Trabajar desde casa. La mañana por delante, el tiempo a tu disposición y la necesidad de encontrar un espacio en el que puedas inspirarte. Con calma. Sin los teclados de una oficina resonando. Aún así, inevitablemente, trabajar implica siempre un cierto compromiso. En este caso, más que 'Una habitación propia', se necesita un espacio amplio en el que puedas concentrarte y, los muebles y el diseño de interiores son una parte fundamental a la hora de crear tu propia oficina. No se necesitan vistas increíbles. Aunque sí, cierta iluminación. Sobre todo, si algo debe permanecer es una decoración que, sin excesos, te permita concentrarte, al mismo tiempo que abstraerte del trabajo en algunos momentos. ¿La piedra angular? Un diseño que  produzca bienestar y serenidad.

Montarse una oficina en casa no es ya algo puntual o excluido a un porcentaje mínimo de personas. De hecho, cada vez son más los trabajadores o trabajadores que se dan de alta de autónomos o freelance, en una cultura en la que, el trabajo por cuenta ajena gana adeptos frente a las grandes empresas. Así, liberado de las ataduras de una firma, aunque con el compromiso puesto ahora en tu propio rendimiento, es es el momento de que tomes inspiración con estas seis pautas para crear tu propio despacho o oficina.

 

 

Rincón fuera del dormitorio
1/6

Rincón fuera del dormitorio

Montarte tu propia oficina requiere tiempo. Se trata de seleccionar el espacio que más se acomode a tu gusto. Es importante que no sea una zona de paso, sino una habitación o un rincón apartado del resto de estancias del hogar. Evita colocarlo en tu dormitorio y crea zonas separadas del trabajo para que este no influya en tu descanso.

Próximo a una ventana
2/6

Próximo a una ventana

Si es posible, sitúa tu mesa cerca de una ventana desde la que pueda verse el exterior. Una mejor iluminación ayuda a trabajar mejor, además aprovechas la luz natural. Es también una manera de evadirte del trabajo cuando necesites coger aire.

Incluye plantas
3/6

Incluye plantas

Las plantas y su capacidad para oxigenar el espacio. Incluye diferentes tipos de plantas alrededor de tu zona de trabajo. Puedes probar con pequeños cactus sobre la mesa o otro tipo de vegetación más frondosa que puedes colocar en las estanterías. ¿Lo más importante? Que te ayudan a mantener la concentración y te aportan bienestar.

espcios de almacenaje
4/6

espcios de almacenaje

El trabajo en muchos casos requiere lecturas, archivos, documentación... en definitiva, mucho orden. Tanto es así que, tu oficina, debe incluir estanterías y muebles amplios en los que puedas organizar documentos o cualquier otro tipo de informe. De lo contrario, tener todo desorganizado o encima del escritorio puede distraerte en tus tareas.

Armonía y serenidad en los colores
5/6

Armonía y serenidad en los colores

Como en todo, aquí, en tu oficina, el color también influye. Evita las tonalidades estridentes y déjate llevar por la armonía de tonos cálidos. Coloca un conjunto de muebles del mismo estilo, con tonalidades tenue  o blancas que, más que distraerte, te ayuden a relajarte y entrar en tu rutina de trabajo.

Sillón cómodo
6/6

Sillón cómodo

La comodidad es la base de todo trabajo. Ya que pasarás muchas horas sentada o sentado, busca la silla o sillón que más se adapte a tus necesidades. Existen de muchos tipos, tamaños y texturas; plástico, sintético, cuero... encuentra aquella que esté hecha para ti.