El teletrabajo ya forma parte de nuestras vidas. A raíz del primer confinamiento y desde el mes de marzo del año pasado, son muchas las empresas que han optado por que sus empleados trabajen desde casa para minimizar el riesgo de contagio de coronavirus en las oficinas. Pasa igual con los estudiantes: la mayoría de ellos debe realizar todas las clases de manera telemática desde casa para evitar aglomeraciones.

En este sentido, es especialmente importante contar con una zona bien adaptada para teletrabajar desde casa. Una mesa y silla cómodas, ordenadores u otros aparatos electrónicos a una distancia adecuada de nuestros ojos y un espacio tranquilo donde poder concentrarse son algunos de los requisitos que debe cumplir nuestra zona destinada al trabajo para que no disminuya nuestra productividad o acabe afectando negativamente a nuestra salud y rendimiento.

A menudo, sin embargo, nos olvidamos de uno de los elementos más importantes para ser productivos: el nivel de iluminación y el tipo de luz de nuestro espacio de trabajo. Y es que, un estudio sobre el nivel de iluminación de las viviendas españolas realizado por VELUX junto con Paula M. Esquivias, arquitecta especializado en iluminación natural, señala que las zonas de teletrabajo en los hogares españoles tienen niveles insuficientes de luz para desempeñar las tareas de forma óptima.

¿Cómo podemos lograr la mejor iluminación para teletrabajar en las mejores condiciones?

Instalar la zona de teletrabajo cerca de una ventana
1/5

Instalar la zona de teletrabajo cerca de una ventana

De esta manera se puede aprovechar al máximo la luz natural y el aire fresco, además de poder descansar la vista mirando al exterior. Y es que, como apuntan desde Endesa, la luz natural solo tiene ventajas que se traducirán en una mayor productividad y satisfacción: produce un menor cansancio a la vista, permite que veamos los colores tal y como son y, además, es la más económica.

Importante: cuando trabajemos con luz natural, debemos evitar que llegue por detrás, pues nos deslumbraría en caso de trabajar con ordenador. La mejor opción es colocarse delante de una ventana.

Iluminación general
2/5

Iluminación general

La iluminación general es la mejor iluminación para trabajar. Debe, por lo tanto, ser difusa y no hacer sombras ni reflejos. Es importante, de nuevo, no darle la espalda a la luz, pues se acabarían haciendo sombras indeseadas.

Flexos como apoyo
3/5

Flexos como apoyo

En caso de no disponer de suficiente luz, los flexos son una buena alternativa. Es importante que se sitúen por encima de la cabeza y al lado contrario de la mano con la que escribimos para no hacernos sombras. Se recomiendan especialmente aquellos flexos lineales y regulables, pues evitan deslumbramientos y se puede controlar la luz que queremos usar en cada momento, según indica Úrsula Sobenes, experta en iluminación de Años Luz.

Luz de monitores y pantallas
4/5

Luz de monitores y pantallas

Pasarse demasiadas horas delante del ordenador con la única iluminación de la pantalla es muy perjudicial para la salud visual, además de poder provocar jaquecas. En este sentido, siempre es recomendable usar monitores que cuenten con tecnología de low blue light (emisión de luz azul ultra reducida), tecnología eye care (para evitar la fatiga visual) y tecnología de adecuación de brillo y color a la hora solar.

Nivel de iluminación recomendado
5/5

Nivel de iluminación recomendado

Se recomienda, para la zona de escritorio, un mínimo de 500 lúmens. Aun así y según el estudio de VELUX, predomina un rango de iluminación en las habitaciones destinadas a teletrabajo de menos de 300 lux, una cantidad insuficiente para realizar con productividad las tareas de oficina.