En apenas veinte días entraremos de lleno en la estación más calurosa del año. Tras meses de duras restricciones en la movilidad, muchas personas ya están deseando darle el pistoletazo de salida a las vacaciones para poder acudir a su segunda residencia y disfrutar de largas tardes de estío. Y es que, aunque no todo el mundo puede permitirse este tipo de viviendas, a día de hoy, el 24% de los españoles tienen una segunda residencia, según datos del último estudio 'Houzz y el hogar' de Houzz.es. Unas cifras que nos llevan a pensar, ¿cómo deberíamos diseñar estas casas para conseguir el mayor confort?

Si pensamos en las casas de verano, ya estén situadas en un pueblo marinero o de montaña, inmediatamente nos atraviesa una sensación de descanso, relajación y desconexión. Desde luego, las vacaciones solo se entienden con ese merecido descanso que nos llena de energía para el resto del año. Pero para conseguir ese relax y confort, las viviendas también deben adaptarse. ¡Veamos cómo hacerlo!

A fin de cuentas, las residencias de verano deben ser espacios frescos y desenfadados, pero a la vez necesitan ajustarse a las peculiaridades de un tiempo más flexible y distendido de lo habitual. En las vacaciones, ni si quiera pasamos tanto tiempo en casa, pero cuando estamos, nos gusta sentir el mismo ambiente ligero que disfrutamos desde la playa. Por eso muchas de ellas aportan por un diseño marino en tonos azules y claros, una manera de dar con la atmósfera costera que tanto nos inspira.

interior casa

Entre las reformas que puedes aplicar a tu segunda residencia, una de las más prácticas y significativas es la de cambiar el color de las paredes. Puedes apostar por el blanco como tono predominante y complementarlo con colores fuertes para crear ambientes luminosos, alegres y frescos. ¡Tú eliges! Recuerda que los papeles pintados también tienen múltiples beneficios y pueden añadir un toque sofisticado y práctico a tu casa.

Ahora bien, ya no es posible pensar en las viviendas como zonas aisladas y desconectadas las unas de las otras. Está comprobado que la tendencia son los espacios abiertos, dinámicos y flexibles. ¿Por qué? La respuesta es fácil; venimos de pasar mucho tiempo en casa debido a la Covid-19, por ello, cada vez se buscan más espacios en los que poder compartir el día a día con familiares y amigos. Un cambio en el estilo y el diseño de los espacios que podría haber llegado para quedarse.

Vamos a ver ahora algunas de las claves para reformar tu segunda residencia este verano. A veces un pequeño toque de color o un cambio en la disposición del mobiliario puede ser suficiente para sentir que le has dado un vuelco a esa casa que antes lucía oscura y desorganizada. Piensa, imagina y recrea la casa de tus sueños.

Cambia el color de las paredes
1/5

Cambia el color de las paredes

Actualizar el color de las paredes de la casa es una de las mejoras más habituales. Se recomienda apostar por el blanco como tono predominante y complementarlo con colores fuertes para crear ambientes luminosos, alegres y frescos.

En las zonas de costa, puedes crear contraste con tonos turquesa, aguamarina, azulados, amarillos y colores tierra. En una casa de campo, en cambio, los profesionales se decantan por colores verdes o gamas más cálidas de rojos, anaranjados, amarillos y rosas.

Apuesta por una vivienda que se adapte a tus necesidades
2/5

Apuesta por una vivienda que se adapte a tus necesidades

¿Qué ocurre con las visitas de amigos y familiares? A la hora de planificar la reforma de una casa de vacaciones, hay que prever este tipo de situaciones y tener acondicionados espacios extra para huéspedes inesperados. Para ello, lo ideal es incorporar cada vez más mobiliario y sistemas móviles o plegables que proporcionan camas adicionales en cuestión de segundos, sin comprometer permanentemente la amplitud de la estancia.

Según Houzz, los particulares que reforman ya no buscan crear espacios aislados, sino interiores versátiles y multifuncionales. En definitiva, espacios híbridos que encajen en el día a día del hogar.

Mimetiza tu hogar con el entorno
3/5

Mimetiza tu hogar con el entorno

Si la vivienda se encuentra próxima a la playa, inspírate del entorno y apuesta por una decoración de temática marinera con tejidos de rayas, conchas, caracolas o jarrones de cristal. Eso sí, los interioristas en Houzz aconsejan incorporar este tipo de elementos siempre con moderación para no saturar un espacio. Entre las fotos más guardadas en Houzz se observa como complementos de ratán, cestos de fibras y accesorios de bambú ganan popularidad entre los particulares al combinar fácilmente con cualquier tipo de estilo y entorno.

Abre tu casa al exterior
4/5

Abre tu casa al exterior

Cada vez son más los particulares que buscan abrir su cocina y zonas de estar al exterior de ahí que la búsqueda de términos en Houzz como “patio”, “exterior” o “jardín en azotea” haya aumentado entre un 70% y un 90% en comparación con año pasado. Los profesionales así lo confirman: los espacios exteriores irán cobrando mayor importancia y entrarán más en consonancia con el interior de la vivienda, difuminando los límites entre el interior y el exterior.

Puertas correderas acristaladas de suelo a techo con perfiles enrasados en el suelo son una buena opción y además permiten disfrutar de las vistas. Para potenciar el efecto de continuidad y expansión del espacio interior hacia el exterior, los profesionales recomiendan optar por un mismo material en suelos y paredes.

Protege tu vivienda de sol
5/5

Protege tu vivienda de sol

Pérgolas, voladizos, lamas, celosías… son muchos los elementos de protección que arrojan sombra, evitan la radiación solar directa y minimizan el calor. Estos serán imprescindibles para aquellos momentos en los que queremos refugiarnos de las altas temperaturas del verano sin renunciar a hacer vida en el exterior de casa. Para el interior, se recomienda instalar vidrios de doble cámara o de los de control solar para optimizar el aislamiento térmico y evitar el efecto invernadero.