Tecnología y confort van de la mano en este proyecto de vivienda adquirida en Barcelona. Situada en la zona alta de la ciudad, sus propietarios se enamoraron del espacio, sus aberturas exteriores y la posibilidad de diseñar un hogar a su medida. Para ello se pusieron en manos de The Room Studio, liderado por Meritxell Ribé i Josep Puigdomènech, que apostaron por mantener algunos elementos originales y potenciar la luminosidad, consiguiendo un efecto visual de mayor amplitud.

Se crearon áreas dialogantes, perfectamente comunicadas y fluidas. Con su actualización, se logró un hogar con encanto y muy personal, en el que las piezas de diseño clásico conviven con elementos hechos a medida, todo pensado para que luzca, pero para que sea funcional.

A la hora de idear el dormitorio en suite, The Room Studio aprovechó el espacio existente, al que realizaron una puesta a punto para lograr una estancia íntima especial.

Jugaron con el marco de paso y las molduras del techo para luego otorgarle, con un elaborado proyecto de interiorismo e iluminación, un toque muy elegante. Así, se decantaron por papel pintado para el muro del cabecero e incorporaron una zona de relax junto al ventanal para descansar o ver la TV, dotando al dormitorio de practicidad. Este ambiente queda anexo a una terraza. Los colores vibrantes escogidos para cada uno de los elementos se seleccionaron pensando en su capacidad para transmitir una agradable sensación de confort y sensibilidad. En el caso del baño, se rehizo completamente, colocando nueva porcelana, un radiador toallero, diseñando una zona de ducha de grandes dimensiones y un buen sistema de almacenaje. En el suelo, se decantaron por un pavimento discontinuo que aporta sensación de amplitud.

El antes y el después del dormitorio

El antes y el después del dormitorio

El acceso al dormitorio se hacía a través de un pasillo angosto y lleno de puertas. Esa compartimentación se ha solucionado abriendo espacios. El sistema de climatización y los acabados de la habitación estaban obsoletos y hubo que instalar otros nuevos y diseñar un ambiente más funcional y elegante.

El resultado del trabajo de The Room Studio es realmente sofisticado. Al papel pintado se suma la restauración del arco de la galería, convertida en una zona de relax para la lectura, la TV y el descanso, y colocada junto a una zona exterior.

Con ello se consigue potenciar la luminosidad y ampliar visualmente la estancia. Cama Brick, de Novamobili; banco y mesa auxiliar de Vitra; sofá de los propietarios; alfombra de Woodnote; lámpara de techo de DCW; sobre la cajonera, luminaria Cesta, de Miguel Milá para Santa & Cole; textiles de Teixidors, en Matèria.

El antes y el después del baño

El antes y el después del baño

El baño estaba de origen, con lo que resultaba poco práctico; apenas disponía de espacio para almacenamiento; las baldosas (de 10 x 10 cm) no encajaban con los deseos de los propietarios y un espejo viejo y la mala iluminación lo hacían poco práctico.

La renovación del espacio lo ha convertido en un baño con todo lo necesario para que sea funcional: un plato de ducha de grandes dimensiones con mampara de cristal transparente; un radiador toallero, una hornacina de obra; un inodoro volado con cisterna empotrada y un buen almacenaje. Espejo y complementos de The Room Studio. Banqueta de Vitra. Aplique de Anglepoise.