Normalmente tenemos más zapatos de lo que pensamos. El paso del tiempo, la pasión que despierta adquirir este popular accesorio o la necesidad de tener opciones distintas según la actividad que hagamos hace que nuestras habitaciones se llenen poco a poco de todo tipo de calzado. Es hora de poner un poco de orden, descartar aquellos que ya no utilizamos y decidir cuál es el mejor lugar de la casa para guardarlos. Además, la situación actual también nos hace replantear algunas maneras de ordenar y categorizar nuestras botas, alpargatas, bailarinas y deportivas.

Aquí os dejamos 10 consejos para hacerlo.

Decidir cuáles se quedan y cuáles se van
1/10

Decidir cuáles se quedan y cuáles se van

Sacar todos los zapatos de sus cajas y bolsas, ponerlos en una misma habitación y determinar uno a uno si realmente los necesitamos o no es uno de los primeros pasos para un buen orden en el calzado. Ya sabéis de sobra lo que os diría Marie Kondo: ¿qué zapatos os hacen felices y cuáles no? Sin miedo.

Arreglar y limpiar antes de ordenar
2/10

Arreglar y limpiar antes de ordenar

Una vez tengamos una selección de zapatos que queramos guardar, debemos inspeccionar cuáles de ellos necesitan alguna reparación y aprovechar para hacer una limpieza profunda de los demás. En el caso de los zapatos que necesiten dicha reparación, y si no podemos realizarla nosotros mismos, podemos volver a plantearnos si realmente los necesitamos.

Cuanto más juntos mejor
3/10

Cuanto más juntos mejor

Es importante que la mayoría de los zapatos estén situados en un mismo lugar, separados de la ropa, ya sea en una habitación, en un vestidor o en algún armario que ocupe un espacio de poco uso de la casa. Esto también aplica a calzado de distintas temporadas: si están todos juntos será más fácil manejarlos.

Los más usados, en el recibidor
4/10

Los más usados, en el recibidor

Ahora es más importante que nunca extremar los cuidados de higiene al llegar a casa, y por ese motivo es recomendable acondicionar un mueble en el recibidor para guardar los zapatos que más usemos. Si el espacio es demasiado pequeño, podemos habilitar un mueble cercano a la entrada con ese propósito. Cuanto menos recorrido hagan las suelas, mejor.

Un lugar cerrado y sin humedad
5/10

Un lugar cerrado y sin humedad

Todos a la vista y bien colocados
6/10

Todos a la vista y bien colocados

Además de evitar malos olores y deformaciones, tener los zapatos ordenados y a la vista nos facilita mucho su búsqueda, e incluso nos puede dar ideas para combinaciones con estilismos concretos. Se pueden ordenar, entre otros, por colores, por usos o por tipo de calzado, pero os recomendamos que, en cualquiera de esos casos, haya una jerarquía según el uso cotidiano.

Decidir si van a no en cajas
7/10

Decidir si van a no en cajas

Según el espacio y el gusto, podréis organizar los zapatos en cajas o sin ellas. Las cajas evitan la acumulación de polvo y permiten amontonar más zapatos, aunque el efecto no es tan estético. Es recomendable comprar cajas transparentes, para ver rápidamente el interior, o de metacrilato, para evitar olores. Otra opción es marcar las cajas normales con el nombre y tipo de zapato que hay en cada una de ellas, o bien enganchando una fotografía de los zapatos en cuestión.  

De mayor a menor uso
8/10

De mayor a menor uso

Los zapatos que más usamos deben situarse en el estante que sea más cómodo para cogerlos y, los menos usados, en los sitios que sean más altos o bajos de la estantería o armario. Los zapatos más grandes o altos se pueden dejar en la parte inferior. Para las botas, es mejor poner un cartón en el interior para evitar que se deformen o bien usar perchas especiales para colgarlas dentro del zapatero.

Poco espacio, más imaginación
9/10

Poco espacio, más imaginación

No siempre es fácil encontrar espacio para todos los zapatos. Por suerte, hay opciones que incluyen organizadores ajustables de plástico, barras de metal que podemos colgar de la pared (recomendadas para zapatos de tacón), o bolsas compartimentadas, muy útiles para bailarinas y chancletas. Eso sí, en la medida de lo posible, es mejor que todos estén en una misma habitación.  

Apuntarse al reciclaje
10/10

Apuntarse al reciclaje

Además de armarios y estanterías, hay otras maneras de organizar los zapatos con elementos reciclados. Por ejemplo, colgando latas grandes de conservas en la pared, donde podemos guardar zapatos que pesen poco, o utilizando cartulinas de colores para elaborar un zapatero para los pequeños. ¡El DIY en el mundo del calzado es infinito!