Dos estancias separadas que se convierten en cinco gracias al uso de los colores y las texturas. Este es el principal resultado del primer proyecto del nuevo estudio de arquitectura e interiorismo ‘NOJU’ (NOt JUst – “no solo”, en inglés), ‘SV.01’, la reforma de un piso de 60 metros cuadrados ubicado en el histórico barrio de Triana, Sevilla.

Lo que anteriormente era una estructura dividida en una serie de pequeñas habitaciones se transforma, tras la intervención de ‘NOJU’, en una nueva organización diáfana donde los espacios no se definen por particiones físicas, sino por un lenguaje común donde el uso de colores, las texturas y los distintos materiales, como claros protagonistas, identifican y aportan una personalidad propia a cada una de las estancias, convirtiéndolas en espacios totalmente funcionales y con la capacidad de separarlas y “cerrarlas” cuando la intención de uso lo requiere.

Nuevas maneras de relacionarnos

De esta manera, los arquitectos Antonio Mora y Eduardo Tazón, cofundadores del estudio y cuyo estilo se caracteriza por su formato de “código abierto”, cuestionan la tradicional y convencional tipología convencional, optando por estancias espaciosas y flexibles que se adaptan a las nuevas maneras de relacionarnos entre nosotros y con nuestro hogar.

De esta manera, la estrategia de diseño utilizada en esta reforma genera una buscada sensación de continuidad visual y amplitud que, mediante los colores y texturas, define cinco estancias separadas en un apartamento donde realmente solo hay dos espacios físicamente independientes. El uso de esta disposición no solo optimiza al máximo los 60 metros del piso, sino que garantiza una total flexibilidad funcional e incluso la incorporación de otros programas que en un primer momento son imperceptibles.

Habitación de invitados
1/7

Habitación de invitados

El perfecto ejemplo es la habitación extra para invitados que, cuando es necesario, se genera gracias al uso de una cortina azul que la separa del espacio destinado al salón-sala de estar. En esta ocasión, el azul es el color elegido para vestir esta zona dedicada al descanso, de manera que se crea una personalidad propia a cada una de las estancias de la vivienda.

Fotografía: Isa Alberro

Habitación principal
2/7

Habitación principal

En esta estancia, diferentes tonos grisáceos contribuyen a la serenidad y tranquilidad que reclama cualquier dormitorio. De nuevo, las texturas y la iluminación son elementos que suman a esta intencionalidad y que definen una personalidad propia.

Fotografía: Isa Alberro

Cocina
3/7

Cocina

En la cocina, el color protagonista es el verde, y este se combina con electrodomésticos, encimera y lámparas en color negro. Además del color, se juega con las texturas en la zona que envuelve la larga encimera, aportando una sensación de dinamismo y rompiendo con la monotonía que podría generar una estancia monocromática.

Fotografía: Isa Alberro

Comedor funcional
4/7

Comedor funcional

El comedor, con un amarillo claro como color base y situado junto a la cocina, combina, de nuevo, con elementos en negro que generan un contraste cromático: sillas, tazas y utensilios de comida y una lámpara que desciende desde el texto.

A su vez, este espacio es perfecto para utilizar como oficina, siendo partícipe, una vez más, de la multifuncionalidad y flexibilidad de las distintas áreas del piso.

Fotografía: Isa Alberro

Armario vestidor
5/7

Armario vestidor

De nuevo en amarillo, aunque en un tono más chillón, se esconde tras una cortina blanca un armario-vestidor con gran capacidad de almacenaje, de manera que la habitación principal queda totalmente libre y dedicada únicamente al descanso y a la relajación.

Fotografía: Isa Alberro

Baño
6/7

Baño

El color que en el resto de estancias se utiliza para marcar contraste es ahora usado como color principal y de una manera innovadora, pues el color que tradicionalmente se asocia al baño es el blanco. Se combina, a su vez, con una serie de texturas mate y un patrón en la pared que se repite en el resto de estancias y que es característica de este proyecto.

Fotografía: Isa Alberro

Vista global
7/7

Vista global

En definitiva, la intención del estudio de interiorismo mediante esta intervención es mostrar cómo, mediante el uso del color y la textura, se pueden definir y separar distintas atmósferas que logran transformar la percepción del espacio y aportan amplitud, todo ello sin perder su funcionalidad y practicidad.

Fotografía: Isa Alberro