Las ventanas en forma de media luna son la esencia de esta casa decorada en tonos neutros y madera

Maria Odena se ha encargado de esta reforma en la que se mantiene el espíritu original de la casa, pero modernizándolo

El estilo clásico y los toques naturales son los protagonistas de esta casa de tres plantas rodeada de naturaleza

Las ventanas en forma de media luna son el secreto de esta casa decorada en tonos neutros y madera
Las ventanas en forma de media luna son el secreto de esta casa decorada en tonos neutros y madera
Foto: Pablo Ávila

Los clásicos son clásicos por algún motivo. Igual que en disciplinas como la moda o el arte se alaba a los clásicos, en el interiorismo también. En este caso, el estilo clásico puede referirse a la opulencia de la época clásica, pero sobre todo se refiere a ese tipo de decoración de interiores que nunca pasa de moda, aquella de la que nunca te aburrirás. 

Y en esta casa de Sant Cugat (Barcelona) se puede ver cómo se adapta al estilo moderno actual. La interiorista María Odena, deMARIAodena Studio, se ha encargado del proyecto de reforma de esta casa de estilo clásico, que cuenta con 350 metros cuadrados distribuidos en tres plantas y que está rodeada de árboles y monte. En la reforma, el estudio apostó por "mantener el espíritu inicial, pero modernizándola con materiales actuales y muy nobles". 

En la planta sótano se han situado todos los servicios, incluyendo un gran parking, el lavadero, la despensa, el trastero y la sala de máquinas. Esto ha permitido que las otras dos plantas de la casapuedan aprovechar todo el espacio para la comodidad y el diseño. 

En la planta calle se han establecido las zonas comunes de día y en la primera planta las estancias privadas de noche. Todo con los espacios amplios y luminosos como eje central de unión. En el exterior, un jardín con césped natural y muchos árboles rodea la casa que, por supuesto, cuenta con una piscina en la parte trasera. 

 

Sobre el autor

Inés Martín Tiffon

Periodista

Periodista especializada en cualquier cosa que me haga sonreír. Creo que las palabras suenan mejor de tres en tres, adoro admirar cuadros que he visto mil veces y mi mejor plan es sobre las ruedas de mi camper amarilla.