Hoy en día, con la cantidad de distracciones que hay (sobre todo nos referimos a Instagram y WhatsApp) las noticias que anuncian el bajo rendimiento de los estudiantes actualmente, así como la poca capacidad de concentración que tienen, salen con más frecuencia de lo que nos gustaría realmente. 

Para ofrecerle un suspiro de alivio a todos los padres, como expertos en decoración nos atrevemos a decir que, la decoración, a través de sus colores, formas y estilo, es capaz de influir directamente sobre nuestro estado de ánimo, y también en la capacidad de concentración. Por eso siempre insistimos en tener una casa en orden, en hacer las reformas acorde a nuestro estilo de vida y en escoger bien los colores (y qué colores mejor no utilizar). 

En la galería que encontrarás a continuación te damos nuestros mejores consejos para crear una habitación de estudio para tus hijos y que rindan al máximo en ellas cuando se pongan manos a la obra con la preparación de exámenes, trabajos y lecturas que requieren toda su concentración. Un pequeño adelanto de varios trucos infalibles: opta por los colores acertados (aquellos que aportan serenidad), sé austero en la decoración y procura que el espacio sea confortable (una silla cómoda, un escritorio espacioso, la luz correcta y suficiente...). 

 

 

 

Paredes en tonos neutros y suaves
1/10

Paredes en tonos neutros y suaves

Estos tonos ayudan a mantener la concentración, a crear un ambiente relajado y sereno, y aportan más luminosidad a la estancia, lo que resulta imprescindible para un buen estudio.

Gris: un color para estudiar
2/10

Gris: un color para estudiar

El gris, en sus diferentes tonos, es un color que aporta serenidad y calma a cualquier estancia. Si te aburre el blanco, optar por este color en la habitación de estudio es muy buena idea y es, además, ¡un color que no pasa de moda!

Procura que el escritorio sea espacioso
3/10

Procura que el escritorio sea espacioso

Lo de subrayar, hacer resúmenes, escribir a mano y leer sobre el papel impreso no es del siglo pasado, no. Todavía hay quien prefiere esta forma de estudiar y para ello lo importante es tener espacio suficiente en la mesa.

Con panel organizador
4/10

Con panel organizador

Ya sea en forma de calendario, pizarra, corcho, panel organizador DIY... Organizarse es imprescindible a la hora de estudiar, por eso, creemos que es importante tener un panel organizador cerca del escritorio para saber cuándo son los exámenes, qué día se debe entregar ese trabajo en grupo, cuándo acaba el curso, etcétera. 

Objetos deco sí, pero ordenados
5/10

Objetos deco sí, pero ordenados

Si tu adolescente no quiere renunciar a sus objetos de decoración de ninguna forma, permítele que los coloque donde quiera pero siempre, siempre, en orden y sin que interfiera demasiado en el espacio útil del escritorio. 

Fotos y recuerdos a la espalda
6/10

Fotos y recuerdos a la espalda

Literal. A los adolescentes les encanta decorar con mosaicos y fotos y más fotos de sus vivencias más divertidas pero, si no se colocan lejos del escritorio la distracción está asegurada. Así que, las fotos, siempre detrás.

Luz y pantalla, siempre en perpendicular
7/10

Luz y pantalla, siempre en perpendicular

La luz solar debe ir (siempre) en perpendicular a las pantallas y no debe colocarse nunca un ordenador de espaldas a la ventana. También es ideal que esté lo más lejos posible de la ventana. Todas estas recomendaciones sirven para evitar el deslumbramiento del estudiante, que provocaría la dificultad de concentración.

Una silla de escritorio cómoda
8/10

Una silla de escritorio cómoda

Es imprescindible para evitar dañar la espalda y para mantener la concentración. Si es ergonómica, aún mejor.

Archivar y ordenar
9/10

Archivar y ordenar

Los archivadores no son ninguna tontería pasada de moda... Siempre hay folios, resúmenes, hojas en blanco que necesitarás, exámenes ya realizados, y un largo etcétera que conviene archivar correctamente para no interrumpir el estudio demasiado rato cada vez que el estudiante busca algo.

Habitación de estudio para dos
10/10

Habitación de estudio para dos

Los hermanos pueden estudiar juntos, por supuesto que sí, pero cada uno en un lado y, para evitar distracciones y ganar concentración conviene delimitar el espacio de cada uno con ayuda de una cajonera.