La interiorista Pia Capdevila ha sido la encargada de dar una nueva vida a una vivienda de 270 metros cuadrados de superficie divididos en 90m2 de vivienda y 180m2 de terraza en el municipio de Sant Cugat del Vallès (Barcelona).

La vivienda, un bajo con terraza de nueva construcción y distribuida en tres habitaciones, dos baños, cocina y salón en estancias muy pequeñas, era muy convencional aun siendo de obra nueva, por lo que se decidió llevar a cabo una reforma para ganar en amplitud y luz.

Los propietarios, una pareja joven, querían lograr espacios visualmente más amplios, cómodos y luminosos maximizando el almacenamiento, pero sin perder ningún espacio.

Piezas y mobiliario versátiles

Para lograr la reforma perfecta, Pia Capdevila, junto con la estilista Mar Gausachs, optó por eliminar y mover algunos tabiques, pero manteniendo los diferentes espacios bien definidos mediante un diseño con piezas versátiles y mobiliario a medida. El ejemplo perfecto de la funcionalidad y versatilidad del mobiliario es el mueble a medida de la cocina, que acaba convirtiéndose en la librería de salón.

Así, se modificó la zona del día, incorporando la cocina a la zona de estar para lograr un espacio diáfano. En cuanto a la zona de noche, se movió una de las paredes de la suite principal para ganar espacio para crear un gran vestidor.

En cuanto a la gama cromática, el blanco y el color piedra suave escogido para las paredes y los muebles son la clave para conseguir una mayor sensación de amplitud y luminosidad.

Zona de día
1/6

Zona de día

Con la idea de lograr una zona diáfana, se eliminó el tabique que separaba la cocina de la zona de estar y se creó un “todo en uno” con un área de día con cocina, comedor y salón. Al conseguirse un espacio rectangular muy alargado, la interiorista optó por situar la cocina en el rincón con menos luz natural y el salón en el opuesto, en la esquina con mayor luz y espacio y donde están los accesos al exterior.

Fotografía: Jordi Canosa

Cocina
2/6

Cocina

Al ser un espacio alargado, se colocó una isla de cocina que funciona como elemento clave en la distribución del espacio y que reúne la zona de cocción y la barra de desayunos. Mediante una mesa adosada de madera del mismo ancho se convierte en una mesa de comedor de dos metros, logrando un espacio homogéneo.

“Con el diseño del mobiliario y la combinación de materiales hemos conseguido que, aun sin existir tabiques, las tres zonas del área de día se vean muy delimitadas. La isla delimita la zona de cocina, la mesa del comedor la del comedor y, a continuación, tenemos la zona del salón”, explica la interiorista.

Fotografía: Jordi Canosa

Continuidad decorativa
3/6

Continuidad decorativa

Sobre el blanco del mobiliario de la cocina destaca el papel pintado de rayas, que se repite en el mueble del comedor. La idea, que suma calidez a la cocina, ayuda a crear una continuidad decorativa entre los espacios del salón y la cocina.

Además, el mueble bajo y la zona de columnas de la cocina son muebles a medida integrados en la pared mediante un marco alrededor de la puerta, que se convierte en un mueble hacia el comedor que sirve de bufete a la vez que de almacenaje y despensa para la cocina.

Fotografía: Jordi Canosa

Salón
4/6

Salón

El salón se articula alrededor de un mueble principal hecho a medida y mediante el cual la interiorista logró sacar el máximo partido al espacio. “Diseñamos un mueble vestido con look de comedor que se convierte en un mueble de TV y, a su vez, en un banco frente a un ventanal con truco” explica Pia Capdevila. “El banco parece una continuación del mueble del salón, pero en realidad dispone de unas ruedas para poder moverlo si se necesita usar esa salida adicional a la terraza”.

Fotografía: Jordi Canosa

Sala de estar
5/6

Sala de estar

Justo en frente del mueble se diseñó una gran librería que sigue el mismo diseño de mobiliario con la trasera revestida con papel pintado que imita la fibra natural y con la parte de abajo ciega para colocar un sofá rinconero con mucho almacenaje oculto.

El sofá se apoya con piezas de mobiliario auxiliar de manera versátil y funcional para que el espacio pueda adaptarse a distintas combinaciones según las necesidades de cada momento.

Fotografía: Jordi Canosa

Zona de noche
6/6

Zona de noche

Finalmente y para la zona de noche, el almacenaje de la habitación principal se ha resuelto con el diseño de un mueble a medida de seis metros que incluye armario, zapatero, mesitas de noche, cabecero y almacenaje a los pies de la cama.

El mobiliario de esta estancia al completo se ha diseñado a medida, en el mismo color de la pared en tonos grises combinados con un papel pintado de plumas en el cabecero de la cama.

Fotografía: Jordi Canosa