A escasos kilómetros de los puertos de la Colonia San Pedro y Costa de los Pinos, y de las idílicas playas de Son Serra y Cala Torta, al noreste de la isla de Mallorca, encontramos esta reinterpretación actualizada de la vivienda clásica balear, firmada por el estudio de arquitectura, diseño de interior y paisajismo local Bastidas Architects.
 

Mira la galería de esta casa en calma


Localizada en una finca de 80.000 m2  –que integra un bosque centenario de encinas y pinos y campos de olivos igualmente longevos–, el proyecto cristaliza en la construcción de un edificio de nueva planta y la rehabilitación de una antigua casa de payés (de la que sólo se aprovechó la estructura) anexa, con una superficie total de 600 m2 .

El resultado es, según sus propios responsables, «la reinterpretación de la arquitectura rural tradicional mediterránea». De ambas orillas del «mar en el medio de las tierras», pues integra, junto a los patrios, elementos y técnicas de Italia –como el estuco– y el Magreb –como los muros de adobe o la teja árabe–, de acuerdo a una fórmula que podría resumirse «creatividad respetuosa, tanto con las tradiciones como con el entorno».
 

Casa Mallorca Bastidas Architects cocina

Fotografía: N. Manso


Y si en los exteriores el proyecto se caracteriza por la austeridad de las líneas y el mimetismo con el paisaje circundante, en los interiores se ha perseguido –y alcanzado– la creación de ambientes tan atractivos como hospitalarios mediante una equilibrada combinación de antigüedades y mobiliario vintage con muebles, objetos y arte contemporáneos.

Un estilo centrado en la búsqueda de la armonía y de la proporción, con la voluntad de realzar la nobleza de los materiales y las técnicas históricas a través de la esencial sencillez de las formas. Mención aparte merecen los numerosos detalles exclusivos, tales como artesonados en techos, muebles de madera hechos a medida, vanos y otros recursos lumínicos inesperados, recuperación de puertas árabes antiguas, etc., que terminan de darle su extraordinaria personalidad a la vivienda.

Lo nuevo y lo viejo, hermanados bajo el sol balear, se ocultan en una naturaleza, como diría el poeta, plácida y amiga.

La vida en calma
N. Manso
1/9

La vida en calma

Comedor

Mesa de madera de wengué hecha a medida por Bastidas, sillones de piel hechos artesanalmente en Marrakech y lámpara de suspensión de Santa & Cole.
 

Estilismo: Mercedes Díaz de Rábago

La vida en calma
N. Manso
2/9

La vida en calma

Salón

Detalle de la biblioteca hecha a medida por Bastidas. Sofá y butacas de cuero encontrados en Las Pulgas de París, mesa de centro indonesia y kílim turco antiguo, en Lakai. Los cojines de piel, diseño de Marlene Albaladejo, son de La pecera.

Estilismo: Mercedes Díaz de Rábago

La vida en calma
N. Manso
3/9

La vida en calma

Dormitorio

Cabecero de cuero capitoné, de Marlene Albaladejo en La pecera, mesillas de noche indonesias, en Lakai, obra del pintor Francesc Roca, en Pep Not Gallery, y colcha india de seda, en Michel Biehn.

Estilismo: Mercedes Díaz de Rábago

La vida en calma
N. Manso
4/9

La vida en calma

Detalles del dormitorio

Estilismo: Mercedes Díaz de Rábago

La vida en calma
N. Manso
5/9

La vida en calma

Comedor exterior

Bajo una red de camuflaje militar, en la pérgola-cenador, gran mesa de madera de ciprés, diseñada por Bastidas, y sillas de director, de Vinçon

Estilismo: Mercedes Díaz de Rábago

la vida
N. Manso
6/9

la vida

Salón exterior

La sombra la brinda el techo de cañizo. Los sillones, de fibra vegetal y metal, en Múgica, y mesita bandejacomprada en el gran zoco de Marrakech.

Estilismo: Mercedes Díaz de Rábago

La vida en calma
N. Manso
7/9

La vida en calma

Vista de la piscina

Estilismo: Mercedes Díaz de Rábago

la vida
N. Manso
8/9

la vida

Cocina

El mobiliario en madera gris antracita es de Boffi, en Aquaquae; mesa indonesia de escuela, en Lakai, y sillas togolesas, en Iman Deco.

Estilismo: Mercedes Díaz de Rábago

La vida en calma
N. Manso
9/9

La vida en calma

Vestidor

Detalle del vestidor, con colecciones de botas camperas y sombreros de paja.

Estilismo: Mercedes Díaz de Rábago