Si el coronavirus ha hecho que tengas que pasar las vacaciones en casa, cambia el chip e intenta disfrutar de este merecido descanso como si hubieras cogido un avión a tu destino ideal. Para crear ese clima relajado y vacacional, basta con cambiar la decoración interior y convertir el jardín (o la terraza) en un chill out, como si estuvieras en una isla paradisiaca. Adáptalo a los metros disponibles, basta con un coqueto rincón, llénalo de cojines, apuesta por una iluminación suave y cálida, en la que no falten las velas, rodéate de adornos que te hacen feliz, pon asientos confortables, donde puedas recostarte o tumbarte y hazte un cóctel en tu mejor copa. No será el Caribe, pero, en ocasiones, podrá parecerlo. 

Crea ambiente
1/9

Crea ambiente

Un chill out es el espacio ideal para largas sobremesas o reuniones con amigos que terminan con conversaciones o bailes con una buena canción de fondo. Debe ser acogedor e íntimo, pero sin necesidad de estar a oscuras, contar con cierta libertad, donde la etiqueta social se relaje un poco, y recrear un tipo de decoración, según el estilo que quieras imprimir: boho, oriental, exótico… Foto: Focus

A cubierto
2/9

A cubierto

Debe tener un toldo, para que durante el día te proteja del sol y durante la noche, haga lo mismo con el viento. En función del ambiente que quieras recrear, elige el material y el diseño. Los de fibras vegetales son ideales para atmósferas boho, mientras que los de vela de lona, encajan mejor en ambientes exóticos. Foto: La Redoute Interieurs

Bien orientado
3/9

Bien orientado

Si todavía no has decidido dónde ubicarlo, procura elegir un lugar protegido, evitando siempre que sea posible el norte y el sur, ya que te expones a temperaturas más extremas. Foto: Stadshem

Bien acompañado
4/9

Bien acompañado

Y no nos referimos solo a la compañía sino a los adornos y elementos decorativos que te ayudan a crear ambiente. Velas, cojines, farolillos o mantitas te ayudarán a hacer más agradable, confortable y relajante tu rincón chill out. La iluminación también es importante, debe ser cálida y no deslumbrar.  Foto: Lights4fun

Di sí a las alfombras
5/9

Di sí a las alfombras

Son los mejores complementos para aportar calidez y hacer la pisada más mullida y cómoda, incluso al aire libre. Puedes delimitar visualmente la zona con una sola alfombra o combinar varias, creando un conjunto evocador, con cierto aire marroquí. Las vinílicas resisten todo. Foto: House Doctor

Cuestión de colores
6/9

Cuestión de colores

Con el blanco y los tonos claros siempre acertarás, pero no son los únicos que ayudan a crear ambiente de chill out. En función del entorno que te rodea, juega con los tonos del mar, de las montañas o de un prado infinito. Lo importante es que transmitan calma. Foto: Farrow & Ball

Con vistas
7/9

Con vistas

Preferiblemente a la piscina o a un rincón lleno de vegetación, que te ayude a crear el ambiente ideal para relajarte. Pero los rascacielos de la ciudad o el mar tampoco son malos escenarios. Foto: Maisons du Monde

Mobiliario básico
8/9

Mobiliario básico

Todo rincón con alma de chill out necesita sofás, preferiblemente con el respaldo no muy alto y con mullidos y cómodos asientos. También puedes incluir un puff, un par de sillones, una tumbona o recurrir simplemente a varios cojines de suelo, XL. Si no tienes metros suficiente, no pongas mesa u opta por un diseño doble función, de mesita y asiento, por ejemplo. Por supuesto, no hay rincón de chill out sin colchonetas en el suelo llenas de cojines. Pueden hacer las veces de sofá o de cama al aire libre. Procura elegir, telas apetecibles y aptas para exterior. Foto: Raj Tent

Con plantas
9/9

Con plantas

¿Te imaginas un paraíso sin plantas ni flores? ¡Imposible! Opta por especies exóticas, altas, que diseñen refrescantes muros vegetales y que proporcionen cierta intimidad de las otras zonas. Otra buena idea son las aromáticas y las macetas con flores. Foto: Talking Tables