Seguro que no veías el momento de comenzar a pasar horas en el jardín o la terraza. Con la llegada de la primavera, las temperaturas empiezan a subir, las horas de sol han aumentado animándonos más a disfrutar del exterior: cenas o comidas en el jardín, un rato leyendo tranquilamente bajo el sol en la terraza… Nuestros hábitos cambian, por eso, es el momento ideal para recuperar esa zona del hogar olvidada los últimos meses.

Darle un aspecto espectacular no es tan complicado como puede parecer, ni es necesario hacer grandes cambios, con tan solo unas ideas tu jardín puede dejar de ser el lugar de deshago invernal para lucir como un enclave ideal donde pasar horas con amigos y familia compartiendo no solo cenas o comidas, sino dándole vida y creando momentos en un marco perfecto.

Peoople CTA

A continuación, te dejamos una checklist con los puntos imprescindibles a tener en cuenta para poder disfrutar del espacio exterior y convertirlo en un lugar alegre, con vida y fácil de cuidar. 

Cuida la iluminación
1/6

Cuida la iluminación

Algo tan básico como tener la luz adecuada puede hacer que nuestro rincón parezca totalmente otro. Cuando creamos un espacio exterior donde descansar o compartir una cena con familia o amigos debemos considerar que la luz natural no siempre va a acompañarnos. Por ello, contar con la iluminación adecuada en cada momento se hace todo un reto.

Más tenue dando ese halo romántico o mágico a tus cenas o veladas en compañía o pequeñas celebraciones con algunos destellos de luz. Para ella la opción más solicitada es la colocación de guirnaldas de bombillas ya sea con iluminación neutra o bombillas de diferentes colores. Dentro de la iluminación más sutil también podemos encontrar pequeños farolillos o lámparas portátiles sin cables que puedes mover y colocar donde necesites la luz en cada momento.

Si por otro lado lo que prefieres es una iluminación más potente o progresiva, para establecer de manera fija, necesitas una serie de lámparas de pequeñas dimensiones perfectas para instalar directamente en la pared, con una luz suave que pueden estar encendidas durante horas por su bajo consumo energético.

Lámpara de techo Bungalow de mimbre trenzado, de Maisons du Monde. Guirnalda Solar modelo Aurora, de Leroy Merlín. Luminaria LED portátil 5W de Beneito Faure. Lámpara portátil Dianela, de Kave Home. Luminaria portátil Fuji, de Faro Barcelona.

Bajo techo
2/6

Bajo techo

Si, por el contrario, pensamos en pasar largas jornadas disfrutando al aire libre de sobremesas interminables con familia o amigos o de tardes en la piscina necesitaremos protegernos. Un toldo o pérgola es vital en cualquier zona exterior. En días soleados el exceso de claridad puede ser molesto llegando incluso causarnos daños en la piel. Colocar algún tipo de elemento protector puede llegar a reducir hasta en 10ºC la temperatura ambiente y favoreciendo el ahorro en consumo de aire acondicionado hasta un 80%.

Escoger el tipo de tela es importante. Desde lonas de poliéster a telas más novedosas como las microperforadas -que filtran la gran parte de os rayos UV y aportan una sensación de mayor ventilación-. Es importante asegurar que los tejidos sean resistentes a los rayos ultravioletas.

Si dispones de poco espacio, como en terrazas o balcones, la mejor opción es un toldo que te permita poner toda la zona exterior a la sombra, sin perder las vistas. Si tu zona exterior es mayor, un patio o jardín, aprovecha este espacio extra para fijar un toldo vela, para crear espacios más atrevidos, o una pérgola fija. Actualmente existen bioclimáticas, con capacidad de regular el microclima del espacio acotado y dotándolo de una ventilación natural, perfecto para disfrutar todos los días del año.

Vela de exterior triangular, de Leroy Merlín. Sombrilla colgante inclinable SEGLARÖ, de IKEA. Toldo fijo Calima, de Leroy Merlín. Pérgola techo fijo, de Abrisud.

