¿Te has preguntado alguna vez cómo debe ser el lugar desde el que los grandes artistas idean y crean sus obras? Seguramente, habrá tantos parajes como personas, pero lo cierto es que, muchos de ellos, recorren a entornos naturales donde poder aislarse del ajetreo del mundo exterior y centrarse en su creatividad y en su obra. Este es el caso de Ian Fleming, el autor que dio vida a James Bond, probablemente el agente secreto más famoso de la historia de la literatura y del cine.

Fleming vivió en una casa que diseñó él mismo y que está ubicada en el complejo Golden Eye, en Oracabessa Bay, Jamaica, un lugar privilegiado bañado por el mar del Caribe y rodeado por jardines tropicales. Con una arquitectura clásica de Jamaica con madera recortada y muebles de estilo rústico deliciosamente integrados en el entorno natural, la villa se compone de una casa principal, dos casas de huéspedes, una casa de la piscina y un quinto dormitorio de lujo, llamado 007. Y éste es, precisamente, el dormitorio principal que lleva el nombre del famoso personaje de James Bond y que alberga el escritorio donde Fleming escribió sus novelas sobre el famoso agente.

¿Quieres ver el interior de El Fleming Villa? Hoy nos colamos dentro de esta estupenda mansión llena de lujo y glamur que tiene una capacidad para 10 personas y que puede alquilarse a través de la plataforma online HomeAway. ¿Te animas?

La madera reina
1/8

La madera reina

El predominio de la madera tanto en el interior como en el exterior un hecho de acierto innegable: este material natural ayuda a eliminar los límites entre el entorno y la vivienda.

Baño sin techo
2/8

Baño sin techo

La bañera al aire libre rodeada de árboles de plátano permite reforzar el exotismo de la mansión.

Casa en la piscina
3/8

Casa en la piscina

La cabaña cuenta con dormitorio con cama king-size, ventilador de techo, baño privado con bañera, ducha, tocador doble, inodoro y ducha al aire libre en medio de frondosos árboles de plátano.

Comer en plena naturaleza
4/8

Comer en plena naturaleza

¿Qué más se le puede pedir a la vida que comer y descansar en plena naturaleza? Los amplios jardines tropicales se convierten en un entorno ideal para relajarse y conectar con la naturaleza y con uno mismo.

Ventanas de celosía
5/8

Ventanas de celosía

Las numerosas puertas y ventanas de la casa se abren a la brisa de la isla y ofrecen hermosas vistas al jardín tropical y a la playa privada.

El placer de la playa en casa
6/8

El placer de la playa en casa

Sin duda, uno de los grandes atractivos de la mansión es su playa privada: un tramo glorioso del mar del Caribe accesible, en exclusiva, para sus inquilinos.

Paredes y textiles claros
7/8

Paredes y textiles claros

Un acierto para complementar con la oscuridad de la madera que reina en la casa. 

Piscina y jardines de flores
8/8

Piscina y jardines de flores