El impacto que está teniendo la expansión del Coronavirus en nuestro país supera con creces lo que todos habíamos imaginado. En los últimos días, tanto las autoridades sanitarias como las gubernamentales están haciendo una llamada masiva al confinamiento general del país con el fin de parar la actividad habitual frenética que se vive en pueblos y ciudades y conseguir así frenar la curva de expansión del COVID-19.

Sin embargo, para muchas familias, la imposición de no salir de casa si no es imprescindible ha sembrado también el pánico y ya han sido muchos los que han acudido al supermercado para hacer compras desproporcionadas, aun sabiendo que la Asociación Nacional de Grandes Superficies sigue garantizando día a día el suministro y abastecimiento de alimentos y de productos básicos.

 

La compra compulsiva nos lleva a comprar más productos procesados y menos frescos

 

¿Sirve de algo? Probablemente no. En primer lugar, porque al concentrarnos en el supermercado propiciamos un espacio aglomerado y óptimo para la propagación del virus. En segundo lugar, porque contribuimos a generar más sensación de alarma social y de falta de alimentos y de productos básicos, lo que provoca que más gente siga el mismo comportamiento y que se agoten temporalmente algunos productos básicos que, tal vez, alguien más necesitado que nosotros ya no pueda adquirir. Además, comprar compulsivamente es una de las grandes causas del despilfarro alimentario, ya que tendemos a hacerlo sin tener en cuenta qué alimentos tenemos en la nevera y en nuestra despensa, y también propicia que compremos más productos procesados y menos frescos.

 

Cómo organizar nuestra despensa en cuarentena

Ya sabes que somos grandes seguidores de los métodos de Marie Kondo, tanto por su eficacia demostrada como por la sensación de serenidad y armonía que su disciplina consigue aportarnos cuando la ponemos en práctica. Así que, vamos a ver cómo puede ayudarnos su método en la gestión y organización de la despensa familiar de estos días con los cinco pasos que nos propone Sara Etxebeste, consultora certificada del método de Marie Kondo en España.

Como siempre, recuerda: ¡sentido común, serenidad y conciencia!

Haz inventario
1/5

Haz inventario

Abre la nevera y tu despensa y saca todos los productos que tengas almacenados. “Lo que tengamos guardado en el congelador se puede quedar donde está, simplemente se realizará un inventario. Se trata de ser consciente y tener una visión global de toda la comida y productos que tenemos en casa”, explica Etxebeste.

Haz selección de productos y descarta los que estén caducados
2/5

Haz selección de productos y descarta los que estén caducados

Seguro que te sorprendes de la cantidad de productos que tienes en casa y que ya han superado con creces su fecha de caducidad. Sepáralos y tíralos en los contenedores de reciclaje correspondientes (si son envases de cristal, ábrelos y vacía su contenido en la basura marrón antes de tirar el envase de cristal al contenedor verde, y la tapa al contenedor azul).

Agrupa y ordena los productos en sus respectivos espacios
3/5

Agrupa y ordena los productos en sus respectivos espacios

Según la experta, conviene que agrupemos los alimentos por grupos de productos y que los almacenemos debidamente. ¿Cuántos paquetes o botes de cereales tienes? ¿Y de legumbres? ¿Cuánta verdura, fruta u otros productos frescos tienes en el frigorífico?

La consultora de Marie Kondo propone juntar los productos parecidos entre ellos, por ejemplo: “los cereales y legumbres cerca, las conservas en otra balda o caja aparte, los líquidos en otra sección, las semillas y especies pueden ir juntos. Lo mismo en el frigorífico, donde en cada balda se podrán colocar los productos según su similitud o categoría”. Según Etxebeste, “un espacio ordenado en el que las encimeras estén despejadas y limpias invita a cocinar, e incluso, despierta la capacidad creadora que tenemos todas las personas”.

Realiza una planificación del menú semanal
4/5

Realiza una planificación del menú semanal

Partiendo de todos los alimentos de los que ya dispones en casa, es el momento de idear el menú semanal para toda la familia, poniendo imaginación en la combinatoria de alimentos y teniendo en cuenta el equilibrio nutricional de cada comida.

Recuerda que conviene que con cada comida nos aseguremos un aporte de proteína de calidad, verduras frescas o congeladas y grasas saludables. A partir de ahí, intenta ser creativo y asegura un menú variado.

Haz la lista exacta de productos y cantidades
5/5

Haz la lista exacta de productos y cantidades

Si con la planificación del menú semanal te has dado cuenta de que te faltan algunos de los alimentos básicos con los que realizar alguna de las comidas, es el momento de ir de compras. Precisamente, haber elaborado el menú previo para toda la semana te permitirá salir una única vez de casa para ir a comprar y conseguir así respetar al máximo las recomendaciones de cuarentena y hacer una compra muy productiva y ajustada sin espacio para el despilfarro.

“Al fin y al cabo, se trata sencillamente de mantener la calma, utilizar el sentido común y respetar las necesidades propias y de las personas que están a nuestro alrededor”, explica Sara Etxebeste.