Esta singular vivienda se erige en una parcela estrecha y alargada con vista lejanas al mar y con una gran zona boscosa a su alrededor.  Sus 250 m2 se distribuyen en una serie de prismas adosados, de geometría variable, que acompañan la direccionalidad de la parcela, deslizándose para buscar la máxima privacidad con respecto a las viviendas colindantes.

Las piezas de menor altura alojan el uso público de la vivienda con el objetivo principal de abrirla al gran jardín exterior a través de grandes huecos acristalados presididos por un gran porche volado. En los prismas más altos, en cambio, se han creado dos plantas y allí es donde se ubican las estancias más privadas. Una pieza central a doble altura, que sobresale del resto de prismas, recoge el acceso y el distribuidor, y marca la entrada a través de un robusto muro de piedra que otorga mayor envergadura y escala

“Los diferentes volúmenes se deslizan uno respecto a otro con la intención de crear la conexión entre interior y exterior en las separaciones, generando una mayor riqueza espacial, iluminación y ventilación, y para marcar la independencia entre los diferentes usos sin perder la continuidad entre ellos”, explica el autor del proyecto, Ramón Esteve.

Para lograr este efecto, donde las barreras dentro-fuera se diluyen, se han creado unas correderas de una altura excepcional, realizadas a medida,  utilizando el modelo Soleal de Technal integradas en el muro cortina GEODE. El resultado final es un salón inundado de luz natural, con vistas espectaculares y con una conexión total con el entorno gracias a la esbeltez de los perfiles del sistema instalado. Para las ventanas de menor envergadura se han colocado fijos también de la gama SOLEAL.

Plano de la casa Moraira

Según el propio arquitecto del proyecto,  la instalación de estas correderas “optimiza el aprovechamiento y la protección del sol”, a la vez que logran crear “corrientes de ventilación cruzada” que permiten el máximo confort en el hogar con los mínimos recursos energéticos.

Los espacios exteriores se han creado también con el mismo planteamiento que los elementos construidos, de modo que la vegetación se mezcla con la de la vivienda, para poder fundirse en un todo con el paisaje.

FICHA DEL PRODUCTO: 

Proyecto: Vivienda El Portet
Ubicación: Alicante
Despacho de arquitectura: RAMON ESTEVE ESTUDIO
Arquitecto: Ramón Esteve
Constructora / Promotora: Grupo Nuam
Industrial instalador Aluminier Technal:  Carpintería Metálica Els Poblets
Soluciones Technal empleadas: correderas y ventanas SOLEAL
Fotografía y vídeo: Alfonso Calza

La casa está construida con una perfecta geometría de prismas desplazados
1/7

La casa está construida con una perfecta geometría de prismas desplazados

La conexión entre el exterior y el interior permite que la vivienda se mimetice con el paisaje
2/7

La conexión entre el exterior y el interior permite que la vivienda se mimetice con el paisaje

 El aprovechamiento de la luz natural es otro de los puntos fuertes del proyecto
3/7

El aprovechamiento de la luz natural es otro de los puntos fuertes del proyecto

La zona baja está concebida como un gran espacio diáfano donde se encuentran las zonas comunes
4/7

La zona baja está concebida como un gran espacio diáfano donde se encuentran las zonas comunes

Los diferentes prismas que conforman la vivienda permiten la separación de cada una de las zonas, pero a la vez mantiene la unidad entre ellos
5/7

Los diferentes prismas que conforman la vivienda permiten la separación de cada una de las zonas, pero a la vez mantiene la unidad entre ellos

La planta alta ha sido designada para la zona privada de la casa. En ella se encuentran los dormitorios.
6/7

La planta alta ha sido designada para la zona privada de la casa. En ella se encuentran los dormitorios.

Las ventanas de Technal favorecen la conexión entre el interior y el exterior de la casa
7/7

Las ventanas de Technal favorecen la conexión entre el interior y el exterior de la casa