El cuarto de baño, ese espacio de tu hogar donde la higiene se convierte en la protagonista: el lugar donde nos duchamos, nos lavamos los dientes, usamos el retrete, nos acicalamos… Es sin duda uno de los espacios de la casa donde se consume más energía, y sin duda en el que se emplean más productos de limpieza que a menudo contienen tóxicos u otros componentes perjudiciales para la salud y el medio ambiente.  

No mucho tiempo atrás ya compartimos algunos trucos para conseguir un baño más sostenible y frenar esa dinámica de gasto masivo. Algunos trucos caseros como limitar el agua al tirar de la cadena simplemente colocando una botella llena en la cisterna, cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes o no utilizar el desagüe para verter cualquier tipo de productos podían ser suficientes tanto para ahorrarnos una cantidad considerable en nuestra factura de la luz como para disminuir nuestra huella sobre el planeta considerablemente.

Pero si queremos conseguir que nuestro cuarto de baño sea, además de sostenible, más natural y ecológico, no basta con reducir el consumo de agua y los productos tóxicos que abocamos al retrete. Al tratarse de un espacio dedicado, como decíamos, a nuestra higiene corporal, muy a menudo utilizamos en el baño productos y materiales que, a la larga, pueden dañar no sólo nuestra piel, sino también (y esto es seguro) nuestro ecosistema.

Si quieres convertir tu cuarto de baño en un lugar más verde y deshacerte de todos esos elementos nocivos, hemos recopilado algunas alternativas e ideas que son súper fáciles de aplicar y con las que lograrás reducir tu impacto medioambiental y conseguirás tener un baño más saludable. No te preocupes: ¡ninguna de ellas incluye una reforma integral ni ningún gasto desorbidato!

Deja que tu baño respire
1/5

Deja que tu baño respire

El cuarto de baño es a menudo a estancia más húmeda de nuestra casa. Por ello, es muy importante asegurarnos de que cuenta con una ventilación eficiente para evitar que se condense el vapor de agua y puedan aparecer las temidas humedades o moho.

Si tu cuarto de baño tiene ventana, asegúrate de abrirla después de cada ducha para que se regule el nivel de humedad interior. En el caso de que no tengas ventanas, es imprescindible que tengas instalado un buen extractor.

Además de la ventilación, para conseguir un aire más sano, las paredes de tu baño también son importantes. Los materiales que contienen propiedades higroscópicas, como el mortero de cal o de arcilla o las pinturas naturales, por ejemplo, regulan la humedad ambiental.

Di ‘no’ al cloro
2/5

Di ‘no’ al cloro

Aunque en cantidades muy reducidas, el agua que empleamos para nuestro consumo personal también contiene cloro, un producto imprescindible para potabilizarla pero que contiene también agentes artificiales nocivos y poco ecológicos. Para retener la cantidad de cloro de agua y sus derivados tóxicos, como los trihalometanos, puedes colocar un filtro de carbón activo o resina en tu ducha, que son fácilmente instalables.

Di ‘sí’ al zero waste
3/5

Di ‘sí’ al zero waste

Contribuye no sólo a tu salud, sino a la salud del planeta, deshaciéndote de la enorme cantidad de productos desechables que usamos diariamente en el baño. Evita los productos que contienen plástico y opta por sus sucedáneos ecológicos, como los cepillos de dientes de bambú o los discos de maquillaje reutilizables.

En cuanto a la higiene íntima femenina, no lo dudes: sustituye el tampón por la copa menstrual o las compresas de tela que, además de ser una solución mucho más ecológica, también es mucho más rentable. En la ducha, utiliza jabones sólidos y evita los envases de plástico que suelen abarrotar los estantes del baño.

Elimina los tóxicos de tu higiene personal
4/5

Elimina los tóxicos de tu higiene personal

En nuestra higiene personal solemos emplear una cantidad inimaginable de productos que contienen sustancias químicas que pueden tener efectos nocivos sobre tu piel. En lugar de ello, opta por los productos naturales o, mejor aún, ecológicos, que no sólo te cuidarán a ti, sino también al medio ambiente. Por muy raro que te pueda parecer, en realidad existen gamas de productos ecológicos más asequibles que muchos de sus equivalentes artificiales.

Las plantas son tus aliadas
5/5

Las plantas son tus aliadas

Existen algunas plantas con la capacidad de regular la humedad en el baño, y que además purifican el aire. De entre ellas, la hiedra, el potus o el helecho, que absorben el formaldehído y otros elementos tóxicos que se generan en el baño, son algunos de los candidatos más idóneos.