Las terrazas y el mar siguen siendo el plato fuerte de cada verano. Si quieres disfrutar de buenas vistas y gastronomía, no te pierdas El Cuartel del Mar, en Chiclana de la Frontera. Un proyecto de hostelería, cultural y de ocio que se levanta en el antiguo cuartel de la Guardia Civil de la Loma del Puerco. Este espacio único, que cuenta con una parcela de más de 2.000 m2 de explotación, tiene además vistas a la Playa de la Barrosa, un patio con capacidad para 250 personas y una zona de restaurante para 100 comensales. Para los amante de las alturas, el espacio cuenta también con una azotea mirador que es un punto privilegiado para la observación de la naturaleza de la zona.

Para reformar y repensar el espacio de manera arquitectónica, Azotea Grupo ha confiado en el estudio de Paula Rosales, quien ya estuvo a cargo del premiado NuBel en el Museo Reina Sofía de Madrid, y que ahora propone una intervención muy respetuosa poniendo en valor las características únicas del entorno de la Playa de la Barrosa. El proyecto se ha completado con una delicada decoración del estudio de Alejandra Pombo y el paisajismo de Rent a Garden. El resultado es un impactante gran espacio de características únicas. 

El proyecto de rehabilitación y acondicionamiento del edificio, proyectado por Paula Rosales, tenía como como objetivo reconvertir el espacio en restaurante y sala de exposiciones abierta al público. Un lugar priviligiado que encaja por varios aspectos. Por un lado, disfruta de un entorno natural único, coronando la ladera de la Loma del Puerco, con la Playa de la Barrosa a sus pies. Además, a escasos metros del cuartel se encuentra la Torre del Puerco, antigua atalaya militar del siglo XVI utilizada entonces para vigilar la costa en prevención de ataques berberiscos, ahora reconvertida en punto de observación de movimientos migratorios de aves.

La rehabilitación del edificio busca realzar lo conservado, y acondicionarlo implica integrar las instalaciones y la estructura que requiere la normativa actual de la manera más respetuosa y discreta posible. El respeto por el entorno no pasa sólo por potenciar el valor natural e histórico del conjunto, sino que además lo integra utilizando materiales y técnicas constructivas locales, de uso tradicional, en una relación directa con lo artesano, revalorizando lo propio del lugar con una visión contemporánea. Priman los materiales naturales, mínimamente tratados para que se lea claramente su origen, creando un ambiente cómodo, informal y fresco. Se apuesta por el producto español, realzando el diseño local y nacional.

El cambio de uso del edificio requiere repensar los espacios para adecuarlos a su nueva vida. Se han efectuado una serie de mejoras en la distribución, tanto interior como exterior, para aprovechar al máximo las condiciones del lugar, potenciar las vistas y permitir el uso fluido tanto de visitantes como de trabajadores por las instalaciones. Un espacio directo al mar, decorado por Alejandra Pombo, quien ha apostado por los colores neutros y las fibras naturales tanto para el mobiliario como para los tejidos. Una paleta que transmite paz y sobre la que ponen el acento las espectaculares lámparas de formas redondeadas y texturas orgánicas que recuerdan a las piedras redondeadas por las mareas. El Cuartel del Mar es el espacio ideal para aproximarse a la costa y conectar con las esperadas vacaciones.

 

El edificio cuenta con una gran escalera de caracol
1/7

El edificio cuenta con una gran escalera de caracol

La nueva escalera de caracol se incorpora e integra en el proyecto para permitir el acceso y uso de la cubierta.

Un edificio que conecta el mar con la gastronomía
2/7

Un edificio que conecta el mar con la gastronomía

El edificio se compone de dos naves longitudinales, paralelas a la playa. El pabellón oeste, más cercano a la costa, alberga el restaurante y la cocina; el este integra la sala de exposiciones y espacios de servicio. Ambos pabellones se conectan en el acceso principal en la fachada noroeste.

Se han colocado nuevas pérgolas en puntos estratégicos
3/7

Se han colocado nuevas pérgolas en puntos estratégicos

Las pérgolas de madera tamizan la luz natural para controlar la incidencia solar sobre el edificio y sus usuarios. Otra estrategia pasiva de protección solar es la elección de colores claros en la envolvente del edificio para evitar su sobrecalentamiento.

El mortero de cal en tono claro reviste todas las fachadas
4/7

El mortero de cal en tono claro reviste todas las fachadas

Este material, relacionado con la imagen de construcción tradicional gaditana, actúa como una piel transpirable para proteger y permitir respirar al edificio, garantizando a los que allí viven un estado de bienestar psíquico y físico. Se aísla la cubierta y se reviste con grava o pavimento continuo de hormigón, de nuevo en tonos claros para proteger del sol, y además integrarlo en el paisaje a vista de pájaro. Se incluye por la misma razón vegetación dispersa en la cubierta y patio, de bajo mantenimiento, enlazando con el paisaje circundante.

La carpintería de madera crea un interior más confortable
5/7

La carpintería de madera crea un interior más confortable

El proyecto ha optado por madera en lugar de metal por su mantenimiento a largo plazo, atendiendo al agresivo ambiente marino al que estará expuesta. La carpintería de madera en puertas y ventanas en fachadas permite prestaciones de aislamiento térmico y acústico. Se integran detalles de barro, piedra y elementos reutilizados, que vinculen repetidamente con el espacio histórico en el que nos encontramos.

Las vistas al exterior quedan encuadradas por las ventanas
6/7

Las vistas al exterior quedan encuadradas por las ventanas

En el interior, pavimentos continuos de hormigón pulido permiten una gran flexibilidad de distribución de los espacios, dando un aspecto natural y dejando el protagonismo a las vistas al exterior encuadradas por las ventanas.

Un espacio marcado por los colores neutros y las fibras naturales
7/7

Un espacio marcado por los colores neutros y las fibras naturales

La zona expositiva se amplía y se deja diáfana y se sitúa en directa relación con el patio, entendiendo éste como un espacio multifuncional exterior y protegido del viento, que puede ser ampliación de área expositiva.