Afortunadamente, cada vez son más las personas que, acorde con su estilo de vida saludable, apuestan por una vivienda sostenible.

Y es que cada vez hay una mayor consciencia social sobre la importancia de cuidar el planeta. En esta línea, también las instituciones y los gobiernos se han propuesto minimizar el impacto global del sector de la construcción. Sin ir más lejos, la actualización del Código Técnico de la Edificación (CTE) obliga a que, a partir de este mes de enero, todas las nuevas edificaciones en Europa sean Edificios de Energía Casi Nula (NZEB).

Arquima, compañía española especializada en construcción pasiva industrializada y comprometida con el medioambiente, presenta el proyecto de la casa más sostenible de Europa, diseñada por su propio equipo y ubicada en Sant Andreu de la Barca, en la provincia de Barcelona. Se trata de la única vivienda del continente europeo con la doble máxima certificación en sostenibilidad y eficiencia energética: la certificación Passivhaus Premium de Passivhaus Institut y 5 hojas VERDE (Green Building Council España).

Al límite de las sensaciones

Se trata de una vivienda totalmente diferente, que lleva al límite las sensaciones. Dentro de la vivienda, el ruido de los coches es imperceptible, no hay corrientes de aire y la temperatura no cambia de una habitación a otra: la temperatura interior es constante entre 22 y 24 grados, y siempre se encuentra totalmente en silencio, sin percibir ningún ruido del exterior.

En cifras, la demanda energética de esta vivienda en calefacción y refrigeración es de 10kWh por metro cuadrado, “lo que se traduce en un ahorro energético de más del 90% respecto a viviendas construidas según el Código Técnico de Edificación de 2006 y entorno al 50% con la actualización del CTE que ha entrado en vigor este 1 de enero”, asegura José Antonio González, fundador y CEO de Arquima.

Certificaciones en sostenibilidad y eficiencia

Y es que este innovador edificio pretende ser un referente desde el punto de vista de la eficiencia energética y la sostenibilidad, desde su fase inicial de concepción hasta su ejecución. Gracias a ello, la vivienda ha obtenido la certificación Passivhaus, esta vez en la categoría Premium, basada en cinco criterios: excelente aislamiento térmico, ventanas y puertas de altas prestaciones, ausencia de puentes térmicos, hermeticidad al aire y ventilación mecánica de doble flujo con recuperación de calor.

De la misma manera, el proyecto ha logrado la máxima calificación VERDE del Green Building Council España, que mide el nivel de sostenibilidad de un proyecto teniendo en cuenta la ubicación del edificio, la calidad ambiental interior, la gestión de los recursos, la integración social y su calidad técnica.

Estructura y exteriores
1/5

Estructura y exteriores

Para la fabricación de la estructura de la vivienda se utilizó abeto de clase resistente C24 con una humedad inferior al 15%. En cuanto a las fachadas y exteriores, la madera Douglas sin albura es la protagonista, ofreciendo una durabilidad totalmente natural sin necesidad de mantenimiento. La fachada, además, está pintada en color gris con un efecto de madera envejecida, disimulando los signos del paso del tiempo.

Decoración
2/5

Decoración

La vivienda tiene una decoración acorde con su estilo arquitectónico y constructivo, usando en sus estancias el color blanco en las paredes y el suelo de madera natural con mobiliario en tonos muy claros como el blanco o el color beige, logrando un ambiente totalmente natural.

Cocina
3/5

Cocina

En cuanto a la cocina, que comparte un espacio diáfano con el salón y comedor, esta goza de un estilo totalmente funcional con una isla central que actúa como protagonista. Los electrodomésticos, integrados en los muebles, son testimonio de la sencillez y la calidez de la estancia, lograda gracias al uso de elementos de madera natural.

Dormitorio principal
4/5

Dormitorio principal

La decoración del dormitorio principal, que cuenta con un baño y vestidor integrados, también es fiel al espíritu de la casa. Sus tonos calmados y su gran funcionalidad y practicidad aportan a esta estancia la sensación ideal para descansar.

Además, y como en el resto de la vivienda, las instalaciones del dormitorio se controlan mediante un sistema domótico que controla la ventilación mecánica de doble flujo con recuperación de color, la distribución de la iluminación controlable, el agua caliente sanitaria generada con un equipo de aerotermia y la climatización mediante suelo radiante e instalación de placas solares fotovoltaicas.

Exigencias energéticas
5/5

Exigencias energéticas

Para la construcción de la vivienda, Arquima también ha tenido en cuenta detalles como la instalación de griferías que cumpliesen con la normativa del caudal de agua, ya que la certificación VERDE exige unos valores muy reducidos.

Además, la vivienda cuenta con un cargador de coche eléctrico para aprovechar la energía fotovoltaica de la vivienda, haciendo que la energía usada para la carga del vehículo sea renovable al 100%.