El confinamiento nos ha obligado a pasar mucho más tiempo en casa, lo que nos ha llevado a reflexionar sobre cómo nos sentimos en el hogar, sus carencias y sus excesos. Además, el teletrabajo y otros cambios de hábitos han hecho que aparezcan nuevas necesidades para las que, quizá, nuestra casa no estaba preparada.

Todo ello hace que, en mayor o menor medida, todos hayamos sentido el deseo de renovar ciertas estancias para adaptarlas a la nueva situación y dotarlas de mayor comodidad.

Seguro que aún hoy sigues buscando soluciones para aprovechar mejor el espacio y darle un nuevo aire a tu hogar de manera que, mires donde mires, te guste lo que veas. Y lo cierto es que puedes hacerlo con una inversión mínima y aprovechando prácticamente todo lo que tienes. 

La clave para conseguirlo está en respetar los principios de la decoración responsable. Lo que, además de suponer un ahorro para tu bolsillo, evita el consumo injustificado y contribuye al cuidado del planeta. ¡Tres en uno!

Desde Diseño Interior Bruto, un proyecto que apuesta firmemente por el interiorismo sostenible, animan a poner en práctica las máximas de su método de decoración responsable para renovar los espacios y abrirse a los cambios.

¿Por dónde empezar?

Antes de acometer cualquier proyecto de decoración o reforma en el hogar (sea de la magnitud que sea), sus creadoras, Olga Alonso y Laura Laviña, recomiendan hacerse una serie de preguntas para no cometer errores y evitar tomar decisiones precipitadas.  

El primer paso, apuntan, es analizar a las personas que comparten el espacio. Pues el número de personas que conviven, sus aficiones, manías y necesidades específicas te darán muchas pistas sobre los cambios que conviene llevar a cabo.

En segundo lugar, con tal de organizar ideas y ganar claridad, proponen crear una lista con tres columnas diferenciadas para anotar lo que tienes, lo que quieres y, sobre todo, lo que realmente necesitas.

Seguidamente toca reflexionar sobre cómo quieres que sea tu nuevo hogar: qué estilo quieres darle, qué sensaciones quieres que transmita, etc. En este punto tendrás que pensar también en los colores y materiales que quieres que predominen.

Por otra parte, recuerdan que hay que ser realista con respecto al espacio del que dispones y ser consciente en todo momento del presupuesto con el que cuentas. Pues solo así podrás llevar el control del gasto para no excederte en tus compras. 

El ahorro de energía es otro de los pilares del interiorismo responsable. Por lo que las expertas en decoración sostenible recomiendan que, en esta fase previa, se busquen también soluciones que ayuden a aprovechar al máximo la luz natural

Una vez hecho este análisis, es hora de empezar a seleccionar los nuevos elementos y pensar en mobiliario, complementos, textiles y todo lo necesario para darle a tu hogar ese nuevo aire que buscas.

Pero ¿cómo hacerlo sin apenas gastar dinero? Toma nota de estos consejos de Diseño Interior Bruto y saca tu lado más creativo.  

Deshazte de lo que ya no necesitas
1/7

Deshazte de lo que ya no necesitas

Fotografía y proyecto: Diseño Interior Bruto

De nada sirve ir acumulando cosas que no utilizas, no quieres o no te sirven. Si te desprendes de ellas, podrás despejar las estancias y quedarte con lo que realmente te hace feliz. Regálale a alguien ese cuadro que ya no te gusta o vende ese mueble que se ha convertido en un estorbo para darle una segunda vida.

Cambia los muebles de sitio
2/7

Cambia los muebles de sitio

Fotografía y proyecto: Diseño Interior Bruto

Realiza una nueva distribución del mobiliario, optimizando el espacio disponible, favoreciendo la circulación por las estancias, y facilitando la ventilación y la entrada de luz natural, que llenarán de vida tus estancias.

Desempolva tus tesoros
3/7

Desempolva tus tesoros

Fotografía y proyecto: Diseño Interior Bruto

Busca entre todos los objetos que tengas guardados en armarios y trasteros. Seguro que encuentras algo con valor sentimental que, sorprendentemente, puede encajar en tu nueva decoración: fotografías antiguas, la vieja vajilla de tus padres, alguna pieza decorativa de tus abuelos, etc.

Da vida a tus paredes
4/7

Da vida a tus paredes

Fotografía y proyecto: Diseño Interior Bruto

Con una inversión mínima en pintura o en papel pintado (mucho mejor si son ecológicos), puedes transformar cualquier estancia. Puedes utilizar el papel, por ejemplo, para decorar la pared del cabecero de tu cama y actualizar tu dormitorio.

Súmate al DIY
5/7

Súmate al DIY

Fotografía y proyecto: Diseño Interior Bruto

Si tienes algún mueble u objeto del que no te quieres deshacer, puedes customizarlo para transformar su imagen por completo. Si es un mueble, puedes pintarlo, cambiar los pomos de los cajones o añadirle vinilos o washi tape. Si se trata de una lámpara, puedes cambiar la pantalla o si es un asiento, puedes retapizarlo para darle un aire más actual. Con cuatro toques tendrás una pieza única y mucho más personal.

Mima lo antiguo
6/7

Mima lo antiguo

Fotografía y proyecto: Diseño Interior Bruto

Si tienes un mueble antiguo o con cierta personalidad, dale protagonismo y haz que no compita con otros que tengan peso visual. Despeja la zona donde lo coloques y combínalo con objetos decorativos o cuadros más contemporáneos para jugar con diferentes estilos.

No te olvides de los pequeños detalles
7/7

No te olvides de los pequeños detalles

Fotografía y proyecto: Diseño Interior Bruto

Invertir en textiles y plantas siempre es un acierto para sacar partido a un presupuesto limitado a la hora de cambiar el aspecto de tu casa. Con poco dinero puedes integrar nuevos cojines, visillos y alfombras que actualicen el aire de tu casa; y plantas naturales, que decoran y aportan vida y frescura a tu hogar.