Una casa moderna con vistas que invita a la relajación

Al construir esta casa moderna en Madrid se buscó la funcionalidad desde un punto de vista decorativo, pero sobre todo que las estancias invitaran al relax

Un proyecto del estudio Mausha Marsá y Tanana Montero, que diseñaron muebles a medida y consiguieron que convivieran con otros de herencia familiar

Una casa moderna con vistas que invita a la relajación
Una casa moderna con vistas que invita a la relajación
Foto: Belén Imaz Estilismo: Cristina Rodríguez Goitia

  • Texto: Laia Cortés

Es de sobras por todos conocido el papel que tiene hoy en día el confort y el bienestar en el hogar. Por eso, las casas con vistas y espacios que inviten a la relajación se han vuelto tan populares y cotizadas en la actualidad. 

Construida hace algo más de una década y redecorada por el estudio de Mausha Marsá, esta casa es una bella propuesta de magníficas vistas y refrescantes espacios outdoor ubicada en una prestigiosa urbanización de Madrid. “Sus propietarios deseaban una casa hecha a su medida, preferentemente un chalet independiente, con un buen jardín”, asegura Mausha, autora del proyecto, cuyo interiorismo desarrolló junto a Tanana Montero.

La compraron cuando la familia estaba empezando a crecer, pero hace un tiempo tuvieron que reajustar los espacios y sus usos, para adaptarla a sus hijos y nueva situación familiar. Según Tanana, “para sus interiores, apostamos por espacios con estancias muy amplias que se convirtieron en el lienzo ideal para un proyecto ajustado al milímetro a los gustos y necesidades de sus propietarios, con espacios de formas rectas, limpias y ventanas con vistas espectaculares”.

Las interioristas Mausha Marsá y Tanana Montero

Las interioristas del proyecto, Mausha Marsá y Tanana Montero

 

Y la interiorista también recalca el trabajo de renovar la decoración, mezclando pasado y presente: “Redecoramos las zonas principales –como el hall de entrada, el salón y el comedor, así como los dormitorios–, adaptando algunos de los muebles y piezas que ya poseían los propietarios. En el proyecto, procuramos armonizar diseños muy limpios y claros, unificando toda la casa con un mismo estilo estético y de colorido. Por otro lado, uno de los elementos más importantes fueron los muebles realizados a medida y creados por el estudio –como la biblioteca del salón, la mesa de centro o la de comedor–, que se combinaron con piezas antiguas (como la lámpara colgante del comedor, de herencia familiar, que aporta un toque muy acogedor en este espacio); todo ello, unido a un tapizado de paredes con una tela de lino natural y un diseño especial con tiras de terciopelo azul marino”. Un mix que aporta elegancia y personalidad.

En este proyecto buscamos la funcionalidad, pero desde un punto de vista decorativo, y dejando que los espacios invitasen a la relajación

Y, para seguir la misma línea estética, en el salón se continuó con la idea de tapizado: en esta ocasión, en la zona de chimenea. Aquí, y dado que había que conservar los sofás de los propietarios –que apagan, por su color, un poco el espacio–, Mausha y Tanana decidieron aportar luz y ganar sensación espacial con una mesa blanca de centro dividida y lacada en alto brillo, unos muros también blancos y suelos muy neutros. Por su parte, en el área de descanso, se optó por combinar texturas y buscar sinergias cromáticas que favorecieran un look relajado muy sofisticado. ¡Misión cumplida! Hoy la casa es un tailored fit ajustado a sus necesidades.

Estilismo: Cristina Rodríguez Goitia  

Fotos: Belén Imaz 

Sobre el autor

Laia Cortés

Descubre más sobre: