Una buena limpieza y un correcto mantenimiento son la mejor manera de hacer más higiénico y seguro tu pavimento, al mismo tiempo que le quitas años. Antes de entrar en materia, es preciso que sigas unas pautas generales que te ayudarán a que se ensucie menos. Evidentemente, dejar los tacones de aguja en el zapatero de la entrada es el primer paso.

  • Dado que el 80% de la suciedad procede del exterior, coloca un felpudo fuera de casa y otro dentro para que el polvo y el barro no traspasen la entrada. 
  • Pon almohadillas protectoras debajo de los muebles pesados y las patas de las sillas, que eviten arañazos y surcos indeseados.
  • Recorta las uñas de tu mascota: pueden hacer rayones profundos. 
  • Aspira a diario, ya que la arena y los restos, pueden actuar como lijas y arañar la superficie. Para eliminar bien el polvo entre las baldosas o las lamas, succiona a velocidad máxima. Si prefieres la escoba, recuerda que debes barrer en zigzag o en S, para que sea realmente efectivo. 
  • Si toca limpieza general de una estancia, recuerda que  el orden correcto es primero el suelo y luego los muebles. Nunca al revés. 
  • A pesar de tus buenas intenciones, no abras puertas y ventanas para que seque, ya que el polvo se fijará en lo mojado y el trabajo anterior, no habrá valido para nada.
Suelos de madera
1/8

Suelos de madera

Cada parquet, este es de Listone Giordano, es único y necesita un tipo de cuidado según su acabado. Lo que nunca debes hacer es usar productos químicos, dar cera habitualmente o seguir creyendo que un chorrito de vinagre hace milagros, cuando produce justo el efecto contrario. Friégalos siempre con la fregona muy escurrida y olvídate de la limpieza a vapor. Es importante, además, que vigiles de cerca a sus dos grandes enemigos: los cambios drásticos de temperatura y la humedad. Así, si hay demasiada humedad (el nivel ideal está entre el 40 y el 60%) se ahuecará, mientras que si las condiciones resultan extremadamente secas, pueden aparecer separaciones y grietas. Un humidificador ayudará a estabilizarlo, al igual que ciertas plantas de interior que liberen oxígeno, humedezcan y purifiquen el aire. No olvides que los suelos de madera poseen una gran ventaja frente al resto de pavimentos: se pueden renovar, alargando su vida varios años. Prueba a quitar los arañazos con un rotulador especial y, cuando llegue el momento, avisa a un profesional para que lo renueve. ¡Parecerá que estás de estreno!

Pavimentos vinílicos
2/8

Pavimentos vinílicos

Fáciles y sencillos de mantener, la vida útil de los pavimentos vinílicos, como este de Tarkett, es larga y próspera. Salvo en el caso de los colores claros que deberá ser más frecuente, límpialos una vez a la semana con una mopa, agua tibia y detergente neutro. No lo encharques ni lo mojes demasiado. Y, como siempre, elimina las manchas al instante con un trapo de nylon. Limpia desde el exterior de la mancha hacia dentro, enjuaga y aclara con agua fría. Las de tomate o tinta se pueden eliminar aplicando alcohol diluido, sin restregar, y enjuagando con agua tras varios minutos.

 

Laminados
3/8

Laminados

A diferencia del parquet, los laminados no pueden renovarse, pero eso no significa que pierdan fuerza por el camino. En todos, pero especialmente en este tipo de pavimentos, no dejes que las manchas se asienten y evita cualquier accesorio de limpieza que pueda rayarlos. No los friegues a menudo, basta con una vez cada dos meses. Usa una mopa o una fregona de microfibra, bien escurrida y un producto específico. Si quieres hacer tu propio limpiador casero, bastará con una cucharada de lavavajillas y agua caliente. Para acabar con esa película de suciedad o cera, que no se quita con nada, pon una taza de vinagre blanco al agua caliente del cubo. Hay algunas marcas, como Quick-Step, que cuentan con un kit reparador, para daños leves. 

