Los cojines pueden cambiar por completo el look de tu salón. Busca la combinación que mejor encaja con tu estilo y siéntate a disfrutar.

Los cojines son un elemento decorativo de lo más tradicional y nunca faltan en las casa. Son objetos muy versátiles, ya que los puedes poner en el sofá del salón, sobre la cama de un dormitorio, en las sillas del comedor… prácticamente cualquier espacio de una vivienda es un buen lugar para colocar cojines.

Además, cambiar los cojines es una de las formas más fáciles, rápidas y económicas que hay para trasformar el salón o el dormitorio. Jugar con los colores, los tamaños, las texturas, los estampado y hasta la colocación y distribución de los cojines, nos permite cambiar el look de ese espacio. Si bien hemos dicho que el cambio de cojines es una tarea fácil de hacer, y no lo ponemos en duda, hacerlo con acierto no es tan sencillo. Por ejemplo ¿Sabes cuántos cojines colocar en el sofá? Es importante no quedarse corto pero tampoco pasarse, por eso la fórmula ideal para dar en el clavo es colocar siempre un cojín más que el número de plazas del sofá. Así, en un 4 plazas, deberás colocar 5 cojines y en una butaca un máximo de 2.

Una vez ya tienes clara esta regla de oro, es hora de ponerse manos a la obra y darle un aire nuevo a tu salón o a tu dormitorio cambiando solamente los cojines. ¿Es una buena idea, verdad? Por eso, te dejamos algunas ideas que puedes tener en cuenta a la hora de cambiar los cojines de tu salón y hacer una reforma visual rápida.

Combinación de estampados

Puedes optar por conjuntar los cojines por sus colores o tonalidades cromáticas pero de estampados distintos. Puedes poner alguno de rayas junto a otros de cuadros, de topos o de algún dibujo libre. Ahora bien, ten cuidado de no pasarte, tres estampados diferentes son suficientes para combinar, no hace falta que hagas un mosaico complejo.

Cojines estampados distintos

Aportan color

Los cojines como buen objeto de decoración, ornamentan y embellecen cada espacio pero estas funciones se multiplican cuando tienes un sofá de tono neutro o muy claro. Un poco de color es fundamental y no hay nada mejor que los cojines para aportar esa vitalidad. Lo ideal es combinar distintos estampados entremezclados con algunos lisos y siempre siguiendo el estilo decorativo y cromático del resto de la estancia o de la casa.

Cojines de colores

Estampados distintos y un mismo tono

Otra opción para conjuntar tus cojines es mezclar estampados (estrellas, flores, rallas, topos…) pero todos bajo un mismo tono. De esta forma, todos los cojines pueden ser diferentes pero con algo en común: el color.

Cojines mismo tono

Combinación de dos colores

Una solución práctica y efectiva a la hora de decorar con cojines es hacerlo usando dos colores. Si quieres darle un aire marinero a tu salón, usa cojines en blanco y azul que le darán un toque fresco y marinero. Si por lo contrario quieres optar por un ambiente más acogedor y clásico puedes jugar con cojines en blanco y negro, que además combinan perfectamente con casi cualquier otro color y quedarán bien siempre.

Cojines de dos colores

Naturaleza en casa

Otra solución, esta un poco más atrevida, es darle un look botánico a tu salón gracias a los cojines. Hace años ya que los estampados de inspiración botánica entraron en nuestras vidas, y aún siguen de moda. Puedes combinar distintos tamaños y estampados, siempre con tonos verdes que le darán a tu hogar un aire fresco. Otra solución es combinar un estampado botánico con otros de estilo retro, ya que casan a la perfección, como estos de Maisons Du Monde.

Cojines botánicos

Lisos pero nunca aburridos

Que un cojín sea liso, sin estampado alguno, no significa que sea aburrido, es más, si lo tuyo no son los estampados y eres más clásico en este aspecto, puedes jugar solamente con los colores y las texturas. Mezcla como más te guste, con colores que se adapten a tu hogar y a tu estilo de vida, eso sí, no combines nunca más de tres colores juntos o el resultado no será el deseado.

Cojines lisos

Un clásico para acertar

Aunque te parezca la cosa más clásica  y aburrida, no lo es. Los cojines blancos con detalles beige son un seguro en la decoración. Casan bien en casi cualquier ambiente y dan una sensación de tranquilidad y relax perfecta para salones clásicos y acogedores (aunque no solo). Si no, mira estos de Maisons Du Monde.

Cojines beige