Visitamos la casa de la interiorista Virginia Sánchez, donde sofisticación y comodidad son compatibles

La interiorista Virginia Sánchez nos abre las puertas de su casa para mostrarnos su delicado trabajo de reforma e interiorismo

Más luz natural y espacios abiertos que invitan al diálogo entre estancias

Visitamos la casa de la interiorista Virginia Sánchez, donde sofisticación y comodidad son compatibles
Visitamos la casa de la interiorista Virginia Sánchez, donde sofisticación y comodidad son compatibles

La vivienda estaba muy desactualizada (era de los años 70) y había que reformarla por completo, incluyendo instalaciones eléctricas, fontanería, ventanas, puertas, etc.

“Prácticamente se tiró de arriba abajo y se hizo nueva completamente, y con una distribución y acabados totalmente a medida”, cuenta la interiorista Virginia Sánchez, feliz propietaria de esta finca.

El jardín, con vegetación asentada y piscina, y la posibilidad de vivir en un chalé independiente con las estancias principales en una única planta, sin depender de tener que subir y bajar escaleras para ir a los dormitorios, fue decisivo para que la comprara. Y es que la vivienda dispone de tres pisos, pero Virginia quería que toda la vida se pudiera hacer exclusivamente en el principal, aunque sin desperdiciar metros de los que se dispone en el resto de plantas.

 “La mayoría de las casas de la zona tenían un tamaño excesivo para las necesidades de mi familia, y en ésta podíamos tener estancias amplias y muy cómodas, pero al mismo tiempo en un espacio recogido y sin desperdiciar metros cuadrados”, asegura la interiorista. “Trabajé mucho la planta principal, teniendo como limitación la ubicación de la escalera, que no me permitía repartir los metros de cualquier manera, y finalmente conseguí ubicar dos dormitorios amplios con baño incorporado cada uno, uno de cortesía, un recibidor grande con armarios empotrados y un salón y cocina también muy amplios y cómodos.

En la primera planta, que sólo disponía de un dormitorio, se ubicó un despacho, y en la planta semisótano el lavadero y un cuarto de juegos para cuando vienen los amigos de mi hijo”, comenta la interiorista.

Para conseguirlo, tiró todos los tabiques e hizo una reforma completa; también unificó revestimientos, que en algunas zonas, como el actual salón, tenían dos niveles que comprometían la distribución del mobiliario; aprovechó para instalar suelo radiante, y así eliminar los radiadores, y abrió huecos hasta el suelo en todas las ventanas que pudo.

Al final, de una finca muy compartimentada, con muchas puertas, pasillos y distribuidores –eliminado todos esos tabiques– surgen espacios abiertos amplios y conectados entre sí. Y es que el objetivo era hacer una vivienda totalmente adaptada a las necesidades y gustos de cada uno de los miembros de la familia, y con las zonas comunes ajustadas a su estilo de vida.

 

Salón comedor colores casa Virginia Sánchez
Foto: Fhe.es Realización Paloma Pacheco Turnes

 

Siempre busco que los espacios sean elegantes, despejados, luminosos y con un toque de sofisticación. Y en mi casa no podía ser menos. Aquí, todo refleja la personalidad de cada miembro de mi familia

- Virginia Sánchez, interiorista y propietaria de la casa

 

Salón y cocina están diseñados para ser cómodos en nuestro día a día, pero también para recibir a familia y amigos en casa, que nos encanta”, concluye Virginia, satisfecha con este gran trabajo.

 

 

Sobre el autor