Segura, práctica, estilosa, resistente y duradera. Estos son los cinco requisitos básicos para decorar una casa con niños, en la que todos los miembros de la familia, incluida la mascota, se sientan a gusto, sin renunciar a (casi) ninguna manía deco ni tener que apostar siempre por una funda para el sofá o un hule bonito para cubrir y proteger la mesa de comedor. Estas ideas de decoración te ayudarán a crear un hogar familiar para pasar el invierno. 

Sin barreras espaciales
1/11

Sin barreras espaciales

Porque no se trata de diseñar una ‘zona de niños’ y otra ‘zona de adultos’ sino de crear un espacio común, donde todos os sintáis igual de cómodos, sin llegar a la anarquía decorativa, donde el desorden (y los juguetes) campe a sus anchas. Una vida familiar óptima abre las estancias sociales (salón, comedor y cocina) a todos y cierra, aunque sea de forma entornada, la puerta del dormitorio principal porque todos necesitamos intimidad. Foto: Cuckooland

Un sofá ‘todoterreno’
2/11

Un sofá ‘todoterreno’

O al menos capaz de sobrevivir a una merienda con galletas de chocolate. Si tienes hijos pequeños, quizás tu maravilloso sofá de cuero sin tratar o de terciopelo verde tendrá que esperar, pero esto no significa que no haya opciones igual de estilosas ‘a prueba de niños’. Para que luzca siempre en buenas condiciones, elige telas por encima de 10.000 ciclos Martindale (un test de resistencia), con tratamientos antimanchas y en colores sufridos. Para rematar el tema del sofá, mejor que sea desenfundable, para que puedas lavar cojines y respaldos sin problema. Foto: Vitra

Una cocina segura
3/11

Una cocina segura

Donde podáis pasar entretenidas tardes haciendo galletas y tartas, especialmente en esta época en la que nos vemos obligados a pasar más tiempo en casa, debido al coronavirus. Para que todo vaya bien y podáis ‘trabajar’ mejor, procura despejar la encimera y tomar ciertas medidas de prevención, como instalar el horno en columna, colocar las sartenes y las ollas en la parte de trasera de los fuegos, poner cierres en los cajones donde estén los cuchillos, no situar cajones en los laterales de la vitro y el horno… Foto: Ikea

Todos a la mesa
4/11

Todos a la mesa

Es el momento perfecto para decir adiós a ‘la mesa de los niños’. En los comedores actuales hay sitio para todos. Para ser inclusiva total, lo ideal es que las sillas de los más pequeños, como esta de Stokke, se adapten en altura y que la mesa sea un modelo XL o extensible, que pueda crecer cuando lo necesitéis y en el que haya sitio para todos

Un baño para compartir
5/11

Un baño para compartir

Si puedes, no dudes en diseñarles un baño para ellos solos con mobiliario a su medida, que evite ‘accidentes’ como que la pasta de dientes caiga sobre tu barra de labios. Si no es así, es importante cuidar ciertos detalles, como que haya dos lavamanos o que los sanitarios estén independientes, para asegurar la privacidad. Foto: Zara Home

Un lugar en el salón
6/11

Un lugar en el salón

Porque está demostrado que, cuando son pequeños (y no tan pequeños), por muy bonita que hayas decorado la habitación infantil, ellos siempre prefieren estar cerca vuestro. Por ello, si puedes, resérvales un rincón, más o menos grande, donde puedan tirarse al suelo y jugar o pintar. Otra buena idea es decorar las paredes con alguna de sus ‘obras de arte’, para que se sientan importantes y sepan que valoras su vena artística, tanto como el nuevo jarrón de Jaime Hayón para Octaevo. Foto: Ikea. 

Pisadas cálidas y mullidas
7/11

Pisadas cálidas y mullidas

Durante los primeros años, el suelo es su hábitat natural y toda la vivienda su reino. Por eso, debes apostar por un pavimento que sea cálido, para que no pase frío en invierno; mullido, para que sus caídas no pasen a mayores; de fácil limpieza, para que se puedan eliminar las manchas; y saludable, para que dentro de casa esté protegido y en buen ambiente. ¿Las opciones? Laminados, parqué y algunas moquetas (no las pierdas de vista porque han vuelto). Foto: Sophie Allport

Con una (o muchas) plantas
8/11

Con una (o muchas) plantas

Que traigan el campo dentro de casa y creen atmósferas más saludables, libres y naturales, especialmente en este momento en el que vivimos más dentro que fuera. Además, las plantas hacen mucho más por más nosotros de lo que crees: transmiten buenas energías, limpian el aire, decoran nuestros espacios, eliminan la electricidad estática, acaban con los mosquitos… Foto: Citysens 

Espacios amigables
9/11

Espacios amigables

En los que puedan moverse libremente, sin tropezar con objetos o peligrosos picos de mesa. Si tienes niños, la distribución de los espacios debe ajustarse, en la medida de lo posible, a ellos, dejando zonas libres en el salón para que puedan jugar o respetando ciertas medidas en la cocina, como dejar libre más de 70 cm frente a los muebles. Foto: Ballingslôv

Más que la mesa de comedor
10/11

Más que la mesa de comedor

Desde hace un tiempo, la cocina es el centro de la vida en familia y el comedor o el office son parte esencial. Ahora no son solo el lugar para desayunar o comer sino también zona de estudio, oficina o espacio de juego al que todos los miembros están invitados. Por eso, no subestimes su elección y elige siempre mesas de materiales resistentes o fácil limpieza, que permitan disfrutar de ella sin temor a dejar huella. Foto: Entrance

Con buena luz
11/11

Con buena luz

¿Te suena despertarte sobresaltada porque tu hijo está llorando en medio del pasillo porque no ‘ve’? Una casa con niños debe estar preparada para todas las situaciones y rodearse de aquellos detalles que facilitan el día a día o la 'noche a noche'. Colocar los interruptores (estos de Gira) a su altura, para que puedan dar la luz si quieren ir al baño a medianoche, o apostar por una iluminación con detector de presencia que ilumine sus pasos son dos buenas maneras de ponérselo más fácil.