Esenciales
3/6

Esenciales

Sin duda el plato fuerte de cualquier zona exterior que se preste es el lounge o espacio de reunión donde prima la comodidad. Sin embargo, la decoración de jardines, terrazas o cualquier espacio de exterior, necesita una atención extra. La calidad de los materiales es importante ya que deben resistir los cambios de temperatura, humedad, lluvias, sol… Residencia y durabilidad se hacen tan importantes como el confort o el diseño.

A la hora de seleccionar el mobiliario podemos optar por muebles de hierro y acero con detalles en cristal, que den un toque más moderno y actual a nuestro rincón exterior. Otro acierto es apostar por muebles que combinan una estructura de aluminio con fibras naturales y cristal o cerámica, apostando por un estilo más natural y atrevido. Y, como no, la opción más clásica, sillas y mesas en madera y combinadas con materiales naturales como las fibras o el ratán, aportando sencillez y relajación a este espacio.

Set Xaloc, de Möwee. Colección de jardín Tobago, de El Corte Inglés. Set lounge modular de exterior Acton, de Westwing Collection. Conjunto Venetle, de Habitat.

Momento de relax
4/6

Momento de relax

Al igual que sucede en el apartado anterior, es importante tener en cuenta la resistencia y durabilidad del mobiliario de descanso. Un oasis de tranquilidad que completarás con sofás, butacas, tumbonas o pufs en diferentes texturas y materiales. Además de estructuras de aluminio o madera, en estos elementos cobra importancia el acolchado ya que buscamos que la comodidad se combine con materiales resistentes.

Así los acabados en fibras y el resistente aluminio se complementan con cojines de diferentes acolchados y de agradable tacto donde prima la confortabilidad. Además de las hamacas y pufs de siempre apostamos por innovadoras sillas colgantes o chaise lounge que aúnan comodidad y lo último en diseño.

Hamaca Dedon, de Kida. Trampoline Love Bed by Patricia Urquiola, de Cassina. Traveler Outdoor, de Roche Bobois. Cama India de cuerda y mango, de La Redoute.

Cuida los textiles
5/6

Cuida los textiles

Con la llegada de la nueva estación y el buen tiempo, trasladamos este optimismo a las zonas de exterior y, para ello, es necesario cuidar hasta el mínimo detalle. Colores vivos y estampados geométricos o tropicales lo inundarán todo.

Texturas fluidas y los tejidos ligeros como el algodón o la viscosa aportarán esta sensación de bienestar y frescura a estos rincones tan expuestos al sol y el calor. Desde los azules más intensos a los tonos cielo, el blanco o los colores turquesa o esmeralda, el amarillo o el coral serán los colores predominantes en los textiles de exteriores.

Puf trenzado de algodón y macramé, de Maisons du Monde. Cojines Timon, de Westwing Collection. Mantel algodón Sirtaki, de La Mallorquina. Colección outdoor Spirit, de KA International. Cortina de lino degradado, de Zara Home.

El toque final
6/6

El toque final

En consonancia con el ambiente natural y estival, completaremos la decoración exterior con elementos frescos y actuales. No podemos crear un espacio donde compartir comidas o cocteles si no contamos con la vajilla o cristalería adecuada. Sin miedo, los estampados más atrevidos se combinarán con colores vivos que aporten alegría a este espacio. Además de materiales como la cerámica o el vidrio, podemos incorporar pequeños elementos en fibras naturales o metal, ya sean manteles individuales, porta velas o elementos decorativos.

Si el suelo de esta zona lo permite, podemos optar también por incluir alguna alfombra de verano que aporte ese toque fresco y acogedor con acabado en yute. Una propuesta más ligera adaptada a los días de verano. 

Cristalería Lido Rosa, de El Corte Inglés. Alfombra de yute Cruz, de Kaymanta. Vajilla colección Greenery, de Gato Preto. Vela Coral, de Cerabella.