La última prueba de ‘Masters de la Reforma’ estuvo protagonizada por unos invitados de lujo: Alaska y Mario Vaquerizo. La popular cantante y su marido se convirtieron en los clientes de nuestros peones, a quienes encargaron el diseño de un comedor basado en un color primario. Además, el jurado retó a los concursantes a integrar un objeto 'kitsch' en su diseño.

Iratxe y José: Un comedor al estilo Channel

Al contrario de la prueba anterior, Iratxe y José volvieron a brillar con su comedor de estilo 'Channel'. Su composición enamoró al jurado, que destacó que les había tocado el color “más complicado de la prueba”. “Quiero un piña 'kitsch' en mi comedor”, aseguró Carolina. La pareja consiguió la mejor valoración del jurado y su comedor será publicado en el próximo número de nuestra revista.

Así quedó el comedor de Jéssica y Paco

Paco y Jéssica: Rectificaron a tiempo

Por su parte, Paco y Jéssica presentaron un diseño con algunos errores. Para Carolina, la pintura no tenía buenos acabados. Además, al jurado no le convenció el uso de tanto dorado, aunque a Mario Vaquerizo le encantó la composición. Pese a todo, el jurado reconoció que habían sabido rectificar tras hacerles notar que se habían alejado del rojo, color primario que les había tocado.

Así quedó el comedor de los 'gemelos'

Albert e Iván: Una estética complicada

La composición de colores de Albert e Iván no convenció tampoco al jurado. “Os habéis lanzado a mezclar tintes y texturas”, aseguró Tomás Alía, que calificó su propuesta de “complicada”. Eso sí, los hermanos acertaron en la colocación del suelo y se organizaron bastante bien. Tampoco gustó la elección del objeto 'kitsch'. “No tiene ningún sentido”, afirmó Pepe Leal.

El comedor de las Nastis fue el peor valorado

Nastis: Problemas de iluminación

Las Nastis no tuvieron la noche. Su trabajo fue el peor valorado, por lo que se convirtieron en las nuevas expulsadas del programa. Según los jueces, su diseño solo tenía un “único acierto: la deconstrucción del espacio”. Además, para el jurado fue imperdonable la total falta de iluminación. “El 80% de la decoración es la iluminación”, sentenció Tomás Alía. Pepe Leal aseguró que “me encanta la elección del mobiliario, pero no funciona”.