Aunque ahora veas infinidad de propuestas en decoración con el cobre como protagonista, debes saber que es un material de origen casi eterno (data de bastantes años a. C.) que ahora vuelve con fuerza aportando elegancia y un toque glamuroso a las estancias. Pero lo cierto es que nunca se ha ido.

Sus inconfundibles tonos cobrizos y rosáceos y a veces incluso anaranjados, lo convierten en un material de estética muy sofisticada. Y su acabado brillante -aunque también puede ser mate- aporta una nota de elegancia extra en aquel ambiente donde se muestre. Decorar con cobre es fácil hoy en día porque puede adoptar prácticamente cualquier forma de objeto y convertirse en una pieza decorativa con mucha personalidad.


Inspírate y decora con cobre con estas 12 imágenes
 

Luces con más brillo

Las lámparas con estructura de cobre no son más que un ejemplo y, de hecho, es quizás en iluminación donde más se aplica este material precisamente por su potencial como acabado decorativo en sí mismo que, combinado con los diferentes tipos de luminarias, dan luz -nunca mejor dicho- a una pieza realmente singular. Las propuestas son de lo más variopintas con lámparas colgantes, de sobremesa, tipo flexo, etc. en una amplia gama de tamaños y formas.


Para pequeños detalles

Es el salón donde más se luce la decoración a base de cobre. Es la estancia principal de la casa también y por dimensiones y usos es la que da más juego estético. Decorar con cobre en este espacio abre posibilidades a complementos decorativos de todo tipo, esos pequeños detalles que en cobre parece que lucen mucho más, si más no, por su acabado brillante.


Versatilidad en estado puro

¿Y qué decís de un espejo con marco de cobre? Ideal para el recibidor. O para un rincón del pasillo. De hecho, la versatilidad de esta pieza hace que pueda ser colocada en cualquier estancia porque, además, si alguna ventaja tiene el cobre es que decorativamente hablando se integra perfectamente con cualquier estilo.


Distinción en cocinas y baños

Y aunque tenga fama de material sofisticado, en la cocina y el baño no tiene el cobre porqué estar reñido. Al contrario. Ya sea en pequeñas piezas de menaje o en otras más grandes, como puede ser una bañera, qué duda cabe que acaparará todas las miradas, precisamente, por su acabado que sobresale del resto de materiales.


Se recomienda no abusar

Pero decorar con cobre no tiene límites en cuanto a que son muchas las piezas que pueden disponerse con este material. Eso sí, los expertos recomiendan cierta mesura, o lo que vienen a ser los límites en el no abuso.

Cualquier estancia es susceptible de incluir un pequeño complemento decorativo en cobre, algunos de los cuales pueden resultar incluso prácticos.

Y unos breves consejos antes de acabar. El cobre combina muy bien con todo tipo de  maderas, así como con las tonalidades grises y neutras de estilo nórdico, sin olvidar los blancos y negros que, salpicados de cobre, ofrecen espacios muy elegantes. Eso sí, aleja el cobre de cualquier connotación de metales plateados.

En las lámparas
1/12

En las lámparas

Fotografía: Habitat

Ikea
2/12

Ikea

R Diseño
3/12

R Diseño

Maisons du Monde
4/12

Maisons du Monde

Habitat
5/12

Habitat

Maisons du Monde
6/12

Maisons du Monde

R Diseño
7/12

R Diseño

Kenay Home
8/12

Kenay Home

Kenay Home
9/12

Kenay Home

Portobello Street
10/12

Portobello Street

Muy Mucho
11/12

Muy Mucho

H&M Home
12/12

H&M Home