Después de varios años de reinado, el diseño escandinavo abandona su supremacía pero deja el listón bien alto. Su innegable influencia ha impactado en las casas de medio mundo transformando cada espacio. Después de dejarnos seducir por este estilo decorativo y casi sin darnos cuenta, terminamos ligeramente saturados  y con ganas de cambio.

¿Quién no ha incorporado algún elemento o tendencia de diseño nórdico en su casa? Paredes blancas, decoración en blanco y negro, muebles de líneas sencillas, madera natural, colores pastel… si miras a tu alrededor seguro que encontrarás algo que lo identifique. Pero la exposición de los últimos años ha sido tal que hemos terminado en cierto modo saturados.

Aún así, el peso del diseño nórdico es tan grande que es imposible abandonarlo del todo. Su influencia y creatividad no tiene limites, y cada temporada sigue ofreciéndonos nuevas y originales propuestas. Hoy sale de su zona de confort y nos presenta interiores muy diferentes a los acostumbrados: colores más intensos, nuevos materiales y espacios con más personalidad.

Sus principales señas de identidad pasan a un segundo plano y dejan de parecernos tan atractivas. Por eso hoy vamos a ayudaros a identificar las tendencias del diseño escandinavo que han quedado obsoletas de todas las novedades que están impactando de forma positiva en el diseño interior actual.