El interiorismo y decoración de este moderno piso ubicado en Williamsburg, Brooklyn (Nueva York) llevan la firma de Antonio Monserrat, un mallorquino afincado en Nueva York que es, además, el propietario del loft.

El propietario se formó como arquitecto entre las ciudades de Londres y Viena, y pasó unos años en el estudio de Zaha Hadid, en Londres, antes de que se mudara a Nueva York para trabajar en una empresa alemana dedicada a la fabricación de soluciones estructurales de vidrio y acero. Hace unos meses, sin embargo, dio el paso de montar un estudio propio, por lo que reparte su tiempo entre Estados Unidos y España.

Elementos estructurales originales

Este es el primer proyecto de renovación de su nuevo estudio, que lleva su propio nombre. Se trata de un loft cuya reforma se realizó durante el confinamiento a causa del coronavirus, ubicado en un edificio construido en el año 1915 que originalmente era una panadería y que hace unos años fue reconvertido en lofts. Como elemento distintivo cabe destacar que el apartamento conserva muchas de las típicas características estructurales de un edificio de principios de siglo XX en la ciudad de Nueva York: vigas y columnas de madera originales, paredes de ladrillo visto y techos muy altos con grandes ventanales.

Prototipos multifuncionales
1/6

Prototipos multifuncionales

Previamente a iniciar el nuevo diseño del apartamento, el interiorista y propietario experimentó algunos conceptos a partir de pequeños objetos a los que podríamos llamar sillas, aunque realmente se asemejan más a prototipos que pueden usarse tanto para sentarse como de mesitas de noche, estantes o soportes para blanca.

Fue precisamente el trabajo y la práctica en estos pequeños objetos los que permitieron a Antonio Montserrat explorar con el diseño, las formas, los materiales y las variaciones de color, todo ello con el objetivo de desarrollar el que sería le lenguaje del apartamento.

Fotografía: Antonio Montserrat

Piezas con personalidad
2/6

Piezas con personalidad

Un proceso que el interiorista describe como “esencial“ para poder tomar decisiones antes de llevar a cabo el diseño del apartamento y el de algunas piezas que conforman el mobiliario como persianas, toalleros, estantos para gatos, armarios a medida, la mesa del comedor y el marco de la cama.

Fotografía: Antonio Montserrat

Maximizar el espacio
3/6

Maximizar el espacio

Como hemos mencionado, el diseño del espacio estaba marcado por los muros y elementos originales de la estructura del espacio, además de algunas de las decisiones tomadas hace unos 10 años al convertir el edificio en apartamentos.

Por ello y con la intención de maximizar el espacio y mantener equilibradas las distintas zonas de almacenamiento y las áreas de la vivienda, se usaron colores diferentes para cada definir cada zona, aunque en realidad el apartamento goza de una distribución bastante diáfana.

Si algo tenía claro el propietario era que no quería usar el color blanco, por lo que las paredes del salón son de un tono melocotón claro que contrasta con el techo de madera oscura.

Fotografía: Antonio Montserrat

Contraste cromático
4/6

Contraste cromático

En este sentido y siguiendo con diferentes tonalidades para los distintos espacios, la zona destinada al dormitorio está pintada de un azul pálido que aporta sensación de tranquilidad a la estancia, mientras que la entrada está pintada de verde oscuro y cuenta con un altillo, generando un espacio comprimido en la entrada a la vez que un contraste de altura al entrar en el espacio principal.

Fotografía: Antonio Montserrat

Calidez y simplicidad
5/6

Calidez y simplicidad

Pese a ser de dimensiones reducidas, el apartamento está reformado de manera que se sienta confortable y espacioso. Además, la madera del techo original aporta calidez, a la vez que aporta un toque rústico al espacio.

Para crear sensación de amplitud y un diseño simple y elegante, las formas geométricas minimalistas y suaves son las encargadas de acentuar esa fina división entre espacios.

Fotografía: Antonio Montserrat

Segunda vida para el mobiliario
6/6

Segunda vida para el mobiliario

Las piezas de mobiliario restantes que no están creadas por el propio interiorista siguen la filosofía de Vivienne Westwood: "compra menos, elige bien y hazlo durar". Es por eso por lo que estas piezas son parte de la colección del propietario y han sido adquiridas a lo largo de su vida, por lo que están viviendo una segunda vida en esta nueva versión del apartamento.

Fotografía: Antonio Montserrat