Sabemos que la sensación de estar de vacaciones es única. Lejos de todo (aunque sea de forma figurada), romper con la rutina, descubrir un lugar nuevo… Todo eso es prometedor, y apetece mucho, y seguro que tienes más ganas que nunca en este inusual 2020.

Sin embargo, ¿qué nos dices de lo de sentirte como en casa? ¿no te parece extraño estar en una casa ajena, aunque solo sea por una semana? Sabemos que cuanto más ligero de equipaje se viaje, mejor, por eso aquí van unos consejos que no ocupan nada y que dan mucho resultado para que tu casa de verano, de alquiler, ya sea para una semana o dos meses, sea tu dulce hogar, ¡toma nota!

Decorar con flores
1/11

Decorar con flores

¿Qué nos dices de, nada más llegar tu apartamento o casa de alquiler, salir a conocer la zona y de paso, hacerte un bonito ramo de flores para decorar? Además de ser súper veraniego, hará la estancia más acogedora. 

Taza favorita
2/11

Taza favorita

Somos muy fans de las cosas favoritas: por ejemplo, la taza de café... Todo el mundo tiene la suya. Piénsalo: no ocupa mucho en la maleta y hará que tus vacaciones empiecen los días ¡aún mejor! (aunque tu pareja o tus amigos te llamen friki, no lo dudes y llévala contigo)

Café
3/11

Café

En las casas de alquiler suele haber equipamiento de cocina… Sobre todo en los apartamentos o casas de largas estancias. Pero, ¿y si en lugar de una cafetera italiana como la que usas, hay una de goteo? ¿o una automática y no te sale el café como te gusta? Seamos sinceros con nosotros mismos: el café lo queremos a nuestra manera. Pues igual que la taza, la cafetera va contigo.

Ropa de cama
4/11

Ropa de cama

Nos atrevemos a decir que la razón más grande por la que tenemos ganas de volver a casa después de las vacaciones -además de ver a nuestras mascotas (o parejas) si no han viajado con nosotros- es dormir en nuestra propia cama, ¿verad? Las casas de verano de alquiler o los apartamentos turísticos suelen tener juego de sabanas, pero... nada mejor que llevarte la tuya propia. Haz que tu casa sea tu casa.

Olor a hogar
5/11

Olor a hogar

Además de ayudarte a sentirte como en casa, llevarte un mini bote de fragancia a tu casa o apartamento de verano hará que huela siempre bien. 

Yoga en casa
6/11

Yoga en casa

Las rutinas siempre van bien, allá donde vayas o estés con quien estés. Pero hay que saber romper la regla de vez en cuando y dejarse llevar. Lo bueno del verano es que el horario se trastoca, los días son más largos, las comidas se convierten en cenas... Pero, si eres de las que tiene una rutina de yoga, por ejemplo, crea un espacio de yoga en tu casa de alquiler y siéntelo tuyo. Nada mejor que conectar con tu (aunque sea pequeño) pedazo de 'espacio vital'... Namasté.

Lecturas de verano
7/11

Lecturas de verano

Similar al punto anterior, si vas a alojarte durante varias semanas, fines de semana o días en una casa de alquiler, llévate contigo el libro que estás leyendo, y otro extra, para así hacer que tu mesita de noche sea un poco más tuya.

Mesa de verano
8/11

Mesa de verano

Llegar y poner la mesa. ¿Y si la casa tiene un mantel resinado y tú los detestas? ¿Y si no tiene? O… llevarte tu propio mantel de casa también sirve para no dañar la mesa, que tiene un acabado delicado, y así desayunas tranquilamente sin pensar en manchas, rascadas o quemaduras…

Despensa de verano
9/11

Despensa de verano

No te cortes, ¡haz como si vivieras ahí desde siempre! Sal a hacer una compra, llena la despensa igual que en tu casa (o similar) y pronto te sentirás mejor. Porque... no pensabas ir a comer fuera todos los días... ¿no?

Armario de verano
10/11

Armario de verano

La interiorista (o Marie Kondo) que llevas dentro no aceptaría, jamás, que dejes tu ropa en la maleta, la maleta en el suelo, y el suelo lleno de cosas. Pasa un paño limpio por los armarios, mete tu ropa, bien doblada y ordenada, y verás que bien empiezan las vacaciones.

No olvides tu almohada
11/11

No olvides tu almohada

Hay personas que no se la dejan ni por asomo. Otras, que ni lo piensan. Hay quien adora las almohadas de hotel y hay quien se la hace a medida. Para gustos, los colores. Nuestro consejo es que si vas a alojarte durante varias semanas en una casa de verano... nada como dormir en tu propia almohada. Deja que los sueños... sueños sean.