Los espacios como las clínicas deben transmitir serenidad y profesionalidad a través de su diseño y arquitectura para que nos sintamos con total confianza al visitarlos. Esa profesionalidad y serenidad son precisamente dos de los pilares en los que se basa uno de los últimos proyectos del estudio de arquitectura e interiorismo ‘CM4 Arquitectos’, que consiste en la reforma de una clínica dental de 170 metros cuadrados ubicada en Sevilla.

En esta, su envolvente diseño interior genera emociones en positivo, algo clave para transmitir sensación de confianza hacia los pacientes.

Tonos nude y curvas

Los colores, de una paleta en tonos nude que aporta sensación de tranquilidad, se complementan con un tratamiento de la luz muy estudiado para que todas las personas que acudan a la clínica perciban un ambiente relajante y se olviden de los nervios.

Si hay otro elemento que está presente en todas las estancias de la clínica, ese son las curvas, esenciales a la hora de crear un espacio dinámico. Así, estos elementos no solo delimitan los espacios, sino que crean atmósferas intimistas que transmiten sensación de protección para el paciente.

De esta manera, las curvas son protagonistas tanto en la tabiquería interior, en los techos, en el mobiliario e incluso en los elementos de iluminación.

Entrada y sala de espera
1/5

Entrada y sala de espera

Nada más entrar a la clínica nos encontramos con un espacio central sinuoso con mobiliario hecho a medida que, al igual que los techos y todos los revestimientos, cuentan con las características formas curvas presentes en el conjunto del local.

Asimismo, los tonos suaves y la textura de los materiales que combinan crean un espacio cómodo y sereno previo a la zona médica, lógicamente más técnica.

Fotografía: Juanca Lagares

Recepción
2/5

Recepción

En el área de recepción, el redondeado mostrador está revestido con un vinilo en colores ‘nude’ y líneas verticales muy sutiles. Se trata del mismo vinilo que viste las paredes y las columnas de la zona de espera, generando una sensación de armonía visual en la totalidad del espacio. Además, el vinilo es duradero y totalmente higiénico, perfecto para una clínica sanitaria.

El conjunto de la entrada y recepción transmiten una sensación acogedora y tranquila, generando una atmósfera prácticamente de recogimiento gracias a unos sofás en un tomo crema que están ubicados de manera estratégica en forma de círculo abierto.

Fotografía: Juanca Lagares

Recogimiento y luminosidad
3/5

Recogimiento y luminosidad

El conjunto lo completa una mesa baja circular con la parte superior hecha de mármol y patas metálicas, que descansa en medio del círculo que crean los sofás. También una lámpara led suspendida, de nuevo en forma de círculo.

Asimismo, otro banco curvado sirve para crear diferentes microatmósferas en la estancia.

Toda este área goza de una gran sensación de amplitud gracias a una iluminación indirecta cenital mediante Led, con un techo foseado de líneas curvas que suaviza las formas y unas cortinas blancas que tamizan la luz natural del exterior, creando un ambiente íntimo.

Fotografía: Juanca Lagares

Área clínica racional y pulcra
4/5

Área clínica racional y pulcra

Lógicamente, lo prioritario en el área clínica son la funcionalidad y la pulcritud necesarias para el día a día. En esta zona, el color blanco es el claro protagonista, que se complementa con una iluminación a través de grandes tiras rectangulares de led en el techo.

Todo el suelo está cubierto por un pavimento vinílico, totalmente seguro y confortable, en una tonalidad azulada que hace referencia al color corporativo de la clínica. Este color, a su vez, crea un contraste equilibrado con la paleta crema utilizada en revestimientos, mobiliario, textiles y maderas.

Fotografía: Juanca Lagares

Uso de la madera
5/5

Uso de la madera

Finalmente, la carpintería juega también un papel fundamental en esta zona: para resolver el acceso a los gabinetes que abren a la sala de espera se diseñaron puertas totalmente a medida, pivotantes y con marcos de madera y vidrios traslúcidos. Esta característica, asimismo, se aprovecha para identificar cada sala y contribuir a la privacidad de personal sanitario y pacientes.

Fotografía: Juanca Lagares