El agua es el recurso natural que más se gasta en los cuartos de baño, ya sea en lavarnos las manos en la pila, en tirar la cadena del inodoro o en el agua que gastamos al ducharnos. Pero también gastamos gas con el termostato al regular el agua fría y caliente y, además, también consumimos electricidad a través de la luz y los aparatos que tenemos conectados a la corriente.

En resumen, los baños son una de las estancias que mayor ​derroche energético generan, y aunque sea lo normal, este gasto que hacemos se puede reducir y optimizar de forma más eficiente para evitar los números de las facturas aumenten y para contribuir a preservar el medio ambiente. No solo las instalaciones, también los hábitos de consumo y las rutinas serán determinantes para conseguir un hogar eficiente. Existen trucos y técnicas para no malgastar energía y recursos de manera inútil como utilizar reguladores en los grifos, sustituir la bañera por la ducha o bombillas de bajo consumo.

Grifos termostáticos
1/7

Grifos termostáticos

Este tipo de grifos permite seleccionar la temperatura a la que queremos que salga el agua, así nos ahorrarnos dejar correr el agua para encontrar la temperatura ideal. También existen otros sistemas como el de inyección de aire en el agua o el de detección de presencia que permiten que el agua comience a caer cuando coloca sus manos debajo para evitar que fluya sin necesidad. Es recomendable cerrar el grifo al lavarse los dientes o afeitarse, se pueden malgastar hasta 30 litros de agua por usuario y día.

Ducha en vez de bañera
2/7

Ducha en vez de bañera

En una ducha se utilizan unos 60 litros de agua contra los 150-200 litros necesarios para disfrutar de un buen baño. Por eso es recomendable darse una ducha rápida en el día a día es recomendable darse una ducha y reservar el baño para momentos puntuales de relajación. También si puede ahorrar agua si cerramos el paso cuando nos enjabonamos el cuerpo. Además, puedes sustituir el pequeño filtro que hay enroscado al final de los grifos por un “perlizador” o aireador que permite ahorrar mucha agua.

Calentador de agua
3/7

Calentador de agua

La temperatura ideal de un calentador de agua es de 50-60°C, para el baño o la ducha es suficiente. A partir de esta temperatura, toma riesgos de desarrollar bacterias. Además, usa energía sin necesidad, se arriesga a quemarse y aumenta los problemas relacionados con la cal. Es mejor ajustar el calentador de agua a esta temperatura, y en caso de tener termo eléctrico, puedes instalar un reloj programador para que sólo funcione a ciertas horas.

Cisternas de doble carga en el inodoro
4/7

Cisternas de doble carga en el inodoro

Este tipo de cisternas utilizan únicamente la mitad del agua que se almacena cuando sea conveniente. Algunas empresas han creado diseños de inodoros y lavabos conjuntos que permiten que los primeros reutilicen el agua de los segundos mediante un filtro. De hecho, es muy recomendable cambiar la descarga tradicional por una de doble pulsador, ya que la mayoría de las veces se utilizará la “descarga corta”. También es importante no usar el inodoro como papelera.

Desenchufar aparatos eléctricos
5/7

Desenchufar aparatos eléctricos

Hay que desconectar todos los aparatos electrónicos que se encuentran en el baño como los cepillos de dientes eléctricos, los secadores o las planchas para alisar el peso, entre otros. Aunque los aparatos estén apagados, hay que tener en cuenta que se quedan en “​stand by” y siguen gastando energía.

Bombillas de bajo consumo
6/7

Bombillas de bajo consumo

La iluminación es uno de los elementos más importantes de cualquier habitación y también uno de los mayores gastos. Por eso es recomendable sustituir las bombillas tradicionales por leds de bajo consumo, porque tienen más potencia, duran más y consumen un 80% menos de electricidad que las halógenas. Estas últimas tardan un tiempo en encenderse totalmente y se degradan rápidamente por los encendidos y apagados, cosa que en el baño pasa mucho porque estamos poco rato en comparación con otras estancias.

Mejorar el aislamiento
7/7

Mejorar el aislamiento

El aislamiento también es determinante en una casa para evitar malgastar energía con fugas o perdidas innecesarias. Mejora el aislamiento térmico del baño permitirá aprovechar mejor la climatización y no habrá que gastar tanto en calefacción. ​Un aislamiento adecuado podría ahorrarte un 30% de energía.