Este proyecto del estudio RGB Arquitectos parte de un concepto totalmente claro por parte del cliente: quería una casa compacta, un volumen rotundo que contara con un programa funcional definido en el que se incluyera un sótano para almacenaje, zonas recreativas y de entretenimiento y un gran garaje para, como mínimo, tres vehículos. Se buscaba, también, que la planta baja fuera lo más abierta y diáfana posible, y que se dirigiera hasta la zona de la piscina. Finalmente, la primera planta tenía que contar con cuatro habitaciones, y cada una de ellas con baño propio.

El principal protagonista y en el que se distribuyen todos los espacios es, por lo tanto, este volumen rotundo que puede apreciarse, en el exterior, de dos maneras distintas.

Mortero blanco y madera
1/5

Mortero blanco y madera

Fotografía: Mayte Piera

En primer lugar, la fachada donde se ubica la entrada que da a la calle es fundamentalmente maciza, con fenestración donde es necesario. Pese a que el mortero blanco es claramente el material y color que predomina, se utilizan algunos elementos particulares tratados con materiales distintos. Algunos ejemplos son la puerta principal, la caja del ascensor o el volumen que en el interior contiene el espacio de las escaleras, que se trabajan todos ellos con un porcelánico que imita a la madera.

Fachada con 'visera'
2/5

Fachada con 'visera'

Fotografía: Mayte Piera

La parte de la fachada que mira a la piscina, en cambio, utiliza planos de vidrio remarcados en mortero blanco para abrirse completamente a la zona de agua, tanto desde la planta baja como en la planta de las habitaciones.

A su vez, aparece un elemento como “visera” con la función de aportar privacidad frente a un grupo de viviendas adosadas que se sitúa en la parcela contigua. Esta suerte de visera, que acoge completamente la habitación principal en la primera planta, está hecha también con un porcelánico imitación madera, pero con la peculiaridad de que intenta aportar ingravidez al conjunto al parecer que levita, al no llegar hasta el suelo.

Salón comedor diáfano
3/5

Salón comedor diáfano

Fotografía: Mayte Piera

Uno de los espacios más destacados del interior es el espacio que comprende salón y comedor de una manera diáfana, siguiendo los gustos del cliente. Con 12 metros de longitud, se resuelve estructuralmente sin la necesidad de usar pilares, por lo que se consigue una comunicación con la zona de piscina muy fluida y limpia, a través del paño de vidrio compuesto por una carpintería empotrada y minimalista.

Escalera lineal en dos sentidos
4/5

Escalera lineal en dos sentidos

Fotografía: Mayte Piera

En el espacio de la entrada en doble altura vuelva una pasarela de vidrio que, en la primera planta, conecta el ascensor con el pasillo que lleva hasta las habitaciones. Sin embargo, el espacio de las escaleras es donde se produce un mayor juego de sensaciones: de sótano a planta baja la escalera lineal va en un sentido, pero desde planta baja a planta primera va en sentido contrario, generando un espacio que se percibe en triple altura desde el pasillo.

Luz natural
5/5

Luz natural

Fotografía: Mayte Piera

Para lograr dotar de un carácter más dramático al conjunto, la luz desciende desde una abertura en el techo. Asimismo, un pequeño patio interior que se genera gracias a la diferenciación volumétrica exterior sirve para llenar la casa de luz natural.