Agustín Martínez Gil es la gran mente pensante tras el singular espacio de decoración cedido por la marca de interiorismo y telas Gancedo, firma partidaria de luchar contra la cultura de “usar y tirar”, apostando por la durabilidad y la calidad de los elementos, que ha inaugurado su nueva flagship en el número 38 de la calle Velázquez de Madrid.

Con un largo recorrido en sus espaldas, Martínez Gil ha logrado convertirse en uno de los nombres destacados del mundo del interiorismo, la decoración y el diseño, trabajando tanto para particulares como para grandes cadenas hoteleras. El Hotel Pestaña Plaza Mayor de Madrid y actualmente el Pestaña CR 7 de la Gran Vía de la capital son testimonio de su obra y dos de sus proyectos más destacados.

Preferencia por los materiales naturales

Aunque no tiene un estilo concreto que le defina, su trabajo se caracteriza por ser un logrado reflejo del gusto y la forma de vida de cada uno de sus clientes, huyendo de características propias que muestren su propio enfoque y creando espacios hechos para ser disfrutados y vividos que favorezcan la libertad y la naturalidad en todo momento.

Esto no impide, sin embargo, que el diseñador no tenga problema en reivindicar sus preferencias, apostando por los materiales naturales como las rafias, los algodones, los linos y la madera. Y destacando por encima de todos los elementos, trabaja especialmente el uso del color y de la iluminación.

Color y elementos naturales
1/4

Color y elementos naturales

El color y los materiales de origen natural son también los elementos que conforman la base del espacio creado por el diseñador para Gancedo, planeado y desarrollado para transmitir positividad y optimismo en todo momento para contrarrestar la inestabilidad que vivimos en la actualidad provocada por la crisis sanitaria. Así, el ambiente diseñado por Martínez Gil busca invitar a la sonrisa y a la ilusión mediante el uso y disposición de todos los elementos.

Moqueta de leopardo
2/4

Moqueta de leopardo

Una gran moqueta de leopardo se convierte en uno de los protagonistas indiscutibles del espacio, abriéndose paso entre un ambiente jovial para buscar un estilo atrevido. La gama de terrosos en contraste con el terciopelo color verde pavo en butacas de bambú diseñadas por el propio Martínez Gil elevan el tono de la zona y dan la bienvenida a los visitantes.

Las paredes, combinadas en color frambuesa y verde aguamarina, aportan un contrapunto a los muebles sobrios (aunque siempre con personalidad) que visten la sala, como el arcón mudéjar granadino o el aparador de estilo brutalista.

Combinación de piezas singulares
3/4

Combinación de piezas singulares

La mezcla de piezas parece imposible, pero gracias a su disposición componen un espacio muy particular. Actúan de elementos principales sobre el conjunto la colección de obras de arte expuestas por el interiorista, que las firma con su alter ego ‘El Rubio’ y que se componen de collages, pinturas al óleo y hasta composiciones fotográficas que intentan reflejar la importancia del uso del arte en cualquier ambiente y momento, así como su composición cuando se expone.

Estilo rompedor
4/4

Estilo rompedor

En su colaboración con la firma Gancedo, el diseñador ha optado por mostrar el lado más transgresor de la marca, interpretando el tejido y cada espacio de una manera original y rompedora mediante el uso de elementos atrevidos y rebeldes que consiguen conectar con una nueva faceta de Gancedo mucho más auténtica y contemporánea.