Mármol
4/8

Mármol

Los suelos de mármol son eternos, como este Crema Marfil Coto de Levantina, siempre que los cuides con esmero y no dejes que pierdan su fuerza. Además de aspirarlos bien, es preciso fregarlos con agua caliente y un limpiador neutro. En el cuarto de baño y la cocina, deberás añadir al fregasuelos unas gotas de amoniaco, para quitar bien la grasa y suciedad incrustada, y secar bien. Para las manchas difíciles, usa un limpiador específico según el acabado de la piedra o hazlo tú misma, mezclando agua oxigenada y agua y dejándolo actuar unos minutos. Haz una prueba en una zona que no se vea, si no quieres tener sustos. 

Cerámicos
5/8

Cerámicos

Ante todo, no utilices productos con siliconas y ceras, ya que, con el paso del tiempo, pueden dejar una capa que altere el aspecto superficial de la cerámica. Aunque la fregona es más cómoda, con un trapo de algodón limpiarás más en profundidad las baldosas. Recuerda que el  vinagre blanco es un buen desinfectante natural, siempre que lo mezcles con agua, el bicarbonato, un potente desengrasante y el limpiacristales, un sorprendente abrillantador. Para manchas de café o vino, usa un detergente alcalino líquido o en polvo, mientras que para las de sangre, agua oxigenada. No olvides siempre, enjuagar solo con agua. Ambiente de Gala. 

Corcho
6/8

Corcho

La limpieza y el mantenimiento regulares son esenciales para mantener una vida larga y un buen aspecto de tus suelos de corcho (este de Colour Flooring). Es importante no mojarlo en exceso y emplear un limpiador neutro o uno líquido específico para parquet. Limpia cualquier mancha o derrame de agua al instante y coloca, en la cocina, alfombras o felpudos delante de los electrodomésticos y el fregadero para protegerlo del tránsito, los derrames de agua, la caída de alimentos, grasa y otros factores que pueden causar su desgaste prematuro. Como se trata de un material natural, puede perder color cuando se expone a la luz solar durante un periodo de tiempo. Para evitarlo, mueve las alfombras y los muebles de manera que se produzca de forma uniforme y juega con las cortinas y las persianas, para minimizar su efecto. Si el ambiente de la habitación es muy seco, coloca un humidificador. Las condiciones recomendadas son 35-65% de humedad y unos 20-22ºC. ¡Cuidado con el suelo radiante!

Pavimentos continuos
7/8

Pavimentos continuos

Mantener en forma los pavimentos continuos de hormigón (microcemento, mortero, cemento decorativo...) y los sintéticos (epoxi, poliuretano...) es sencillo y cómodo. Basta con limpiarlos regularmente con una mopa y productos de PH neutro, entre los que se encuentran desinfectantes para baños, desengrasantes para cocinas y friegasuelos. Para no dañar la capa protectora, evita los estropajos y los limpiadores abrasivos, como la lejía o el amoniaco. Si está instalado en una zona de la casa con mucho tránsito o tiene muchas años encima, es recomendable, cada cierto tiempo, devolverle su brillo con un pulido mediante medios mecánicos con máquina abrillantadora. Ambiente de Cement Design. 

Piedra natural de exterior
8/8

Piedra natural de exterior

Además de barrerla y tenerla libre de hojas, es importante que la friegues con una solución de agua caliente y jabón neutro, aunque evitando mojarla en exceso. Procura emplear siempre un cepillo de cerdas blandas, en lugar de un estropajo abrasivo, humedecerla antes,  frotar con movimientos circulares y aclarar con un trapo. Si usas agua a presión, hazlo a potencia media-baja. Además, si está en la zona de la piscina es conveniente utilizar un barniz (brillante o satinado) que selle los poros y no deje pasar el agua. Ambiente de Gunni & Trentino.