Gran parte de la marca “España” a nivel global se sustenta en sus productos. Aquellas obras de alta calidad, de producción local, que llevan el sello de la artesanía, del máximo cuidado en cada parte del proceso y de una herencia que ha ido pasando de padres a hijos hasta traspasar fronteras y convertirse en grandes insignias del mundo del diseño de interiores español.

Nuestro país cuenta con importantes firmas históricas de diseño local que empezaron hace algunas generaciones y que ahora siguen conservando su espíritu artesanal pero que han sabido adaptarse a los cambios que ha impuesto la tecnología y las nuevas tendencias del siglo XXI. Marcas cargadas de historia y de amor por el detalle y que ahora se erigen como números uno en su sector.

Desde la Revista Interiores, rendimos un merecido homenaje a cinco ejemplos de diseño “made in Spain” que vale la pena tener en cuenta.

Gastón y Daniela, crecer con  orgullo
1/5

Gastón y Daniela, crecer con orgullo

Es, sin duda, uno de los faros que guían nuestro diseño: una marca con una historia centenaria, reconocida dentro y fuera de nuestras fronteras. “Las claves son la calidad y la creatividad. La primera significa que las cosas están bien hechas, con una materia prima excelente, calidad en el diseño y los acabados del producto, en el servicio alrededor de él… en todo lo que hacemos. En cuanto a la creatividad, marcamos tendencia. Proponemos un auténtico lifestyle basado en estos dos principios”, razona el presidente de Gastón y Daniela, Jaime Wakonigg.

¿Pesa un apellido de ese calibre? “Nuestro apellido conlleva orgullo y responsabilidad. En mi caso, cuando uno lleva una empresa en su cuarta generación, esto acrecienta ambas: tanto el orgullo de mantener una firma histórica como la responsabilidad que eso entraña”. Y, mirando hacia adelante, ¿cómo se ve el futuro? “Nuestros diseños de telas, moquetas, papeles pintados y demás productos tienen gran aceptación en mercados desarrollados como Estados Unidos y Reino Unido, y en la Unión Europea en general. Seguir creciendo en estos mercados y desarrollar Hispanoamérica son los grandes retos”.

Beneito Faure, con paso firme
2/5

Beneito Faure, con paso firme

La compañía nació hace ya tres generaciones, y a lo largo de los años ha ido evolucionando. De ser un referente en retrofit y bombillas ha pasado a convertirse en un modelo de empresa de diseño, líder tanto en el sector técnico como decorativo”. Habla Judit Barrocal, su directora comercial, que, aunque no lleva el nombre de Beneito, insiste en valorar el componente familiar –“el control de la compañía se ha ido transmitiendo de padres a hijos hasta Josep Beneito, actual gerente de la empresa”–, aunque también deja claro que el éxito descansa en “haber sabido construir una organización de la cual hoy podemos estar muy satisfechos, y que no encasillamos dentro de un modelo empresarial corporativo o la idea de una empresa familiar”.

Pero, volvamos a su éxito. ¿Cuál es su fórmula? “Los resultados que consigues van en proporción directa al esfuerzo que aplicas. Beneito Faure ha sabido posicionarse en el mercado y entender las necesidades de cada uno de nuestros clientes. Nuestra filosofía de empresa se basa en hacer las cosas poco a poco, sin prisa pero sin pausa, dando pasos firmes y acertados”.

Kaymanta, aquí y ahora
3/5

Kaymanta, aquí y ahora

En quechua su nombre significa ‘de lo nuestro’, algo con mucho sentido si se tiene en cuenta que originalmente –la compañía se fundó en 2003– producían alfombras de piel bobina en Córdoba, en pleno corazón de Argentina. Seis años después se mudaron a los Estados Unidos, llevando en sus maletas los valores sobre los que han construido la filosofía de su marca: “Autenticidad, transparencia, fidelidad y generosidad”. Nos lo cuenta Grace Cid, CEO de Kaymanta, antes de hacer hincapié en su espíritu artesanal –“nuestro corazón está en las manos de nuestros artesanos, en sus conocimientos y su experiencia, en el proceso orgánico que siguen”– y la “verdadera personalización” de su producto, dos de sus señas de identidad creativas.

A Madrid llegaron en 2016, y la capital se ha convertido hoy en su centro neurálgico: “Tanto el presente como el futuro próximo de Kaymanta apuntan, desde aquí, a una expansión europea. El mercado local, con la vibrante energía de Madrid, es fundamental para nosotros, y la ciudad es una magnífica puerta a Europa”. 

Grassoler, siempre adelante
4/5

Grassoler, siempre adelante

Celebran con alegría sus 60 años en un sector que ha cambiado muchísimo, y lo hacen conscientes de que su afán de superación y la premisa de mejora continua son las claves del triunfo sobre el tiempo y las modas. “Siempre hemos pretendido buscar el modo de proporcionar valores intrínsecos a nuestro producto, con los que ofrecer a nuestros clientes la mayor calidad y satisfacción posibles”, nos dicen Joaquim Domingo y Patricia Gras, gerentes de Grassoler. Y añaden: “El éxito en los últimos años ha sido crecer mirando hacia el exterior, y nuestros planes de futuro pasan por un fuerte compromiso con la globalización a medio plazo.

Grassoler siempre se ha posicionado fuera de nuestras fronteras, exportando la imagen y los valores de la ‘marca Barcelona’ y del diseño español por todo el mundo. Hay que pensar en grande: todas las áreas y estrategias de una empresa deben repensarse; para poder competir es necesario tener la capacidad de adaptarse. Y no hay que olvidar tampoco el customer relationship managament, que se traduce en un fortalecimiento de la relación entre la marca y sus consumidores”.

Vila Hermanos, ponerse al día
5/5

Vila Hermanos, ponerse al día

Cuando Patrick Douenat decidió, hace ya casi una década, regresar al sector de las fragancias domésticas de lujo tras tomarse un tiempo por motivos personales, conocía muy bien Vila Hermanos, la cerería familiar valenciana fundada en 1884. Quería volver a empezar, no partir de cero. Consciente de que el verdadero reto estaba en transformarla en una tecnologizada compañía global del siglo xxi, sobre la base de los valores de la firma –“la pasión, el tesón, el respeto al medio ambiente, el componente familiar, la maestría artesana y la pertenencia a una comunidad”– hermanó “la tecnología punta con la tradición y el savoir faire de Vila Hermanos”.

“Vivimos un mundo global –continúa– y es imprescindible tener visión de negocio, ya no existen barreras ni fronteras”. La famosa alianza ‘glocal’. ¿Y el futuro? “Hay que mirar adelante atendiendo, por un lado, a las necesidades del mercado, innovando, por supuesto, haciendo de la atención al mínimo detalle la auténtica filosofía de la marca. Trabajamos con emociones, debemos crear una firma que emocione”.