A la hora de reformar la cocina es tan importante plantearse el material del mobiliario y el color y estilo del mismo, como la elección de los interiores de armario, cajón y gaveta. El motivo es bien simple: disfrutar de una estancia 100% personalizada y a la medida de cada necesidad, con un equilibrio perfecto entre funcionalidad y estética. Y es que no hay que olvidar que no hay dos cocinas iguales y que los requerimientos y gustos de los usuarios son de lo más variados. Por ello, los fabricantes de muebles de cocina nos esforzamos por diseñar unos interiores de lo más completos que, además, rentabilicen al máximo el espacio. Lo conseguimos con contenedores de diferente capacidad para los cubiertos; con pivotes para la vajilla; con módulos para almacenar
todo tipo de alimentos; con armarios rinconeros; con dispositivos especiales para los productos de limpieza, con cubos para el reciclaje de residuos... Lo importante es que todo ocupe un lugar específico y que tanto la estética de la cocina como sus interiores se adapten completamente a lo que se espera de ellos.

Interiores a la vista
1/7

Interiores a la vista

La tendencia de eliminar algunos de los frentes ciegos de los armarios de cocina y de dejar todo el contenido de los mismos a la vista es una opción muy práctica. ¿Por qué? Porque contribuye a que el ambiente no resulte tan pesado visualmente, al tiempo que permite tener todos los elementos de menaje deseados al alcance de la mano. Es lo que propone el modelo Chelsea, de Antalia.

Gavetas para cada necesidad
2/7

Gavetas para cada necesidad

Los requerimientos variables de los usuarios hacen que sea necesario ofrecer soluciones específicas para guardar cualquier elemento: sartenes, bandejas... Pero no hay problema, porque los interiores de armarios, cajones y gavetas de cocina se diseñan para dar respuesta a cualquier demanda, tal y como se aprecia en este ambiente, de la línea Ariane 2, de Santos.

Baldas regulables en altura
3/7

Baldas regulables en altura

Entre las diferentes maneras de personalizar el interior de los armarios de cocina está la de decantarse por baldas regulables en altura. Estas se ajustan sin problemas a las distintas necesidades existentes y resultan igual de prácticas para guardar la vajilla, todo tipo de piezas de me-naje o bien variados alimentos frescos y en conserva. Es lo que propone Escenium Design con este módulo de la serie Stone Collection.

Decorativas vitrinas
4/7

Decorativas vitrinas

Perfectas para guardar vasos y copas, las vitrinas multiplican el espacio para guardar en la cocina y, al mismo tiempo, son muy decorativas y elegantes. Asimismo, al estar cubiertas por cristal, crean mayor sensación de profundidad, lo que hace que los espacios parezcan más grandes de lo que son en realidad. Sobre estas líneas, dos propuestas, de Alvic.

Todo en orden y bien iluminado
5/7

Todo en orden y bien iluminado

Resulta muy útil que las baldas a la vista, las vitrinas o los interiores de armarios y cajones dispongan de iluminación. En el primer caso se suele recurrir a focos o a linestras que, además, añaden una luz puntual a la cocina –como se aprecia en este espacio de la serie Bennu, de Pino Cocinas y Baños–, mientras que en el segundo se opta por leds que se encienden y apagan con las aperturas y cierres.

Capacidad y funcionalidad
6/7

Capacidad y funcionalidad

Más allá de en los frentes del mobiliario, en el fondo de cajones y gavetas o en los laterales de los mismos, el cristal es un excelente material para dar forma a las baldas interiores de los armarios. Una elección que, además, ofrece un resultado de lo más ligero. Este módulo de la serie Dakota, de Delta Cocinas, es un buen ejemplo de ello.

Completos despenseros
7/7

Completos despenseros

Muy prácticos y disponibles en todo tipo de alturas y anchuras, estos armarios dan respuesta a las distintas necesidades de almacenaje de los usuarios. Especialmente si, como en el modelo Alabama, de OB Cocinas, se multiplica el espacio para guardar gracias a las baldas metálicas dispuestas en la parte interna de las puertas. Una solución que, además, permite acceder con total comodidad a su interior.