Publicidad

Tras un cambio de orientación, esta casa reabre sus puertas con una nueva escalera escultórica

Una antigua casa de vacaciones redefine sus espacios y orientación gracias al trabajo de Anna Alegre Studio

Ubicada en un parque natural barcelonés, es hoy un hogar abierto al paisaje en el que disfrutar todo el año; un lugar para vivir de los exteriores e integrarlos en el interior

Tras un cambio de orientación, esta casa reabre sus puertas con una nueva escalera escultórica
Tras un cambio de orientación, esta casa reabre sus puertas con una nueva escalera escultórica
Foto: N.Manso Realización: Beatriz Aparicio

Todo empezó cuando una amiga de la familia entró en Abril Estudio y explicó que quería vender su casa. Al preguntar si conocían a alguien de confianza al que le pudiera interesar comprarla, el equipo del estudio de arquitectura, urbanismo y paisajismo decidió ir a verla y.... ¡se enamoraron del espacio! Hasta tal punto que acabó quedándosela Anna Alegre, fundadora del estudio (rebautizado a día de hoy como Anna Alegre Studio).

“Era la típica casa de verano, muy antigua y orientada al revés: a norte para evitar el sol. Así que lo primero que hicimos fue derribar todo el interior para proporcionar a los espacios una buena iluminación. Y, con el propósito de darle un giro de 180 grados, empezamos a trabajar. Derribamos también la escalera, que estaba situada en el centro de la planta baja, la desplazamos hacia la fachada sureste y, con una estructura sinuosa, generamos el espacio de entrada”, comenta Anna.

 

Transformamos esta casa, orientada al revés, para hacer de ella un hogar lleno de luz y espacios abiertos

- Anna Alegre, Anna Alegre Studio

 

Escalera escultórica curva en blanco y madera y techos abuhardillados con vigas de madera
Foto: N.Manso Realización: Beatriz Aparicio

 

Para seguir con el estilo existente de la vivienda y continuar con su esencia, se reprodujeron y se crearon nuevas molduras en todas las plantas. También se trabajó la doble moldura incorporando la iluminación indirecta en ella. Y se apostó por materiales naturales, piezas nuevas combinadas con las ya existentes y obras de arte de gran formato.

 

Piscina con baldosas de damero en blanco y negro
Foto: N.Manso Realización: Beatriz Aparicio

 

En los ambientes outdoor, por su parte, se apostó por un pavimento de damero de mármol gris y blanco Macael –que enmarca el contorno de toda la casa (es un material que envejece de forma natural y va cambiando de color y cogiendo motas naturales propias del exterior)– y un jardín silvestre, creado por Jardins Munill Aroztegui, protagonizado por una vegetación autóctona que, prácticamente, no necesita mantenimiento. Esto crea un ambiente rela[1]jado y privacidad respecto a viviendas cercanas. La piscina también dispone de este pavimento de damero en su contorno, mientras que su interior es de gresite blanco y tiene una plataforma para poder tomar el sol desde su interior. ¡Un verdadero lujo!

 

Sobre el autor

Inés Martín Tiffon

Periodista

Soy de las que les pica la nariz cuando una canción nos emociona. Soy de las que va a museos para ver solo los cuadros que ya conoce. Soy nostálgica por naturaleza, por eso, quizás, mis cantantes y personajes históricos favoritos murieron mientras yo nacía a finales de los 90. Soy una apasionada de los viajes sobre cuatro ruedas, en especial de las de mi camper amarilla. Soy de las que piensa que las palabras suenan mejor de tres en tres. Soy de las que saben animar y motivar, pero necesitan un empujoncito de alguien querido de vez en cuando. Y por último soy de las que sueña ver doscientas páginas firmadas con su nombre.

Periodista especializada en cultura e interiorismo, licenciada en Periodismo y Comunicación Corporativa en la URL Blanquerna y actual alumna del grado de Historia, Historia del Arte y Geografía en la UOC. 

Y como dice Serrat en la canción "El Poeta Halley" de Love of Lesbian "Y a brillar, que son dos sílabas"

 

Descubre más sobre: