Este 2017 está a punto de llegar término y tener tan cerca el final implica hacer los clásicos recopilatorios con lo mejor del año.

En nuestro caso nos hemos querido fijar en lo que más os ha gustado a vosotros de todo lo que hemos publicado en la red social del momento: Instagram. Así que de nuestras fotos que más me gusta han recibido a lo largo de este año hemos seleccionado 10 ideas de decoración que deseamos no desaparezcan en 2018. 

 

1. Parqué en el baño

Apuesta por él Pepe Leal, ganador del Premio Interiores 2017 a la trayectoria internacional, en esta reforma en la que los suelos de madera –son varios y de distintos diseños– demuestran que hay vida más allá del suelo hidráulico.

 

 

2. Muebles con notas cromáticas

Como en esta vivienda que firman L.A. Studio, el color blanco seguirá siendo el principal hilo conductor solo interrumpido por algunas notas de color –en la foto un aparador italiano de los años 50– que aportan vitalidad.

 

 

3. Larga vida al estilo clásico

Son casas que viven ajenas a las tendencias, casas que presumen de una decoración sin estridencias de colores suaves, formas estilizadas y muebles con solera... No llaman la atención pero igualmente conquistan. Un ejemplo es esta que nació del tándem entre el arquitecto Fernando Serrano-Súñer y la interiorista Susana Beltrán de La Californie.

 

 

4. Acierta con el terciopelo

Los expertos dicen que el 2018 va a seguir siendo su año y desde aquí nos alegramos, pero ojo con el cómo lo aplicamos. Hay que saber cómo rendirse al terciopelo. Tristán Domecq nos da una pista: basta con elegir un sofá o taburetes en terciopelo de colores –rosas, amarillos y azules son un acierto seguro–, más podría devolver a tu hogar a un palacio de la corte de Luis XVI.

 

 

5. El encanto de lo rústico

La clave de toda decoración rústica es dar cabida a todo tipo de elementos naturales. Es el momento de mármoles para la encimera, piedras para paredes y/o suelos, metal para lámparas y sillas y madera –mucha madera de hecho– en muebles y puertas. 

 

 

6. Sé Suiza

No hace falta que te mudes, ni que conviertas tu hogar en un refugio de montaña. No, los tiros van más porque, a la hora de elegir gama cromática para decorar tu casa optes por la neutralidad. Grises, marrones y beiges dominarán –sobre todo– salones y comedores. Y, si en algún momento te arrepientes de no haber decorado el salón en rojo frambuesa, recuerda eso de que «de valientes está lleno el cementerio». 

 

 

7. No solo cuadros

Las fotografías enmarcadas y las pinturas han pasado a mejor vida y ahora espejos de caña, piezas de ratán y platos de cerámica ocupan su lugar en la pared. Eso sí, no vale con colocar uno y olvidarse hasta el año –o la tendencia– que viene. Haz una bonita composición, elige una pared de casa y llénala a discreción.

 

 

8. El microcemento se queda

Hace ya algunas temporadas que hablamos de este material y ya es toda una realidad en estancias como baños y cocinas. Su diseño, durabilidad y sostenibilidad son los atributos principales y la carta de presentación del microcemento.

 

 

9. 2x1

Esta cocina nos gustó tanto como a vosotros y nos ha costado mucho elegir una única idea de decoración que mantendríamos de cara al 2018 así que saltándonos las reglas de nuestro propio juego nos hemos quedado con dos: las vigas a la vista –tan propias de ese estilo rústico del que antes hablábamos– y con las estanterías de obra que dejan cacerolas, tazas y demás utensilios culinarios a la vista –más conocido como open shelving–.

 

 

10. Blanco+madera

Cualquier bien entendido en matemáticas estaría de acuerdo con nosotros en que esta es la suma de éxito para –casi– cualquier interiorismo que se precie y esta casa –la que más likes ha acumulado en 2017– es una clara demostración. El blanco consigue acaparar toda la luz y la madera le aporta ese encanto de las casas más rurales. Juntos consiguen crear un ambiente acogedor al que es difícil resistirse.