Casa Mood: una reforma sobria, funcional y moderna en la zona del Eixample

Goko Studio Architects realiza la reforma integral de esta vivienda situada en un edificio barcelonés del siglo XX.

Como resultado, encontramos una casa elegante y serena, donde la madera y los cobres destacan como protagonistas de la propuesta.

Casa Mood una reforma sobria, funcional y moderna en la zona del Eixample
Casa Mood una reforma sobria, funcional y moderna en la zona del Eixample

A pesar del paso del tiempo, todavía hoy podemos encontrar en ciudades como Barcelona los vestigios de unas viviendas pensadas en clave modernista cuando, a principios del siglo XX, los amplios ventanales y los mosaicos marcaban la tendencia a seguir en el diseño de interiores. Sin embargo, en la actualidad, este tipo de viviendas ya no se adecuan a las necesidades de nuestro siglo, que requiere de espacios amplios, luminosos y funcionales. Para conseguir la convergencia entre ambas épocas, las reformas integrales de muchos estudios se centran ahora en conservar parte de los elementos originales y estilísticos de estas casas, pero mejorando la distribución, el acceso o la iluminación que da vida al interior de las residencias.

Un efecto que se da muy a menudo en zonas como el Eixample Barcelonés, donde nos encontramos con viviendas que requieren de una rehabilitación integral para conseguir una casa cómoda y práctica para sus propietarios. Es justo lo que sucede en Casa Mood, un proyecto de reforma integral a cargo de Goko Studio Architects, cuyo objetivo era dar soluciones más modernas a esta vivienda que se encuentra en un edificio de principios del siglo XX.

Un conjunto de espacios que fluyen sin obstáculos funcionales ni visuales, envueltos por la luz del sol.

De hecho, su triturado compartimiento interior, resultado del sistema constructivo y el estilo de vida de principios de siglo, resultaba cada vez menos funcional para la cotidianidad de sus habitantes. Como ocurre en muchas viviendas de estilo, los espacios más usados durante las horas de sol —cocina, comedor diario y estudio— no recibían luz natural. Todos ellos se articulaban en torno a patios interiores, pequeños y oscuros, por lo que los integrantes de casa MOOD, casi no veían la luz del día.

Otro de los puntos a tener en cuenta, era la necesidad de vincular el comedor con el salón de una manera armónica, ya que este último solo entraba en “escena” ante celebraciones puntuales. Además, se necesitaba preparar la casa para la posible necesidad de recibir a un integrante en silla de ruedas. Lo que confiere a esta vivienda un carácter de adaptación total en su estructura.

A fin de cuentas, el proyecto estaba lleno de retos. El más importante: reubicar el programa de una vivienda unifamiliar con exigentes requisitos, en un rígido edificio plurifamiliar, ya que la estructura de muros portantes en una planta primera hacía inviable el derribo de muros portantes.

“En la búsqueda de una zona de día abierta, integrada y bien iluminada, dispusimos cocina, comedor y salón orientados a la fachada”, explican desde el estudio de arquitectura.

Sobre el autor

Sara Roqueta

Sara Roqueta

Periodista

Periodismo y cultura. En ese orden o viceversa. Me introduje de lleno en los estudios comparativos de Literatura, Arte y Pensamiento y el análisis de los procesos creativos. Todavía sobrevivo. Poesía, narrativa y arte contemporáneo. Ahora redactora en Objetivo Bienestar y Revista Interiores.