Para los amantes del zen, de la decoración tenue y sosegada, esa en la que no penetra el ritmo acelerado de la ciudad, es hora de hacer hueco a las fuentes de interior. Un elemento decorativo tipo zen que nos invita a crear un hogar marcado por la calma y la serenidad. No solo eso, sino que las fuentes de interior son ideales para crear un rincón decorativo en el que meditar o simplemente relajarse. ¿Te animas?

Contemplar, sanar, escuchar como el agua cae de una parte de la fuente a la otra... son muchas las ventajas que pueden aportar en tu día a día las fuentes de interior. Sobre todo y más importante, el contacto directo con la naturaleza y el sentir. Además, como ya explicamos en nuestro artículo sobre cómo crear tu propio jardín zen, si hay una tradición que nos desvela el placer por las pequeñas cosas esa es la japonesa con su filosofía del zen y el budismo.

Aprovecha ese momento en el que, después de finalizar una dura jornada laboral, puedes sentarte en tu rincón, cerca de una de estas fuentes y simplemente respirar tranquilo. Por suerte, existen muchos tipos de fuentes de interior y de muchos tamaños. Hay diseños que pueden servirte para ubicarlas en una mesa por su tamaño pequeño. Luego otras, de tamaño medio, pueden colocarse en el recibidor. Incluso las más grandes pueden servirte para decorar rincones o vestir tu propio jardín.

El objetivo es que, más allá de ese diseño zen que aportará sofisticación y calma a tu hogar, escuches el agua relajante y te envuelvas en su sonido hasta alcanzar un grado de conexión importante que te permita olvidar ciertas normas y obligaciones del día a día.

Ahora, si buscas una fuente tipo zen para tu hogar, te mostramos esta selección de fuentes de diferentes tamaños y diseños para que elijas la que mejor vaya contigo y con tu decoración. 

 

Fuente de mesa hecha con bambú
1/6

Fuente de mesa hecha con bambú

Estas fuentes, ideales como centros de mesa por su tamaño, te ayudarán a dotar de armonía y dinamismo cada espacio. Crea ambiente y relaja al mismo tiempo. Además son más económicas por sus dimensiones que otras mucho más grandes. La apuesta perfecta para iniciarte en las fuentes de interior decorativas.

Fuente de pared que decora la estancia
2/6

Fuente de pared que decora la estancia

Os mostramos ahora esta fuente de pared ideal para sustituir un cuadro o como elemento decorativo. Lo interesante de estas fuentes es que al estar hecha de arena de arena y poliresina con un 49% de piedra natural, no pesan, ya que si no, no sería apta para colocarla en una pared.

Fuentes que imitan la naturaleza
3/6

Fuentes que imitan la naturaleza

Hay fuentes de piedra, de bambú, de resina... También hay fuentes tipo zen para interior que imitan otros materiales naturales como la madera vetusta y natural que podemos encontrar en un bosque en las cercanías de una cascada de agua. Por ello son ideales, ya que nos ayudan desde casa a conectar con la naturaleza.

El agua: un componente básico del Feng Shui
4/6

El agua: un componente básico del Feng Shui

¿Por qué debería incluir una fuente zen en mi hogar? El agua es uno de los cinco componentes básicos del Feng Shui, el antiguo arte chino basado en la ocupación consciente y armónica del espacio.

Crea tu propio rincón zen
5/6

Crea tu propio rincón zen

Esta fuente, de grandes dimensiones, ha sido hecha con acero inoxidable altamente pulido. Puede ser ideal para el recibidor o para crear un rincón de meditación. Un elemento decorativo muy potente que, acompañada por plantas de bambú en sus laterales, o cualquier planta de interior, puede quedar perfecto.

Amplifica las buenas vibricaciones
6/6

Amplifica las buenas vibricaciones

Como hemos mencionado anteriormente, el agua es la solución clave en el Feng Shui porque está vinculada simbólicamente con los fluidos del cuerpo humano. Los sonidos del agua pueden ayudarte a amplificar las buenas vibraciones en el interior de tu hogar y de ti mismo.