¿Te encanta el resultado de la decoración con cuadros y láminas, pero no sabes ni por dónde empezar? Antes de empezar a perforar las paredes de casa sin ton ni son, respeta esta regla esencial: no te precipites y tómate tu tiempo para llegar a un concepto bien pensado.

Antes que nada, es muy importante elegir diseños que combinen bien no solamente entre ellos sino también con el resto de decoración y mobiliario con el que van a convivir. Para conseguirlo, debes tratar de seguir un hilo común, seleccionando cuidadosamente las ilustraciones o pinturas que formarán parte de tu pared, con el objetivo de mantener una cierta coherencia visual y un resultado armónico. El elemento de unión puede ser, por ejemplo, un color común que aparezca, en pequeños toques, en todos los motivos o un estilo común.

Si, además, quieres conseguir un efecto especialmente original, puedes utilizar diferentes materiales de impresión y tamaños. En ese sentido, puedes tener en cuenta formatos como los posters enmarcados con otros materiales como pueden ser el lienzo, la madera, el aluminio o el metacrilato. La selección de uno de estos dará a tu pared un toque muy personal.

 

¿Dónde colgarlos?

Otro paso importante a la hora de crear el mural de cuadros es la elección de la pared que será decorada con la composición: una pared sin ventanas, blanca o de un color neutro y evitar que las paredes cercanas tengan una decoración excesiva.

Antes de comenzar a colgar las láminas y cuadros, puedes colocarlos primero en el suelo para realizar diferentes combinaciones y encontrar de esta forma la más adecuada. O bien, otra posibilidad que existe antes de perforar, es marcar la ubicación del cuadro en la pared con cinta adhesiva. Así te harás una mejor idea del resultado final.

 

¿Cómo crear un mural de cuadros?

Hay muchos ejemplos de cómo crear un mural de cuadros. Te presentamos las tres más populares:

Disposición alineada

La más simple: disposición alineada. Se trata de alinear los cuadros desde abajo o desde arriba. Para ello usa un nivelador y coloca los motivos en una línea imaginaria, que puedes trazar con un lápiz. Asegúrate de que el espacio entre cada cuadro es siempre es mismo.

Disposición triangular

La más geométrica: disposición triangular. Dibuja con cinta adhesiva un triángulo y coloca los cuadros dentro del mismo.

También puedes utilizar una forma cuadrada, rectangular e incluso circular.

Libertad absoluta

La más original: libertad absoluta. Es la favorita de los seguidores del caos.

Solo tienes que colocar las láminas según te diga tu creatividad. Lo único que tienes que tener algo en cuenta: cuanto más grandes sean los cuadros más amplio debe ser el espacio entre ellos.

No importa el diseño que elijas, pero ten en cuenta que es más fácil colocar primero los cuadros más grandes y luego los más pequeños. Recuerda también que los tamaños grandes son los primeros en llamar la atención. Así que usa tu imaginación y, sobre todo, ¡atrévete a pensar en grande!

 

¿Y los motivos?

Ahora que ya te has decidido a dar el paso y decorar tus paredes, solo tienes que decidirte por los motivos. Posterlounge, tienda online especializada en decoración de paredes, te ofrece un universo impresionante de diseños para todos los estilos y gustos ya que su objetivo es democratizar el arte en todos los interiores.

 

Una amplia variedad de estilos

Tipografías, ilustraciones o fotos modernas forman parte del extenso portafolio de Posterlounge. Clasificados por estilo y tema, las láminas escandinavas y minimalistas se exhiben junto con reproducciones de pinturas de grandes pintores y obras modernas de jóvenes talentos.

Posterlounge enriquece regularmente su banco de imágenes mediante una rigurosa selección de nuevos artistas y trabajando con famosas agencias de imágenes como National Geographic, Bridgeman Art y Everett Collection. 

 

Producto personalizado

Para cada motivo, puedes seleccionar el tamaño, el material de impresión y elegir si deseas un marco. Los posters impresos en papel fotográfico y las reproducciones en lienzo atraen a los más clásicos, mientras que las reproducciones en aluminio, PVC, metacrilato o madera son para los más atrevidos.