

El diseño de interiores no ha querido quedarse atrás y las nuevas tendencias en decoración de dormitorios infantiles y juveniles apuntar a la creación de espacios cada vez más neutros y no binarios, donde el color sigue teniendo presencia, pero desaparece esta dualidad tan marcada.

¿Quieres que el dormitorio de tu hijo refleje su personalidad y no su género? Te ayudamos a identificar las últimas propuestas en decoración de dormitorios infantiles que apuestan por esta tendencia:

Paredes
1/7

Paredes

Pinta las paredes en tonos neutros como el blanco o en colores trendy, como el verde oliva, mostaza o tonos tierra. Puedes pintar una sola pared, la mitad de abajo o crear una composición con formas geométricas. Las posibilidades son infinitas.

Si no quieres arriesgar con el color, puedes optar por instalar un mural de vinilo o papel pintado, es una solución económica, fácil de instalar y se puede quitar cuando tus hijos sean más mayores. Sin duda, el papel pintado es uno de los recursos más versátiles para la decoración de dormitorios infantiles. 

Foto: Francis Amiand / Bureau Slovo

Ropa de Cama
2/7

Ropa de Cama

Actualmente podemos encontrar una gran selección de ropa de cama no binaria para los más pequeños de la casa. El rosa, el azul o los estampados muy marcados por el género, dan paso a alternativas más frescas y originales.

El éxito está en la mezcla de textiles y colores. Esta temporada apuesta por el lino en color terracota, verde empolvado o distintas tonalidades de gris. Si lo tuyo son los estampados, las formas geométricas o los estampados de gran formato, aportarán un toque de color a sus habitaciones.

Foto: Three birds renovations / The Northern Sisters

Juguetes
3/7

Juguetes

Al igual que ocurre con los colores, la producción de juguetes ha estado muy marcada por el género en las últimas décadas. Cada vez son más los padres que huyen de este convencionalismo y prefieren dejar que sea el niño el que escoja entre toda la variedad de juguetes.

Los juguetes basados en el aprendizaje y la auto-experimentación, son sin duda la alternativa que ayudará a potenciar las capacidades de los niños sin tener en cuenta su género. Hay miles de opciones de juguetes que harán las delicias de los pequeños y que encajarán como un guante en sus dormitorios o sala de juegos. 

Foto: Oh eigh toh nine

Muebles
4/7

Muebles

Cada vez es más sencillo encontrar muebles infantiles con un diseño atemporal y neutro. Cuanto más sencillo, mejor se adaptará al paso del tiempo y podrá acompañar a tu hijo en todas las etapas de su niñez hasta la adolescencia.

Huye de los muebles con formas de coche, castillo, árbol, cohete… y  apuesta por muebles con diseños atemporales y en colores neutros como la madera natural, el blanco o el gris.

Foto: Oh eigh toh nine / Blogga i bagis

Decoración
5/7

Decoración

La decoración del dormitorio de tus hijos bebería definir su personalidad. Obviamente, cuando son bebes es imposible, pero a medida que van creciendo rápidamente empiezan a manifestar sus gustos e inquietudes y es más fácil saber que es lo que les apasiona.

Cuelga láminas con ilustraciones, dibujos o fotografías que reflejen sus inquietudes. Esto les ayudará a crecer de una forma saludable, sin imposiciones.

También puedes valerte de sus juguetes, banderolas, peluches e iluminación original, para dar un toque más cálido y original a sus espacios.

Foto: Pretty Nice / Uber kid

Libros
6/7

Libros

Es fundamental para su aprendizaje que la cultura tenga presencia en sus dormitorios a través de los libros. Coloca una estantería a su altura con sus cuentos preferidos, para que puedan cogerlos a su antojo. Además, esto aportará un toque de color. 


Foto: Blogga i bagis / Kate Nelle

Otros Elementos
7/7

Otros Elementos

Existen multitud de elementos que nos ayudaran a convertir sus dormitorios en espacios acogedores y con personalidad.

Puffs, alfombras, columpios, torres de aprendizaje, colchonetas, móviles en el techo… las alternativas son incontables.

Foto: Three birds renovations / Blogga i bagis