Se acerca el verano y, con él, las temperaturas se disparan. En un abrir y cerrar de ojos, miras el termómetro y ves que marca 35 grados dentro de casa. Esto hace que empecemos a utilizar aires acondicionados a diestro y siniestro, y nos encerremos en casa a cal y canto por temor a que el calor abrasador inunde nuestros hogares.

Sin embargo, seguro que recordarás algunos de esos consejos de toda la vida, como la importancia de ventilar tu casa a primera hora del día o de bajar bien las persianas a la hora de la siesta. Y es que, ¡es cierto! Hay pequeños gestos en casa que nos pueden ayudar a hacer descender algunos grados el termómetro sin la necesidad de recurrir a los microclimas artificiales (y súper nocivos para la salud) de los aires acondicionados.

Es incuestionable que estos cada vez más sofisticados electrodomésticos hacen nuestra vida mucho más cómoda y nos ayudan a poder seguir con nuestra rutina habitual sin sufrir los estragos de las altas temperaturas en verano. Sin embargo, también es cierto que vienen acompañados de fuertes contraindicaciones, ya que resecan mucho el ambiente y a menudo los regulamos a temperaturas tan bajas que el choque térmico al salir al exterior puede debilitar nuestras defensas. Si durante siglos nuestros antepasados lograron sobrevivir al verano y protegerse del calor sin la necesidad de recurrir a aires acondicinados u otros dispositivos eléctricos, ¿por qué no íbamos a ser capaces nosotros?

Lo ideal en casa es conseguir una temperatura interior que esté unos grados por debajo de la exterior, pero que no baje de los 20°, ya que de lo contrario estarías aumentando el riesgo de contraer uno de esos resfriados típicos del verano. Estos 10 trucos para refrescar tu casa que te traemos hoy son sólo una pequeña recopilación de algunos consejos de sabiduría popular, pero son sin duda el recurso más eficaz y económico para combatir el calor. Tan sólo es necesario que añadas un poco de sentido común, y ¡verás como notas la diferencia! Este verano, olvídate del miedo al calor.

Ventila la casa a primera hora de la mañana
1/10

Ventila la casa a primera hora de la mañana

Es importante ventilar los dormitorios a primera hora de la mañana, ya que es uno de los momentos del día en el que la temperatura está más baja. Aprovecha estas horas para renovar el aire de las habitaciones y mantenerlo más fresco durante todo el día. En el salón o la cocina también puedes ventilar a última hora, después del atardecer.

Baja las persianas durante el día
2/10

Baja las persianas durante el día

Sí, el motivo por el que las casas del Mediterráneo vienen equipadas con persianas no es sólo para proteger nuestra casa de la luz cegadora del verano, sino también para bloquear la entrada del calor exterior. Tenlo en cuenta especialmente en las horas en las que tu casa recibe más luz directa del sol, que suele ser entre las 3 y las 5 de la tarde.

Utiliza tejidos frescos para tu cama y tu sofá
3/10

Utiliza tejidos frescos para tu cama y tu sofá

Tejidos naturales como el algodón o el lino pueden ser tus mejores aliados durante el verano. Olvídate de las telas sintéticas y cámbialas por estos tejidos mucho más transpirables, y si pueden ser de colores claros, mucho mejor, ya que acumularán menos el calor. ¡Ah! Y acuérdate de darle la vuelta al colchón, ya que suelen tener una cara más cálida para el invierno y otra más fresca para el verano. Otro truco práctico si no consigues dormir por el calor es que pongas tus sábanas a refrescar durante el día en la habitación más fresca de la casa y que las vuelvas a colocar justo antes de irte a dormir.

Riega las plantas por la noche
4/10

Riega las plantas por la noche

Tanto si tienes una de esas terrazas repletas de plantas, como si sólo tienes algunas de interior, es recomendable regar las plantas por la noche durante los meses de más calor, ya que absorberán mejor el agua. Además, la humedad de su tierra contribuirá a refrescar el ambiente tanto dentro como fuera de casa, ya que harán disminuir la temperatura de las paredes exteriores.

La campana extractora puede ser tu aliada
5/10

La campana extractora puede ser tu aliada

Las campanas extractoras no sólo eliminan nos malos olores, sino que también te ayudan a renovar el aire de la cocina y a expulsar el calor acumulado en las placas de gas o las eléctricas cuando cocinamos. Por otro lado, contribuirán también a disminuir la humedad que hayas generado al cocinar, algo que siempre aumenta la sensación térmica.

Aprovecha las corrientes de aire
6/10

Aprovecha las corrientes de aire

Potencia que el aire fresco circule por tu casa abriendo del todo aquellas ventanas que den a la calle, ya que suele haber más movimiento de aire. En cambio, las que den al interior, que suelen recibir aire más fresco, déjalas abiertas lo mínimo posible. En los días de calor insoportable también puedes recurrir a este viejo truco de sabiduría popular: remoja tus cortinas con agua y aprovecha el frescor que desprende el aire al pasar por ellas.

Sácale partido al toldo
7/10

Sácale partido al toldo

Si tienes toldo, no olvides bajarlo en las horas en las que las temperaturas son más altas para evitar que el calor entre en tu casa. Si, en cambio, estás pensando en instalarlos este verano, opta siempre por colores más claros, pues éstos no acumulan el calor. Si además les añades un faldón, conseguirás bloquear el sol con mayor eficacia.

Pon en marcha los electrodomésticos por la noche
8/10

Pon en marcha los electrodomésticos por la noche

Los electrodomésticos irradian una gran cantidad de energía en nuestra casa y, por ende, generan calor. Puede que la diferencia de temperatura no sea tan evidente, pero si evitas usar el lavavajillas, la lavadora o el horno en las horas de más calor, notarás la diferencia. Lo mismo ocurre con otros aparatos electrónicos como el ordenador o la televisión.

Opta por una iluminación LED
9/10

Opta por una iluminación LED

Las bombillas led no sólo te permiten ahorrar electricidad, sino que también desprenden mucho menos calor cuando están encendidas que las incandescentes o las halógenas. De todos modos, es mejor que intentes reducir al mínimo el uso de la iluminación artificial en tu casa, para evitar así que se convierta en una fuente de calor añadido.

Utiliza bien los ventiladores de techo
10/10

Utiliza bien los ventiladores de techo

Pese a que los ventiladores no refrescan el aire, sino que sólo lo mueven, puedes conseguir que este aire se enfríe unos cuantos grados si fijas las aspas del ventilador para que giren en sentido contrario a las agujas del reloj. De este modo, el aire removido irá hacia abajo, mientras que el aire caliente ascenderá.