La habitación infantil suele ser la más pequeña de la casa, ya que el dormitorio principal generalmente es el de la pareja y es el más grande. Pero, como seguro que ya sabéis, un dormitorio pequeño so significa que no pueda contener o almacenar todo lo que quieras, solo necesitas tirar un poco de ingenio y de estos trucos y consejos para conseguir ganar espacio en el dormitorio infantil.

Esta claro que el dormitorio es una de las habitaciones de la casa en la que más elementos son necesarios. Necesitamos un armario, una cama, una mesita de noche… y las habitaciones infantiles y de los adolescentes no son para menos, incluso es posible que necesiten más cosas, ya que deberán tener una zona para el escritorio, para los libros y una zona de juegos. Mantenerlo todo ordenado en un espacio reducido no suele ser fácil.

Resolver con acierto la decoración de un dormitorio infantil pequeño puede ser complicado al principio, pero te dejamos algunos trucos que te van a facilitar mucho esta tarea. Podrás ganar espacio extra sin hacer reformas, sin perder el estilo y el buen gusto. La clave está en aprovechar todos los espacios de la estancia, desde el suelo hasta el techo, pasando por las paredes y por todos esos rincones olvidados que siempre dejamos vacíos. Presta atención y apunta estos trucos que te van a simplificar mucho las cosas, a ti y a tus hijos.

Cama alta

El mueble que más espacio ocupa y el principal de cualquier dormitorio (infantil o no) es la cama, por eso es importante hacer una buena elección tanto del mueble en sí como de su disposición y colocación en el cuarto. Una cama alta es una de las soluciones más prácticas a la hora de amueblar una habitación infantil con la intención de ganar espacio. Este tipo de camas te permiten mantener todo el espacio de la habitación prácticamente intacto para colocar otros muebles imprescindibles en la habitación de los niños o de los adolescentes, como por ejemplo un escritorio. El espacio que quedará debajo de la cama alta es el lugar ideal para crear una zona de estudio o de juegos.

Cama alta

Cama nido

Las camas nido son la solución perfecta si hay dos niños en casa que comparten una habitación pequeña, ya que durante el día solo habrá una que ocupe espacio y la otra quedará escondida. Si la habitación infantil es muy pequeña y no cabe una litera, o si simplemente no quiere sobrecargar el espacio con dos camas, la cama nido es lo que necesitas. El dormitorio quedará mucho más libre y con espacio extra durante el día.

Camas o literas que desaparecen

Otra solución muy práctica y que te permite ganar mucho espacio en el dormitorio durante el día son las camas que desaparecen. Quedan recogidas durante el día como si fuesen una pared más, o un armario, mientras que por la noche se bajan y son una cama. Existen las individuales pero también las literas. De esta modo solo tendrás la cama cuando la necesites, pudiendo utilizar el dormitorio para otras cosas.

Muebles multifuncionales

Siguiendo esta línea, son muy importantes los muebles multifuncionales, es decir, que nos sirven para más de una cosa. Es el caso de las camas que son también escritorio, o las que incorporan cajones por debajo. De esta forma conseguirás optimizar al máximo el espacio disponible de una habitación infantil.

Mueble multifuncional

Color blanco

El color blanco siempre será tu mejor aliado para cualquier espacio pequeño. Aunque se trate de una habitación infantil, si es pequeña, te aconsejamos que la pintes de blanco (o con algún tono claro), ya que genera sensación de amplitud y orden. Si crees que el color blanco es demasiado serio para la habitación de un niño o niña, una solución práctica y útil es pintar solamente una pared de algún color más vivo y el resto de la estancia dejarlo en blanco.

Hbitación infantil blanca

El poder de la luz

La luz es fundamental en cualquier parte de la casa, y más si queremos generar una sensación visual de amplitud. Lo ideal es que entre cuanta más luz natural mejor, cosa que puedes lograr con ventanas más grandes, paredes claras que rebotan la luz o si posees un techo inclinado optar por una ventana en el mismo techo.  Aún así sabemos que puede ser complicado que la luz natural sea abundante en las habitaciones de los niños, por eso, una iluminación artificial es igualmente importante. Distribuye distintos puntos de luz, algunos que aporten más intensidad y otros que sean meramente decorativos.

Ventana de techo

Aprovechar las paredes y las puertas

Cuando el dormitorio infantil es pequeño, aprovechar cualquier rincón es una buena idea. Las paredes y las puertas no son una excepción y puedes (y debes) usarlas y sacarles partido. Colocar unas estanterías, por ejemplo en las paredes es una buena opción para colocar libros u otros objetos de los niños, mientras que detrás de la puerta es el lugar ideal para colocar un espejo de cuerpo entero o un zapatero funcional.