Ni frío, ni impersonal. Hace años que el Wabi-Sabi traspasó fronteras desde Japón hasta muchos de nuestros hogares aportando un toque de naturalidad, calidez y serenidad a todas las estancias. No hay espacio ni objeto que se resista a este estilo que evoca la imperfección y acepta el paso del tiempo. Muchas de sus características las encontramos, ahora reunidas, en uno de los proyectos más recientes de The Room Studio​: 'Paseo de Gracia'. Un trabajo que no busca ser la definición perfecta de una casa Wabi-Sabi, pero sí un ejemplo de cómo crear espacios acogedores y cálidos a través de la decoración.

Frente a otras tendencias, el Wabi-Sabi se caracteriza por ser mucho más que un estilo decorativo. Se podría decir que va más allá del objeto, no es que lo aísle, sino que lo integra tratando de crear estancias armónicas y sencillas, esas que consiguen transmitirnos desde el primer momento. De hecho, su objetivo es siempre buscar la belleza en la imperfección causada por el paso de los años.

Porque, aunque suena a mantra, aceptar el paso del tiempo en los objetos que nos rodean, es siempre es una de las prioridades que exigen muchos propietarios. Es el caso de este piso de 230 m2 y 280 m2 de terraza en el que se buscaba crear un espacio atemporal. Pero, ¿cómo conseguir esa atemporalidad? Utilizar materiales en los que podamos sentir cómo evolucionan de forma natural es una buena forma de hacerlo.

Otra manera de llegar al corazón de este estilo es mediante materiales nobles con tonalidades neutras y sosegadas como el microcemento, el hierro y la madera, que crean un dialogo entre los diferentes espacios. Una gama de colores cálidas y suaves que nos lleva a recordar a Madre Tierra, el color del año 2021 según Bruguer que nos conecta con la naturaleza, el recogimiento y el descanso.

Los materiales neutros juegan con puntos de color que pasan a ser los protagonistas de cada estancia aportando personalidad.

Además, no podemos perder de vista, tal y como evocan en este proyecto, que ni la perfección ni la simetría son relevantes en materia Wabi-Sabi. Hay que dejar que el mobiliario hable por sí solo, expresando a través de sus características todo lo que el tiempo puede llegar a impregnar sobre ellos.

Esta vivienda ubicada en Paseo de Gracia ya está cubierta por pequeños matices de este estilo japonés que no desaparece. Un método que vuelve a marcar tendencia y a recordarnos lo importante que es conseguir un hogar en el que sentirnos cómodos, en paz, lejos de la frialdad que cubre muchos de los espacios exteriores.

Te dejamos ahora con una galería de imágenes que nos acerca al interior de esta residencia natural, cálida y llena de inclinaciones propias del Wabi-Sabi.

Elegancia y sencillez en el salón
1/8

Elegancia y sencillez en el salón

En el Wabi-Sabi, la elegancia no está reñida con la sencillez. Un aspecto que podemos observar en esta vivienda en la que con pequeños toques de decoración han conseguido la armonía propia de este estilo que prima la calidez y el recogimiento.

La calma y la autenticidad, siempre presentes
2/8

La calma y la autenticidad, siempre presentes

Otro de los aspectos clave de esta casa es la búsqueda de elementos decorativos que aporten calma y que, sobre todo, reflejen ese espíritu atemporal tan típico del Wabi-Sabi. Por otro lado, la autenticidad de esta vivienda está muy presente a través de muebles, piezas y objetos con los que se muestra el paso del tiempo.

De hecho, las formas orgánicas e imperfectas son claves en esta filosofía. Las vajillas handmade, las tablas de madera con imperfecciones, los jarrones artesanales, mesas o cabeceros en los que se aprecien las formas del tronco… todo tipo de piezas únicas que aportaran personalidad al hogar.

Tonos neutros y cálidos
3/8

Tonos neutros y cálidos

Como ya te habrás fijado, en esta vivienda y en otras que también hace uso del Wabi-Sabi, destacan los tonos neutros como el blanco o el gris, o aquellos tonos que nos trasladen a la naturaleza, como los verdes apagados o el azul del mar.

Una vivienda natural en cada extremo
4/8

Una vivienda natural en cada extremo

El aspecto natural de esta casa nos atrae en cada uno de sus rincones. Espacios como el salón, en los que encontramos materias orgánicas y vegetales que dotan de frescura al interior, se complementan con un patio exterior en el que relucen los tonos verdes y los marrones.

Una manera muy auténtica de recrear un pequeño patio al puro estilo japonés. Solo hay que poner atención al agua y las piedras, tan utilizadas en los jardines orientales y que, en este caso, aportan serenidad a la vivienda.

Evocar la imperfección
5/8

Evocar la imperfección

Buscar la imperfección en lo materiales es propio del Wabi-Sabi. Un estilo al que se suma esta vivienda que se aleja de la perfección y la simetría. En su lugar, se pone en valor la naturalidad y la búsqueda de confort. Así, las habitaciones se convierten en un remanso de paz: permiten que la vista descanse y sobre todo evitan el efecto recargado. 

 

Una iluminación de diseño
6/8

Una iluminación de diseño

La iluminación de este proyecto es primordial tanto por la luz natural, como por el diseño de las lámparas utilizadas. En el caso del Wabi-Sabi, no hay que temer a las lámparas con carácter y entidad, ya que son ellas la que además de iluminación, pueden aportar un toque más de sencillez y elegancia a nuestras estancias.

 

 

Decoración con lo imprescindible
7/8

Decoración con lo imprescindible

En esta imagen nos encontramos con el recibidor que, tal y como se observa, no tiene porque estar lleno de cuadros ni de muebles auxiliares que solo recargan el espacio. A fin de cuentas, en el Wabi-Sabi se apuesta por decorar con lo imprescindible.

Las chimeneas también son Wabi Sabi
8/8

Las chimeneas también son Wabi Sabi

La mejor manera de recrear ese confort propio del estilo japonés y, una de las premisas de este proyecto, ha sido a través de esta chimenea tan hogareña. Como se observa en la imagen, gracias a la calidez del fuego se crea un interesante contraste con el tono neutro de las paredes.