A lo lar­go de su vida, un ser humano emplea un tercio de la misma durmiendo. El sueño se torna en un elemento clave para disfrutar de una buena salud mental, emocional y física. Además de mantener unos buenos hábitos del sueño, es fundamental saber elegir bien el equipo de descanso, y el cochón es uno de los elementos más importantes de nuestra cama.

Los expertos del Grupo Lo Monaco afirman que las tres propiedades principales de un buen colchón son la firmeza media para evitar lesiones posteriores y conseguir la correcta posición de la espalda durante el sueño; una temperatura neutra, que no interfiera en los grados corporales del durmiente y evitar así los indeseados microdespertares nocturnos; y el confort para una adaptabilidad óptima y un sueño perfecto, sea cual sea la anatomía de las personas o postura elegida a la hora de dormir.

1. La Firmeza media viene dada por la elasticidad, adaptabilidad, flexibilidad y suavidad de los materiales que componen el núcleo del colchón. Estas propiedades que se suelen dar en el látex, permiten el descanso en una posición natural independientemente de la postura elegida para dormir. Según los expertos, “la firmeza más indicada para la columna vertebral es la firmeza media. Ya que los colchones demasiado duros o blandos no permiten que la columna vertebral descanse correctamente al dejar huecos entre ésta y la cama”.

2. Confort térmico para conseguir transpiración y regulación de la temperatura a través de materiales traspirables que absorban y neutralicen la transferencia de temperatura de contacto entre colchón y durmiente. Se recomienda además que el colchón tenga un único bloque carente de adhesivos que puedan interferir en la transpiración durante el sueño. Según Ana García, experta en I+D del Grupo Lo Monaco, los materiales traspirables garantizan un flujo de aire de 360º, lo que genera un microclima saludable. Esta salida de aire continuo garantiza que la temperatura del colchón no altere la del durmiente.

3. Capacidad de adaptación. Materiales evolucionados del visco que proporcionen un reparto equitativo de los puntos de presión y una completa libertad de movimientos. 

Consciente de ello, Grupo Lo Monaco se estrena con una nueva tecnología de vanguardia: la criogenización del látex. El objetivo de dicho proceso es amplificar lo mejor de cada material como el látex y el visco, en uno solo para aportar estas tres propiedades claves y como resultado ha nacido el colchón Criolátax Natura, un colchón cuya base se compone de un material sin igual en el mercado, fabricado en exclusiva por la compañía, el Criolátex. Dicho material está compuesto por nuevo látex criogenizado, es decir, una evolución del látex, fabricado en frío, que lo convierte además en un producto hipoalérgico, bactericida, antiácaros y antihongos.  A todo ello hay que sumarle lo mejor de los materiales naturales, que producen beneficios incal­culables en el sueño y mejoran la temperatura, transpirabilidad y suavidad. Látex, lino, algodón y distintos tipos de lana son algunos de estos componentes naturales.