"París siempre valía la pena, y uno recibía siempre algo a trueque de lo que allí dejaba. Yo he hablado de París según era en los primeros tiempos, cuando éramos muy pobres y muy felices", escribe, a modo de crónica, Ernest Hemingway en su libro París era una fiesta. Por entonces eran los felices años 20. Tertulias literarias, encuentros, devaneos y una generación perdida de escritores y artistas buscando su espacio en medio de la bohemia parisina. Y había lugares para hacerlo. Resurge la vida urbana, el ocio toma el centro de la vida pública y locales como el famoso Café de Flore se convierten en fuente de inspiración para muchos escritores. Hemingway no sería menos y así lo retrata en su libro: "Comíamos bien y barato, bebíamos bien y barato, y juntos dormíamos bien y con calor, y nos queríamos".

Quizá el café se convertía en la excusa o en la imagen del encuentro íntimo con un folio en blanco. La taza sobre la mesa, pendiente del último trago. Y es que, si algo tiene una taza de café, ya sea latte o capuchino, es su capacidad para ejercer como puente entre el que habla y el que asiente. Aunque crear un espacio cálido y de confianza no siempre resulta tarea fácil. Más aun en terreno público. Sin embargo, en la actualidad, alejados ya de la efervescencia cultural de aquellos felices años 20, uno puede crearse en su casa su propio coffe bar. Sin explicaciones ni narraciones literarias, con el encanto vintage propio de un siglo XXI que, en realidad, todavía mira hacia el pasado.

Ahora sí, introducido en el imaginario estético del café, recuerda lo sencillo que puede resultar crear tu propio templo dedicado al café en casa. En realidad necesitas tiempo, además de un gran interés por el universo del café. Esto incluye tener cafetera, tazas refinadas, un colgador para ellas, botes para separar los diferentes productos e ingredientes y, sobre todo, una pizarra negra en la que puedas inspirarte para escribir la frase del día. Esa que verás cada vez que acudas al encuentro con tu café o cuando invites a alguien y estéis sentados debatiendo sobre esto o aquello. O sin decir nada y prestando atención a las hojas de ese potus que cuelga de la estantería frontal. Porque sí, tu cofee bar también necesita flores y plantas. Cuestión de gusto o apariencia, entre otros elementos.

 

 

Decora con tizas la pizarra central
1/8

Decora con tizas la pizarra central

Si quieres que tu coffe bar luzca como en una verdadera cafetería, necesitas una pizarra negra. En ella podrás escribir o pintar con tizas aquellas frases que te sumerjan, de lleno, en el universo del café.

Consigue una estantería a medida
2/8

Consigue una estantería a medida

Para empezar necesitas también tener una estantería y un mueble espacioso, a tu gusto, con las tonalidades y materiales que prefieras, pero en el que puedas depositar los elementos principales para disfrutar del café.

Hazte con una mesa de apoyo
3/8

Hazte con una mesa de apoyo

Si no quieres que la estantería central quede excesivamente recargada, otra opción es tener una mesa de apoyo, en tonos similares al mobiliario, en la que podrás colocar la cafetera, el té, algunas tazas y otros ingredientes.

Recupera el gusto con un colgador de tazas
4/8

Recupera el gusto con un colgador de tazas

Los pequeños detalles de tu coffe bar marcaran la diferencia. Instala un colgador de tazas junto a las estanterías para que tus piezas, más sofisticas, puedan quedar a la luz de todos y todas. No puedes olvidarte de ellas, ya que son el elemento principal para que la ceromia del café tenga sentido.

Separa los ingredientes en botes originales
5/8

Separa los ingredientes en botes originales

Para que no mezcles ingredientes, incluye en tu templo del café botes de cristal en los que podrás introducir café, té para infusiones o los diferentes tipos de azúcar.

Que la decoración vintage inunde tu rincón
6/8

Que la decoración vintage inunde tu rincón

Consigue rótulos y maderas vintage, relacionados todos ellos con el café y decora así la pared frontal en la que se levanta el mobiliario de tu coffe bar. 

Añade flores a tus estanterías
7/8

Añade flores a tus estanterías

Incluir plantas de interior en tu coffe bar es una manera de que el espacio luzca mucho más. Selecciona aquellas que más te gusten y déjalas en alguna de las estanterías o sobre el mueble central.

Incluye un par de sillas en tu coffe bar
8/8

Incluye un par de sillas en tu coffe bar

El café no siempre se toma de manera individual, es también una manera de sociabilizar. Incluye un par de sillas en tu coffe bar y prepara el espacio para los posibles invitados.