¿Viajamos de la misma manera que lo hacíamos antes? ¿Y a los mismos sitios? Cada vez son más las personas que toman conciencia del cuidado del medio ambiente. Lo que supone que se multipliquen los alojamientos turísticos basados en el diseño eco-friendly, la eficiencia energética o el ahorro de recursos. Es decir, continuamos viajando pero buscando el destino que más se adecúe a nuestras necesidades. Y si entre ellas está el ecologismo, cada vez son más las propuestas de hoteles, albergues y refugios hechos por y para un turismo sostenible.

De hecho, hoy en día, el turismo ecológico o ecoturismo es ya una nueva alternativa al turismo de masas convencional. Este tipo de turismo da preferencia a la sostenibilidad, la preservación y la apreciación del medio, tanto natural como económica y social.

Pero ¿cómo sé si un alojamiento es sostenible o no? Para empezar, el principio fundamental de las casas sostenibles es aprovechar al máximo todos los recursos naturales que ofrece la ubicación en la que se encuentran como el agua, la tierra, el aire o el sol. El objetivo es integrar las construcciones en la naturaleza y el entorno, fundiéndose con lo que les rodea hasta aprovechar cada uno de los recursos naturales que la naturaleza ofrece.

Estos destinos ecológicos son ideales para aquellas personas que huyen del tráfico y el estrés de las grandes ciudades. Estancias en las que disfrutarán del medio ambiente en estado puro, llevando a cabo un turismo sostenible y mucho más slow. Por lo general, estas construcciones llaman la atención por el entorno natural en el que se ubican, alejadas de todo, incitando al cliente a adentrarse en unas vacaciones tranquilas y relajadas. Esas en las que incluso se puede escuchar como late la naturaleza.

¿Los ejemplos? Son muchas las opciones que existen ya alrededor del mundo. Entre los alojamientos ecológicos más relevantes destacan algunos como cabañas, casas de árboles, domos o cúpulas geodésica, tiendas de lana o yurtas, una tienda de campaña utilizada por los nómadas en las estepas de Asia Central.

Los 7 principios de un turismo ecológico

  1. Minimizar los impactos negativos, para el ambiente y para la comunidad, que genera la actividad.
  2. Construir respeto y conciencia ambiental y cultural.
  3. Proporcionar experiencias positivas tanto para los visitantes como para los anfitriones.
  4. Proporcionar beneficios financieros directos para la conservación.
  5. Proporcionar beneficios financieros y fortalecer la participación en la toma de decisiones de la comunidad local.
  6. Crear sensibilidad hacia el clima político, ambiental y social de los países anfitriones.
  7. Apoyar los derechos humanos universales y las leyes laborales.

Te mostramos ahora con todo detalle los diferentes alojamientos ecológicos que puedes encontrar. Alternativas con las que conectarás con tu entorno y disminuirás la contaminación del medio ambiente. Unas vacacaciones tranquilas respirando el aire puro de la naturaleza. ¿Te apuntas?

Casa en árbol
1/5

Casa en árbol

¿Quién no ha soñado alguna vez con habitar una casa de árbol? Sin embargo ya no se trata de un simple juego. Existen muchos destinos que ya incluyen en sus espacios estas casas de madera que aprovechan los árboles para instalarlas.

En ellas la luz entra a raudales y se respeta la forma del tronco sin dañar la naturaleza. Una manera de despertar escuchando el sonido de los pájaros, viendo a lo lejos un gran paisaje y respetando el medio ambiente en un espacio natural y ecológico.

Yurta
2/5

Yurta

Otra de las opciones para un turismo ecológico es alojarte en una yurta. Se trata de una tienda de campaña utilizada por los nómadas en las estepas de Asia Central, por lo que están construidas para soportar cambios climáticos y mantener el calor en los duros inviernos.

Por su forma, son construcciones de base cilíndrica ancha con secciones extensibles de celosía de madera. Las yurtas actuales han ido evolucionando hasta ser mucho más ligeras y resistentes.

Domo o cúpula geodésica
3/5

Domo o cúpula geodésica

Esta construcción es una de las más llamativas. Se trata del domo o cúpula geodésica. Para consturila se crea una estructura semiesférica compuesta por un complejo grupo de triángulos. Es considerada la estructura más ligera, fuerte y eficiente en cuanto a costo y comodidad de construcción. Además de ideal por el uso de recursos naturales que disminuyen la contaminación al medio ambiente y generan un clima de respeto a la naturaleza.

Tiendas de lona o carpas
4/5

Tiendas de lona o carpas

Estas tiendas de lona o carpas que pueden ser fijas o móviles son quizá la imagen más típica que tenemos de un camping. Son un destino que atrae a muchas personas por su proximidad con el medio ambiente y lo fáciles que son de montar, aunque por lo general hay espacios en los que puedes acudir y ya están montadas, junto con muchas otras comodidades.

 

Pod ecológico
5/5

Pod ecológico

¿Habías oído hablar del pod ecológico? Una cabaña de madera, de dimensiones reducidas, que es coherente con el medio natural que la rodea. Esta especie de choza está inspirada en las chozas de barro, pieles, piedra o hierba que han habido siempre en el campo. 

Son ecológicas porque se construyen con materiales reciclables. Puedes encontarlas en entornos naturales, montañosos o campings. Ideales para amantes del senderismo, excursionistas o todas aquellas personas que quieran vivir una experiencia 100% natural.