Subestimado, ninguneado, incluso, considerado como un espacio menor, el recibidor tiene mucho que aportar y que decir en la decoración de interiores y en la rutina familiar. Es la primera impresión que tienen tus visitas al abrir la puerta y la frontera entre la calle y tu hogar, donde, además de dejar el abrigo, el bolso y los zapatos, aparcas el estrés del día. Por eso, no solo debe ser bonito, sino también muy práctico, adaptándose a tu estilo de vida: niños, escasez de armarios, costumbre de descalzarse… Para que sea capaz de proporcionarte la mejor bienvenida, aquella que te dice que estás en casa, es preciso equiparlo (y decorarlo) adecuadamente.

Entre el equipamiento mínimo que debe tener, se encuentra un zapatero y un perchero. Después, puedes ir añadiendo elementos (un paragüero, un armario, una consola, una silla…), según los metros disponibles y tus necesidades. Sin olvidar, el toque deco con jarrones con flores, un cuadro, un vaciabolsillos o un espejo. Estos 10 recibidores pueden darte alguna pista.

Espíritu familiar
1/9

Espíritu familiar

Con este recibidor de Ikea, tus hijos no tendrán excusa para no colgar el abrigo, dejar las deportivas bien colocadas e, incluso, el balón y la mochila en su sitio. Cuenta con un banco para descalzarse, un perchero colocado a su altura, un felpudo donde limpiarse el barro y la suciedad, un zapatero y un armario. ¡Completo y funcional!

Consola con balda
2/9

Consola con balda

Las consolas son un clásico de los recibidores. Las hay sencillas o ‘full equipe’, de disntintos estilos decorativos y en versiones XL o XS. Esta consola con zapatero en su balda inferior es una propuesta ‘todoterreno’ llena de encanto. Foto: Garden Trading

Con perchero
3/9

Con perchero

Es un básico en la decoración de recibidores y dada la variedad de diseños, es difícil no encontrar el que mejor se adapte a tu entrada. De suelo o de pared, como este de Gubi, hay variedades para todos los gustos, necesidades y tamaños de vestíbulo. 

Cálido y acogedor
4/9

Cálido y acogedor

Las alfombras, esta de Lorena Canals, tienen la capacidad de hacer más cálidos los espacios con su presencia. Y en el recibidor no podía ser menos. Eso sí, es imprescindible colocar un felpudo en la puerta, para dejar fuera el polvo, el barro y la suciedad. Copia la idea de colocar una silla: es muy práctica para descalzarse cómodamente

Un mueble alto
5/9

Un mueble alto

Esta solución a medio camino entre un armario y un aparador resulta tremendamente práctica, gracias a su capacidad interior y a la superficie extra que te brinda la parte superior para colocar una bandeja vaciabolsillos, por ejemplo. Foto: Superfront

Un aparador
6/9

Un aparador

Frente a las consolas, un mueble aparador ofrece capacidad de almacenaje para guardar y ‘ocultar’ el bolso, el pañuelo o el gorro. También es un buen sitio, para dejar el correo hasta el momento en el que puedas chequearlo. Como son más pesados visualmente, elígelos en colores claros y acabados ligeros. Foto: La Redoute Interieurs

Una solución ‘todo en uno’
7/9

Una solución ‘todo en uno’

Con módulos abiertos, armarios de distintas medidas, baldas, colgadores y espejo, esta solución de Leroy Merlin pondrá orden y limpieza visual a tu vestíbulo. Ideal en recibidores sin problema de metros.

Con banco y perchero
8/9

Con banco y perchero

Este recibidor XS demuestra que, en ocasiones, más vale imaginación que metros cuadrados porque esta mini entrada tiene todo para darte la bienvenida: un felpudo interior, un banco para descalzarse, un espejo y un perchero de pared. Foto: Entrance

Un armario empotrado
9/9

Un armario empotrado

La falta de espacio para guardar es uno de los retos a los que se enfrentan las casas actuales. Por eso, contar con un armario en la entrada es una buena idea para, además de dejar la ropa de abrigo y los zapatos que usas a diario, puedas tener sitio para bolsos, chaquetas y usarlo, incluso, como zapatero familiar. El perchero de pie completa el conjunto.